El hombre más viejo de la historia

Todos aspiramos a vivir muchos años. Sin embargo, el modo de vida y la contaminación desmedida reducen los niveles de calidad y duración de vida, de acuerdo con  las investigaciones realizadas al respecto. De hecho, existen unas cifras de cada país, que indica la edad promedio en la que fallecen las personas. Actualmente, en muchos países catalogados como “subdesarrollados”, dicho promedio de vida no supera los 67 años.

Miguel Carpio Mendieta

No obstante, este hombre llegó a tener más de 127 años y ha sido el hombre más longevo, hasta el momento registrado de manera oficial. Su nombre es Miguel Carpio Mendieta, quien nació en el año 1850 en Vilcabamba, Ecuador. Pero sorprendentemente, él no es el único habitante de este lugar que manifiesta tremenda longevidad.

El pueblo más longevo

Al parecer, en esa área ecuatoriana las personas viven más tiempo de lo normal. Esta cuestión ha atraído a cientos de científicos de diversas nacionalidades, con el propósito de comprender el fenómeno. Las aguas termo-minerales y la vegetación exclusiva de Vilcabamba, pueden ser la razón.

Pero “coinsidencialmente”, el hombre más viejo del mundo, a los 70 años, o sea casi a la mitad de su vida, logró dar a conocer al mundo, “el pueblo con las gentes más longevas del planeta”, atrayendo diversos medios masivos de comunicación.

Este pequeño municipio, se halla localizado en la provincia de Loja. En un censo realizado en el año 1971, se evidenció que un grupo de 800 personas, nueve superaban los cien años y la quinta parte, pasaba los 65.

Pero algo mucho más inquietante, es que según  varias versiones, don Miguel no precisamente era un hombre estricto en el cuidado de su salud, pues fumaba cerca de 40 cigarros al día, al igual que varios tragos de licor y nunca se vio en la necesidad de acudir al médico.

Por otra parte, su estado mental siempre fue lúcido y no sufrió de las enfermedades psiquiátricas que padecen los ancianos, como la demencia senil;  cuando le interrogaban acerca de cómo lo había logrado, él respondía que no sabía cómo pudo llegar a vivir tanto. Un día, a cierto periodista le contó: “yo bebía mucho antes. Ahora sólo me bebo dos o tres traguitos al día. Pero de todos modos, de vez en cuando siento la necesidad de comprar una botella para beber con mis amigos”.

Una zona especial del mundo

El clima de esta zona del planeta es una de las mejores, puesto que no es demasiado caliente, ni tampoco demasiado frío. Sumado a esto, el aire que se respira es puro y el territorio cuenta con un río que provee de agua a todas las personas de los alrededores.

Otra hipótesis que se añade al por qué de la abundancia de vida de Miguel, es que tal ve tomaba todos los asuntos de la existencia con mucha calma y serenidad, además de una alimentación ciento por ciento natural, integrada fundamentalmente por verduras, maíz, patatas, yucas y carne de la mejor calidad, libre de vacunas y alteraciones genéticas.

Cuando Miguel murió, dejó más de 230 descendientes y todo un legado en su pueblo, el más longevo del planeta.

Fuente de imagen: pixabay.com

El hombre más viejo de la historia

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar