La Dismorfia Corporal

La Dismorfia Corporal

Cuando la Imagen se Convierte en Obsesión

La dismorfia corporal es un trastorno mental que afecta la percepción de la propia imagen corporal. Las personas que padecen esta condición tienen una preocupación excesiva por algún aspecto de su apariencia física, real o percibido, que consideran defectuoso. Esta preocupación obsesiva puede conducir a comportamientos compulsivos y afectar significativamente la calidad de vida de quienes la experimentan.

Orígenes

La dismorfia corporal fue identificada y descrita por primera vez por el psiquiatra italiano Enrico Morselli en 1886. En su trabajo, Morselli se refirió al trastorno como «disartría anímica» y describió a las personas que experimentaban una preocupación excesiva por defectos físicos mínimos o inexistentes.

Sin embargo, la condición no fue ampliamente reconocida ni estudiada en detalle en ese momento. A lo largo del siglo XX, la comprensión y el estudio de la dismorfia corporal avanzaron gradualmente. Fue en la década de 1970 cuando se comenzó a prestar una atención más sistemática a este trastorno. El psiquiatra estadounidense Pierre Janet, en sus investigaciones sobre la psicopatología, hizo contribuciones significativas al estudio de la imagen corporal y los trastornos relacionados.

Cuando la Ciencia se equivoca: la peculiar historia de los “Rayos N” Este fue uno de los resultados del experime...
Remedio para la frialdad sexual El cuerpo humano está diseñado y capacitado ...
El extraño y macabro fenómeno de la “mutilación animal” Un fenómeno muy extraño También conocida co...

La nomenclatura y la conceptualización de la dismorfia corporal continuaron evolucionando con el tiempo. Aunque se hicieron observaciones y descripciones en las décadas anteriores, no fue hasta que se establecieron criterios diagnósticos más específicos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) que la dismorfia corporal se reconociera como un trastorno mental específico. La tercera edición del DSM, publicada en 1980, incluyó por primera vez la categoría de «Trastornos Somatomorfos», que abarcaba la dismorfia corporal. En las ediciones posteriores del DSM, el trastorno se ha refinado y se ha reconocido de manera más específica.

La Dismorfia Corporal

Síntomas y Características de la Dismorfia Corporal

Las personas con dismorfia corporal tienden a enfocarse intensamente en sus defectos percibidos, que pueden incluir cualquier parte del cuerpo, como la piel, la nariz, el cabello, entre otros. Aunque estos «defectos» pueden ser mínimos o inexistentes para los demás, para quienes padecen este trastorno, son motivo de angustia extrema. Entre los síntomas más comunes se encuentran la obsesión con la apariencia. Las personas con dismorfia corporal dedican una cantidad significativa de tiempo a pensar en su apariencia y a realizar actividades relacionadas con la mejora de su imagen. Muchos individuos con este trastorno realizan repetidamente acciones como mirarse al espejo, compararse con otras personas, buscar la aprobación de los demás o, en casos más graves, someterse a procedimientos cosméticos innecesarios.

La vergüenza y la incomodidad acerca de la propia apariencia pueden llevar a la evitación de situaciones sociales y aislamiento, afectando las relaciones personales y profesionales. La dismorfia corporal no tiene una causa única y puede ser el resultado de una combinación de factores genéticos, neurobiológicos, ambientales y psicológicos. Algunos de los factores de riesgo incluyen la predisposición genética puede aumentar la probabilidad de desarrollar dismorfia corporal. Los traumas o experiencias negativas relacionadas con la apariencia pueden contribuir al desarrollo de este trastorno. La presión de los estándares de belleza socialmente aceptados puede influir en el desarrollo de una percepción distorsionada de la propia apariencia.

Cormobilidad

La comorbilidad se refiere a la presencia de dos o más trastornos o condiciones médicas al mismo tiempo en una persona. En el caso del trastorno dismórfico corporal (TDC), es común encontrar comorbilidades con otros trastornos mentales y condiciones médicas.
Depresión: Muchas personas con TDC experimentan síntomas depresivos debido a la carga emocional asociada con la preocupación constante por la apariencia.

Trastorno Bipolar: En algunos casos, puede haber una comorbilidad con trastornos bipolares.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC): El TDC comparte similitudes con el TOC, y es común encontrar ambas condiciones en la misma persona.

Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG): La preocupación constante puede llevar a síntomas de ansiedad generalizada.
Anorexia Nerviosa o Bulimia Nerviosa: Existe una superposición en las preocupaciones relacionadas con la apariencia física y la imagen corporal.

Trastorno de Personalidad Narcisista: Algunas personas con TDC pueden tener características que se superponen con el narcisismo.
Insomnio o Trastornos Relacionados con el Sueño: La ansiedad y la preocupación constante pueden afectar negativamente el sueño.
Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT): Experiencias traumáticas relacionadas con la apariencia física pueden contribuir a la aparición del TDC.

Trastorno de Tricotilomanía (Arrancarse el cabello): Aunque menos común, puede haber una superposición con trastornos de control de impulsos.

La presencia de afecciones dermatológicas reales puede aumentar el riesgo de desarrollar TDC.
Abuso de Sustancias: Algunas personas pueden recurrir al abuso de sustancias como una forma de hacer frente a la ansiedad y el malestar emocional asociados con el TDC.

La identificación y el manejo de las comorbilidades son esenciales en el tratamiento efectivo del TDC. Un enfoque integral que aborde tanto el TDC como las condiciones comórbidas puede mejorar la calidad de vida y la recuperación de la persona afectada. El tratamiento suele involucrar terapia cognitivo-conductual, medicamentos en algunos casos, y el apoyo de un equipo de profesionales de la salud mental.

La Dismorfia Corporal

Tratamiento y Manejo

El tratamiento de la dismorfia corporal generalmente implica un enfoque multidisciplinario que combina terapia psicológica, medicamentos y apoyo social. La terapia cognitivo-conductual es el enfoque psicológico más comúnmente utilizado para tratar la dismorfia corporal. Este tipo de terapia se centra en identificar y cambiar patrones de pensamiento negativos y comportamientos disfuncionales. Los objetivos específicos pueden incluir el reconocimiento de pensamientos irracionales, que ayuda a la persona a identificar pensamientos distorsionados y a cuestionar su validez. La exposición y prevención de respuesta, lo que implica gradualmente enfrentarse a situaciones que desencadenan la ansiedad y resistir la realización de comportamientos compulsivos. Desarrolla una imagen corporal realista, precisa y saludable.

Medicamentos. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como la fluoxetina y la sertralina, se han utilizado en el tratamiento de la dismorfia corporal. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la ansiedad y la depresión asociadas con el trastorno. Sin embargo, la prescripción de medicamentos debe ser realizada por un profesional de la salud mental y es importante evaluar los riesgos y beneficios individualmente.

Apoyo Psicosocial. El apoyo emocional y social es esencial. Participar en grupos de apoyo donde las personas comparten experiencias similares puede ser beneficioso. También es crucial contar con el apoyo de amigos y familiares comprensivos.

Educación y Concientización. Brindar información educativa sobre la dismorfia corporal puede ayudar a la persona a comprender su trastorno y reducir el estigma asociado. La conciencia sobre la naturaleza del trastorno puede promover una comprensión más compasiva tanto en el individuo como en su entorno social.

Intervención Temprana. La identificación temprana y la intervención son fundamentales para prevenir la progresión del trastorno. Cuanto antes se busque ayuda, mayores son las posibilidades de un manejo efectivo.

Evaluación de Riesgo de Suicidio. Es importante evaluar el riesgo de suicidio, ya que las personas con dismorfia corporal pueden experimentar una carga emocional significativa. La evaluación de la seguridad y, si es necesario, la intervención urgente son aspectos cruciales del tratamiento.
Trabajo Colaborativo. La colaboración entre profesionales de la salud mental, como psicólogos, psiquiatras y médicos de atención primaria, puede ser esencial para brindar una atención integral.

El tratamiento de la dismorfia corporal es individualizado y puede requerir ajustes a lo largo del tiempo. La clave es abordar no solo los síntomas evidentes, sino también las creencias subyacentes y los factores desencadenantes emocionales para lograr una recuperación sostenible.

La Dismorfia Corporal

La dismorfia corporal es un trastorno mental serio que puede afectar profundamente la vida de quienes lo experimentan. La conciencia pública sobre este trastorno es crucial para reducir el estigma asociado y fomentar la comprensión. Si sospechas que tú o alguien que conoces puede estar lidiando con la dismorfia corporal, es fundamental buscar ayuda profesional. La intervención temprana y el tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia en la recuperación y el bienestar a largo plazo.

Fuentes:

  1. es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_dismórfico_corporal
  2. kidshealth.org/es/teens/body-image-problem.html
  3. msdmanuals.com/es-mx/professional/trastornos-psiquiátricos/trastorno-obsesivo-compulsivo-y-trastornos-relacionados/trastorno-dismórfico-corporal
  4. topdoctors.es/diccionario-medico/trastorno-dismorfico-corporal

Imágenes: 1.tuasaude.com 2. boletinsalesiano.c 3. bbc.com 4. catalunyapress.es

Bibliografía ►
El pensante.com (febrero 14, 2024). La Dismorfia Corporal. Recuperado de https://elpensante.com/la-dismorfia-corporal/