Los invertebrados más grandes del mundo, parte 2

Ampliar este tema:

El gusano cordón de bota, primer animal de nuestra lista

Terminamos nuestra lista pasada con los representantes más impresionantes de los crustáceos: el cangrejo cocotero, el cangrejo araña gigante y la langosta americana. Todos son animales de tamaño considerable, todos pueden incluso representar un peligro para las personas, pero siguen siendo relativamente pequeños a comparación de un hombre adulto. Aquí veremos los verdaderos tamaños que los invertebrados pueden llegar a alcanzar.

Gusanos

Fue bastante difícil organizar esta lista, pues todos los animales aquí presentes destacan en al menos un aspecto. Así, se decidió dejarle un lugar especial al gusano cordón de bota, seguramente el animal más extraño de la lista.

Se trata de un gusano de vida libre (es decir, que no es parásito de ningún animal, sino que habita en el océano) de la familia de los nemertinos que produce una neurotoxina en su mucosa para protegerse de los depredadores. Normalmente se trata de animales pequeños, pero con el tiempo pueden alcanzar tamaños impresionantes.

El registro que lo lleva a pertenecer a esta lista es el de un gusano que apareció en las costas de Escocia (en la isla de St. Andrews) que, al ser desenrollado, medía unos 55 metros de largo. El cuerpo del animal es extremadamente delicado, y como es lógico, se rompió al manipularlo, por lo que la medición no es del todo precisa (además, algunos biólogos argumentan que su cuerpo pudo haberse estirado luego de su muerte), pero en cualquier caso se trataba de un animal inmensamente largo, quizás el más largo del mundo. Su peso no aparece registrado.

Estos gusanos cazan pequeños animales con una probóscide especial, pero aunque su longitud aumente no lo hace (no mucho, al menos) el tamaño de su cabeza, por lo que no es más peligroso para una persona que un gusano de 20 centímetros.

A menos que consuma la mucosa, claro.

Moluscos

En este apartado hay que mencionar al menos 3 grupos diferentes:

Gasterópodos

Primero, los caracoles y babosas, conocidos en la biología como gasterópodos. En este grupo el premio le corresponde a la trompeta australiana, una variedad carnívora de caracol marino que puede alcanzar 91 centímetros de longitud y un peso de 18 kilogramos. Este animal tiene una larga probóscide que utiliza para cazar gusanos subterráneos, los cuales componen la mayor parte de su alimento. En las regiones donde no se le ha cazado en demasía, en Australia, es bastante común.

 

Bivalvos

Seguimos nuestra lista con la familia de las almejas y las ostras, las cuales tienen un gigantesco representante: la almeja gigante australiana. Este magnífico animal puede medir más de un metro de longitud y superar los 200 kilogramos de peso: el espécimen más grande registrado medía 137 centímetros y pesaba la friolera de 250 kg, siendo la concha responsable por 230kg y el interior por los 20kg restantes. Estos animales viven de la filtración del agua y tienen un sistema que les permite “criar” algas, alcanzando grandes tamaños incluso en aguas relativamente desprovistas de nutrientes.

 

 

 

Cefalópodos

Llegamos aquí a uno de los elementos más interesantes de la lista: los pulpos, sepias y calamares. En particular, los calamares se caracterizan por haber alcanzado un tamaño y complejidad casi inigualable en el mundo de los invertebrados.

Existen muchas especies grandes de calamar, pero ninguna se compara con el llamado Calamar colosal. Habitante de las profundidades antárticas, este gigante puede llegar a medir 14 metros de longitud y superar los 750 kilogramos de peso. No sabemos prácticamente nada de su comportamiento, alimentación o ecosistema, pero no cabe duda de que se trata de un animal verdaderamente titánico. En la actualidad, sólo se han encontrado especímenes juveniles (el mayor pesando 495 kg y midiendo unos 5 metros debido a la reducción de los tentáculos post mortem).

A partir de los cadáveres se han podido determinar varias cosas sobre el calamar colosal. Primero, que tiene un metabolismo extremadamente bajo, requiriendo menos de 30 gramos de comida diaria. En su estómago se han encontrado restos de peces y calamares de las profundidades, y se presume que los caza mediante emboscadas usando sus largos tentáculos. No es el tipo de animal que podría realizar persecuciones largas.

Así mismo, se ha determinado (por los restos en el estómago de los cachalotes) que esta especie podría corresponder hasta a un 70% de la dieta de estos animales, lo que indica que es bastante abundante. Sus números podrían haber aumentado en el siglo XX, como consecuencia de la caza de cachalotes.

Medusas

Terminamos nuestra lista con la Medusa Melena de León Gigante. Se trata de una gigantesca medusa de hasta 3 metros de diámetro y más de 35 metros de longitud. Sus tentáculos se extienden por toda esta distancia aturdiendo y pescando todo tipo de peces, calamares y otros invertebrados, y animales microscópicos. Aunque sólo ocasionalmente alcanzan estos tamaños titánicos, cuando lo hacen pueden alcanzar hasta una tonelada de peso, convirtiéndose en el invertebrado más grande del mundo. Es la única medusa de su familia, y habita cerca de las profundidades en las aguas frías del hemisferio norte. Pese a que su picadura puede causar inflamación y dolor, rara vez se presta para complicaciones médicas en humanos.

Parte 1

Imágenes: 1: animalescuriosos.com, 2: collectomania.com, 3: wikipedia.org, 4: businessinsider.com.au, 5: youtube.com

Los invertebrados más grandes del mundo, parte 2

Bibliografía ►

loading...

See more Random post