Creepypastas: la historia de Lifeless Lucy

Ampliar este tema:

LifeLess Lucy

La pequeña le contaba muy emocionada a sus amigas de cómo se llevaría a cabo su fiesta: habría deliciosa comida y regalos, y sus papás le había regalado un hermoso vestido azul que pronto le entregarían. Por otro lado, había alguien, quien no se encontraba muy feliz en aquellos momentos: Alex, un mayordomo que llevaba trabajando años para la familia y en especial sirviéndole a la cumpleañera, a Lucy.

Cansado se acercó a la casa, pero fue interceptado por Lucy, quien le exigió que le entregará su vestido azul; Alex le explicó que los papás de ella habían prohibido que se lo midiera sin su autorización, pero la pequeña no aceptaría un no por respuesta y con ahínco arrebató el vestido y salió para medírselo.

El hombre estaba cansado y ese acto insolente cometido por Lucy, fue razón suficiente para poner en marcha un plan que llevaba mucho tiempo planeando: una venganza contra todos.

Se veía preciosa con su vestido azul. Contenta de como lucía salió para mostrárselo a sus amigas, pensando que les daría mucha envidia verla así de guapa, pero cuando fue a buscarlas se topó con Alex, quien la miró con despreció: “estoy cansado de todos los maltratos y que una mocosa como tú me dé órdenes, ya verás aprenderás la lección.”

El secuestro hacia una nueva vida

La arrastró hasta el auto, y en esta ocasión su personalidad altanera no entró en acción: estaba muy asustada porque jamás le había pasado algo así, por lo general Alex solía seguir sus órdenes y mostrar esa sonrisa, que en su opinión era un poco espeluznante.

“Pronto te llevaré a tu nuevo hogar” le dijo su mayordomo con voz macabra. Lucy se encontraba desolada y no tenía idea de a dónde era que se dirigían. Cuando finalmente se detuvo el carro, un hombre corpulento le dio la bienvenida y le entregó a Alex un fajo de billetes.

En el sitio en el que se encontraba Lucy se convirtió en una esclava, tenía que hacer la limpieza, cocinar para su captor, Christopher. El hombre era tan cruel que no la dejaba descansar o alimentarse apropiadamente, el aspecto de la chica se deterioró, su hermosa sonrisa ya no se reflejaba en sus labios.

Cansada de su situación, tomó la decisión de huir del lugar y la idea le llegó cuando encontró un medicamento para dormir en las gavetas de Christopher; luego de prepararle la comida mezcló algo de la medicina y vio cómo su captor caía en un profundo sueño.

Lucy sabía que la puerta principal estaba con llave, buscó en todas partes, pero no podía hallarla hasta que se le ocurrió los bolsillos de su captor: encontró una llave pequeña, era imposible que esa fuera la que abriera la puerta principal, revisó en todas partes y encontró un cajón en que funcionaba.

La huida

Lo que había en aquella gaveta la sorprendió, no sólo estaba la llave sino también un álbum lleno de fotografías de niños que, así como ella, habían sido atrapados en aquella horrible casa y explotados por parte de Christopher. Más decidida que nunca salió de aquel horrible lugar, pero pudo sentir que su verdugo iba muy cerca de ella, pues el efecto de las pastillas se le había pasado.

Ella corrió lo que más pudo, lo más rápido que le permitían sus piernas mirando constantemente atrás sí Christopher estaba cerca. Estaba tan asustada por su proximidad, que no se fijó que había una zanja y terminó cayendo en ella.

Un grito reveló su ubicación, había cientos de cadáveres de los niños a los que habían robado todo, su apresador la encontró y la llevó arrastras a casa. “Con que te gusta robar y no obedecer” le decía el hombre malvado, “pues aprenderás una lección” remató el hombre y cogiendo un hacha le cortó el brazo a Lucy y luego se la clavó en la cabeza.

Un karma que se paga con la eternidad

Christopher arrastró el cadáver de la pequeña aquella zanja y la tiró ahí, regresó a casa y se sentó a ver televisión. En las noticias vio que Alex había sido capturado por el secuestro de Lucy y que ya estaba contándole los demás detalles a la policía. Asustado, el hombre tomó sus cosas y se preparó para huir, pues sabía que la policía pronto estaría ahí para atraparlo… pero cuando estaba a punto de salir, una espeluznante figura le impidió el paso.

“Eres un hombre muy malo y no permitiremos que escapes” dijo el ente misterioso, cuando Christopher se acercó a vislumbrar que era lo que no lo dejaba escapar vio con horror que era Lucy, cubierta de sangre, y a su alrededor se encontraban otras sombras.

El hombre salió horrorizado para ser atrapado por la policía, Christopher fue condenado a pasar sus días en un establecimiento para enfermos mentales peligrosos, aunque las paredes acolchadas no evitaron que los fantasmas de los pequeños, se vengaran desgarrándole el alma desde dentro.

Fuentes:

  1. https://aminoapps.com/c/creepypastasamino-1/page/item/lifeless-lucy/r0wg_LYetqIqp81BdmRp5D3qpeM35MGK67 

Imágenes: 1: wattpad.com, 2: pinterest.com

Creepypastas: la historia de Lifeless Lucy

Bibliografía ►

loading...

Ver más Artículo al azar