Categorías: Personas sorprendentes

Simeón el Estilita, el hombre que pasó 37 años sobre una columna

Simeón el Estilita, el hombre que pasó 37 años sobre una columnaSimeón el Estilita, el hombre que pasó 37 años sobre una columna

Primeros Santos

En los tiempos del Imperio Romano, cuando el cristianismo comenzaba a ganar popularidad, muchas de las ideas y características que hoy damos por sentado de la Iglesia no existían o se estaban formando. En aquel entonces, el cristianismo era poco más que una fe pura, convencida de los peligros del mundo de la carne y de las virtudes del ascetismo y la espiritualidad en el día a día de todas las personas.
En este primer cristianismo idílico, los hombres y mujeres no temían enfrentarse a los leones y perecer en el Coliseo, ni morir torturados en prisión, pues todo lo que importaba estaba en el otro mundo. Esto, con el tiempo, les granjeó el apoyo y el respeto de otros grupos y comenzó la conversión masiva del Imperio que terminaría con Constantino, al menos de manera institucional.
Fue entonces que comenzaron a surgir los primeros visos de institucionalidad y que algunos, descontentos con ellos, decidieron hacer su propio camino, cuestionando la autoridad y pregonando un mayor abandono de las cosas terrenas.
Es aquí donde aparece San Simeón, el hombre que pasó a la Historia por haber pasado sus últimos 37 años sobre un pilar. Esta, decidió, sería su penitencia.

Artículo relacionado

Simeón el Estilita

Simeón Estilita nació en algún momento del año 390 en Sisan, en la provincia imperial de Cilicia (actual ciudad turca de Kozan). Ya a sus 13 años sintió el llamado de Cristo y antes de sus 16 había entrado a un monasterio con la intención de servir y honrar al Señor.
Lamentablemente para él, sus intenciones resultaron demasiado para el Monasterio. Crítico de los lujos y beneficios de los monjes, Simeón consideraba que la Iglesia debería ser un lugar de pobreza, de recogimiento y humildad, y por ello realizaba actos de asceta que asustaban hasta al más creyente de los monjes. Por esta razón, se le expulsó del monasterio.
Simeón entonces decidió buscar un lugar en el que le dejaran ser en paz. Encontró una pequeña choza abandonada, casi una cueva, en donde comenzó su nueva vida y se mantuvo un año, ayunando toda la cuaresma y sobreviviendo con raciones mínimas el resto del periodo. Cuando salió, muchos lo consideraron un milagro.
Paradójicamente, esto le trajo más problemas que alivios, pues ahora su pequeño refugio estaba atestado de peregrinos buscando sus consejos y pidiéndole que escuchase sus plegarias. Por esta razón, Simeón decidió entonces buscar un sitio en el que pudiera realizar sus plegarias en paz.
Y encontró una plataforma de unos 4 metros de altura.

La Plataforma de Simeón

Aunque originalmente la plataforma no alejó a los peregrinos, sí permitió a Simeón algo más de tranquilidad, pues ahora podía orar mientras lo visitaban. Algunos jóvenes que pasaban por allí solían escalarla y dejar un trozo de queso de cabra o de pan, lo que bastaba para su supervivencia.
Según se cuenta, al oír su historia los monjes de la zona decidieron ponerlo a prueba para ver si se encontraba allí por devoción o por ego y arrogancia: le pedirían solemnemente que bajara y si se negaba a obedecer, lo bajarían por la fuerza. Sin embargo, si se mostraba dócil le dejarían permanecer allí. Simeón, que estaba en aquel monumento sólo para honrar a Dios, no puso mayores inconvenientes y por lo tanto pudo permanecer en su lugar.
A lo largo de los años su hogar ganó fama y comenzó a recibir miles de visitas. Permitía a todos subir por una escalera, en las tardes, para dar consejos y escuchar problemas: incluso se sabe que escribió varias cartas, algunas de las que llegaron al Emperador Teodosio II. Tanto él como su esposa, Aelia, conocían y respetaban al asceta y prestaban mucha atención a sus consejos.
Simeón murió el 2 de septiembre del año 459. Uno de sus discípulos vio su cuerpo caer en medio de una plegaria. Su funeral fue multitudinario y dirigido por el mismísimo Patriarca de Antioquía, en reconocimiento a la santidad y espiritualidad de este hombre, que en total pasó 37 años sentado en aquel pequeño pilar.
Fuente de imágenes: 1: beatrizolivenza.blogspot.com.co, 2: historiaclasica.com

Te puede interesar
Los poderes ocultos del ser humano
La ciencia ficción nos ha hecho creer que los poderes mágicos es un asunto de la fantasía...
El extraño rito de las “momias vivientes” de Japón...
La Escuela Shingon Existen gran cantidad de religiones, de todo tipo, a lo largo del pla...
Aló ¿me contestan desde el planeta Tierra?
Un error de un astronauta, resultó asombrando a una mujer que escuchó en su contestadora:...
El hombre que no tiene origen humano conocido    ...
Desde el momento de nacer una persona, inmediatamente comienzan los registros legales de ...
Los “Libros Proféticos” de William Blake
La historia de un escritor visionario William Blake es un renombrado autor británico que...
Gonzalo Guerrero: la historia del español que se volvió maya, par...
El Cacique Gonzalo Guerrero ya no era un esclavo. Era un soldado. Y uno muy bueno. Lo i...
Jacques Cousteau: el descubridor del mar
Un inventor en tiempos de guerra El siglo XX fue una época de grandes descubrimientos e ...
El héroe de Finlandia: El francotirador Simo Häyhä...
Para los soviéticos, esta fue la máscara de la muerte+ Pasado campesino El gran francot...

Actualizado por última vez en noviembre 10, 2022 10:06 am

Compartir

AVISO LEGAL


Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para poder ofrecer una experiencia personalizada y ofrecer publicidades afines a sus intereses. Al hacer uso de nuestra web usted acepta en forma expresa el uso de cookies por nuestra parte... Seguir leyendo

ACERCA DEL SITIO


El pensante es una biblioteca con miles artículos en todas las áreas del conocimiento, una pequeña Wikipedia con ejemplos, ensayos, resumen de obras literarias, así como de curiosidades y las cosas más insólitas del mundo.

DERECHOS DE AUTOR


Todos los derechos reservados. Sólo se autoriza la publicación de texto en pequeños fragmentos siempre que se cite la fuente. No se permite utilizar el contenido para conversión a archivos multimedia (audio, video, etc.)

© 2024 El Pensante