Los prefijos del Español

Ampliar este tema:

Quizás lo más conveniente, previo a abordar una explicación sobre los Prefijos del Español, quizás lo mejor sea revisar algunas definiciones, que quizás permitan entender cada uno de los tipos de prefijos que existen dentro de esta lengua en su contexto específico.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también resulte conveniente enfocar esta revisión teórica a tres nociones específicas, la primera de ellas, la definición misma de Prefijos, pues esto permitirá cobrar conciencia sobre la naturaleza morfológica de esta partícula. Por otro lado, será también necesario llamar la atención sobre los conceptos de Derivación, Composición o Parasíntesis, por ser algunos de los procesos morfológicos que guardan relación con los prefijos y prefijoides que pueden encontrarse en Español. A continuación, cada uno de ellos:

Los prefijos

De esta manera, se comenzará por decir que los Prefijos son entendidos por la Lingüística como uno de los cinco distintos tipos de afijos que existen dentro de las Lenguas naturales, de ahí que se les considere dentro del mismo grupo a donde pertenecen también los sufijos, infijos, interfijos y circunfijos.

Así mismo, la Morfología ha señalado que los Prefijos puede ser comprendidos como un tipo de morfema dependiente, átono y derivativo, propio de las Lenguas naturales, en donde cumple con la función de anexarse de forma anterior a ciertos lexemas, modificando su sentido. Es decir, que se une a ciertos lexemas, de manera anterior, con el fin de crear por Derivación nuevas palabras, las cuales cuentan con total independencia semántica, en referencia a la palabra que les ha dado origen.

Derivación

Por su parte, será necesario también lanzar luces sobre el concepto de Derivación, el cual ha sido visto por la disciplina lingüística como un proceso morfológico, por medio del cual un afijo derivativo se une en algún punto a un determinado lexema, originando entonces una nueva palabra, la cual aun cuando puede estar relacionada con la palabra que le ha dado origen, en realidad constituye una partícula totalmente independiente y autónoma, en cuanto a su gramática y semántica.

Composición

En tercer lugar, resultará igualmente prudente el traer a capítulo el concepto mismo de Composición, el cual es entendido como un proceso morfológico de creación de nuevas palabras, el cual es de carácter universal, es decir, que se encuentra presente en todas la lenguas hasta ahora estudiadas, y que básicamente consiste en la unión de dos lexemas o raíces invariables, las cuales se unen, dando origen una nueva partícula con independencia y autonomía semántica.

En este orden de ideas, las palabras surgidas por la Composición lo hacen en base a dos lexemas, y no a la unión de un lexema y un morfema, como sucedería con la participación de un afijo, siendo este segundo proceso morfológico también bastante común en las lenguas naturales, pero sobre todas en aquellas conocidas lingüísticamente como lenguas flexivas, así como en las lenguas aglutinantes.

Parasíntesis

Finalmente, será también necesario pasar revista sobre la definición de Parasíntesis que da la Lingüística, disciplina que concibe a este proceso morfológico como un procedimiento bastante complejo, en donde la formación de nuevas palabras no se da por la unión de un lexema y un morfema (Derivación) ni por la de dos lexemas (Composición) sino que la nueva e independiente forma lingüística se produce por la unión de dos o más morfemas, sin que se pueda identificar una forma más simple anterior o intermedia.

Prefijos del Español

Una vez se han revisado cada uno de estos conceptos, quizás entonces ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre los Prefijos en el Español, lengua en donde es necesario hacer una diferenciación básica entre aquellos morfemas que se unen al lexema de forma anterior, y que realmente son Prefijos, y otras partículas que aun cuando cumplen con la misma función y comportamiento, no pueden ser catalogados como Prefijos, sino que asumen la categoría de prefijoides.

Al respecto, es necesario decir que la diferencia principal entre unos y otros, dentro del Español, será básicamente la ausencia o no del acento. De esta manera, se tendrá lo siguiente:

  • Prefijos: por un lado, dentro del Español, se encontrarán aquellos morfemas que puedan ser considerados realmente Prefijos, puesto que serán partículas dependientes y átonas, las cuales se unirán de forma anterior al lexema, para modificarlo, y crear por Derivación nuevas palabras. Es necesario destacar que los Prefijos serán exclusivamente morfemas átonos.
  • Prefijoides: por otra parte, dentro del Español también podrán encontrarse algunos morfemas tónicos, que se unen de forma anterior al lexema, para constituir nuevas palabras. Sin embargo, por contar con la presencia del acento, estos morfemas no pueden ser considerados Prefijos, sino que son tildados como prefijoides, categoría en donde también se ven incluidos algunos morfemas y raíces cultas, que por lo general provienen de otras lenguas, y han sido tomados por el Español, para conformar nuevas palabras, a través de procesos de Composición o Parasíntesis.

Tipos de Prefijos y prefijoides del Español

Igualmente, la Lingüística se ha dado a la tarea de señalar cuáles son los tipos de prefijos y prefijoides más comunes dentro del Español, encontrando entonces tres tipos de ellos, los cuales se describen a continuación:

Provenientes del Latín

De acuerdo a lo que señalan los diversos textos de Morfología del Español, la mayor cantidad de prefijos derivativos que se encuentran en esta lengua provienen directamente del Latín. Sin embargo, no todos los morfemas, provenientes de esta lengua clásica, y que se unen de forma anterior al lexema, son morfemas átonos, por lo que no pueden ser clasificados como prefijos derivativos, sino por el contrario, son nombrados como prefijoides, en donde además se pueden identificar algunos cultismos.

Entre los distintos prefijos y prefijoides de origen latino que se encuentran dentro del Español se encuentran los siguientes: A-, ad-, Ab-, abs-, Ante-, Bi-, bis-, Circun-, Cuadri-, cuatri-, cuatro-, Deci-, Ex, Extra-, Infra-, Inter-, Multi-, Omni-, Post-, Pre-, Re-, Semi-, Ulter-, ultra-, Yuxta-.

De origen griego

Pese a que se unen de forma anterior a ciertos lexemas, la mayoría de los morfemas del Español que se comportan de esta manera, y que tienen su origen en la Lengua griega, en realidad son prefijoides, pues la mayoría de ellos son tónicos, y conforman nuevas palabras en el Español a través del proceso de la Composición, es decir, a través de la unión de dos lexemas. En algunas ocasiones, también se puede ver cómo sucede el proceso de parasíntesis.

Algunos de los varios prefijoides de origen griego que se pueden encontrar dentro del Español son los siguientes: A-, an-, Anti-, Apo-, Bio-, Dis-, Endo-, Geo-, Hiper-, Iso-, Mega-, Neo-, Para-, Pro-, Tele-.

De origen eslavo y sánscrito

Por lo general son prefijoides usados en el ámbito químico, siendo incorporados durante el siglo XIX por el químico de origen ruso Dmitri Mendeléyev, quien para cubrir los huecos, conformados por elementos no conocidos, que según su criterio existían en la Tabla de elementos químicos, usó tres palabras de origen eslavo, cuya traducción del sánscrito es idéntica. Desde entonces, al ser tónicos, y además ser raíces invariables estas partículas son entendidas dentro del Español como prefijoides. Estas tres partículas son las siguientes:

Eka- : ekaluminio, ekaplomo, ekamanganeso.

Dvi- : dvicesio, dvitelurio

Tri-: trimanganeso

Imagen: pixabay.com

Los prefijos del Español

Bibliografía ►

loading...

Ver más Artículo al azar