Categorías: Lugares y tradiciones

La catedral de las calaveras de Otranto

La catedral de las calaveras de OtrantoLa catedral de las calaveras de Otranto

Una decoración especial…

En Italia, existe un pequeño y pintoresco pueblo costero llamado Otranto. Este pequeño pueblo, de apenas 5000 habitantes no destaca demasiado del resto de las poblaciones de la zona, a no ser por su historia pasada en la que 800 cabezas cristianas rodaron en un mismo día bajo el hierro otomano y porque los huesos de esos 800 mártires decoran hoy en día las paredes de su catedral.

Tabla de contenido

Corría un 28 de julio de 1480 cuando la flota otomana alcanzó las costas de la ciudad de Otranto que por aquel entonces pertenecía al Reino de Nápoles. El invasor, Mohammed II y sus huestes dominaban ya media Europa tras la conquista de Constantinopla, un par de décadas antes.

Los ciudadanos de Otranto, junto a la guarnición que defendía la ciudad se atrincheraron en el castillo, pero apenas tenían medios con los que defenderse y fue tarea fácil para los otomanos su entrada en la fortificación. La guarnición fue pasada a cuchillo y los cerca de 800 ciudadanos que quedaron tras la batalla fueron llevados hasta la colina de Minerva, hoy conocida como la colina de los mártires. Allí los otomanos, como condición para su salvación les exigieron que renunciaran a la fe cristiana. Todos ellos se negaron y fueron decapitados uno a uno.

Cuando Mohammed II y sus tropas se retiraron de Otranto, todos los restos fueron llevados a la Catedral y se decidió exponerlos en sus paredes como recordatorio privilegiado de aquel 12 de agosto en el que fueron ejecutados por defender su fe.

Crédito imágenes Francesco Giusto

Crédito Zepfabio

Crédito Ryan.audino

Artículo relacionado

Otro punto curioso de esta iglesia construida a finales del siglo XI es el enigmático mosaico que cubre todo su suelo. Dicho mosaico se compuso entre el año 1163 y 1166 y representa el árbol de la vida, sostenido por dos elefantes indios en cuyas ramas se extienden bestiarios medievales, héroes de poemas caballerescos, escenas bíblicas o signos del zodiaco. Dice la leyenda que quien entienda su significado olvidado habrá descubierto el lugar donde se esconde el Santo Grial.

Crédito Marco Petre

Crédito Ryan.audino

Fuentes:

1 – 2

MÁS ARTÍCULOS DE:

MUNDO MACABRO


Te puede interesar
Las Casas embrujadas del barrio La Candelaria en Bogotá...
Toda ciudad con siglos de historia sobre ella comienza a albergar en sus calles y casas ...
El triángulo del Dragón o Mar del diablo
Mucho se ha hablado del famoso Triángulo de las Bermudas; sin embargo, existe un lugar no...
Lugares macabros. La isla de las muñecas de Xochimilco...
Una colección tétrica En Xochimilco, lugar paradisiaco cercano a México D.F. Existe un...
El desierto de sal más grande del mundo: El salar de Uyuni, en Bo...
En Sudamérica se hallan tesoros de todo tipo, pero sobre todo, pura riqueza natural, de ...
Planeta mágico. Naica, la cueva de los cristales gigantes...
Otra dimensión ¿Paisaje lunar?¿Quizás marciano?¿O más propio de algún satélite de Júpi...
Historia del Año Nuevo
Un Viaje a Través del Tiempo y las Culturas El cambio de un año a otro es un fenó...
El castillo de Birr
La morada del leviatan Cuando hablamos de castillos solemos asociarlos a  la aristocr...
El origen del Festival Hanami
La Cultura que admira las flores El festival Hanami es uno de los eventos más imp...

Actualizado por última vez en diciembre 12, 2022 12:26 pm

Compartir

AVISO LEGAL


Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para poder ofrecer una experiencia personalizada y ofrecer publicidades afines a sus intereses. Al hacer uso de nuestra web usted acepta en forma expresa el uso de cookies por nuestra parte... Seguir leyendo

ACERCA DEL SITIO


El pensante es una biblioteca con miles artículos en todas las áreas del conocimiento, una pequeña Wikipedia con ejemplos, ensayos, resumen de obras literarias, así como de curiosidades y las cosas más insólitas del mundo.

DERECHOS DE AUTOR


Todos los derechos reservados. Sólo se autoriza la publicación de texto en pequeños fragmentos siempre que se cite la fuente. No se permite utilizar el contenido para conversión a archivos multimedia (audio, video, etc.)

© 2024 El Pensante