Descubren criatura que no puede morir jamás

Dicen que de la muerte nadie se escapa, pero todo en esta vida, es algo relativo. Prueba de ellos es que la ciencia ha descubierto a un ser que habita en el planeta, pero que parece de otro mundo, ya que perfectamente se da el lujo de ganarle la batalla a la muerte. Hablamos del espectacular oso de agua. Veamos:

Se trata de un animal microscópico, que a duras penas alcanza a medir un milímetro de longitud. Cuenta con ocho patas y su organismo es muy complejo. Se le ha calificado como “el ser más resistente del planeta”. Es capaz de vivir hasta en una temperatura de 150 grados centígrados o incluso en el cero absoluto.

Su nombre científico es Tartigrade, o comúnmente conocido como oso de agua por su apariencia y los movimientos que lo caracterizan. Fue bautizado así por Lassaro Spallanzani, un biólogo de origen italiano.

Varios estudiosos y profesionales de la Biología, se han visto muy atraídos por el genoma de esta especie de tartígrado, porque descubrieron que una proteína que contiene, tiene la capacidad de brindar protección a modo de un escudo especial a las células de los seres humanos, contra la radiación de los rayos X.

Los resultados de esas investigaciones se han publicado en algunas de las mejores revistas científicas, como la Nature Comunnications y afirman que uno de los genes del oso de agua puede repeler la radiación y el impacto negativo de los rayos X en el ADN humano.

En consecuencia, la comunidad científica considera que esos genes propios de los tardígrados, son empleados para proteger a todo el sistema celular de cualquier inminente afección o adulteración de su genética, lo cual produce cáncer en las personas.

Su cuerpo tiene varios segmentos y suele vivir en las partes superiores del musgo, helechos y líquenes, en el agua que los cubre. Sin embargo, se han hallado tanto en ríos y océanos.

Realmente, sorprende todos los sitios tan extremos donde se han descubierto habitando, como a 20 mil pies, encima de una montaña en plenos Himalayas. O en el fondo del océano, a 3 mil pies de profundidad. Igualmente, a casi 100 metros bajo la capa superficial de los glaciares del ártico. Aunque suene a ficción, soportan más de seis mil veces la presión atmosférica y podrían vivir sin agua cerca de una década.

En comparación con un humano, un oso de agua puede soportar mil veces más la radiación. Y si llegado el caso, su ADN se llega a ver afectado negativamente por la radiación, se auto repara al instante.

Un héroe súper poderoso en un cuerpo diminuto

Es tan sorprendente este animal, que es el único en poder vivir en el espacio, como si no pasara nada. Se han realizado muchos experimentos enviando insectos al espacio, al igual que varios animales, pero todos murieron, excepto los osos de agua, mismos que enviaron en 2007 fuera del globo terráqueo. Su capacidad para reproducirse siguió perfecta, al igual que sus otras funciones vitales.

La alimentación del oso de agua

Les encantan las algas y se alimentan de otras bacterias y seres invertebrados de milimétricas proporciones. Su forma de comer también es muy interesante: sorbe las células o si prefiere y puede, engulle toda la presa completa, gracias a sus dos dientes puntudos que pueden succionar.

Otro punto curioso, es que se reproducen a través de huevos y se desarrollan directamente, por eso no atraviesan ningún ciclo larvario. No tienen un sistema circulatorio, ni excretor, ni respiratorio.

Tienen el poder de auto suspenderse

Cuando ve pertinente, ingresa en un estado de animación suspendida, con el fin de perfeccionarse. Procede secándose gradualmente y tornándose arrugado, reduciéndose hasta un increíble 1% de su tamaño común. Todo su organismo literalmente se detiene.

El tiempo en que permanecen así puede superar un siglo entero. Los últimos avances en la investigación de estos enigmáticos seres invertebrados diminutos, es que los científicos pudieron revivir algunos tardígrados de un musgo seco, conservado en las instalaciones de un museo por más de cien años.

La fosa de las Marianas

Es un lugar donde la presión atmosférica es mil veces más aumentada. No obstante, los tardígrados allí viven tranquilamente. La ciencia ve con firmeza, que cada vez más estamos cerca de desarrollar pócimas de la eterna juventud, que curen todos los males y nos dé la vida eterna. De seguro, los osos de agua serán un elemento crucial par tal fin.

Imagen: wikipedia.org

Descubren criatura que no puede morir jamás

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar