Sufijo -able

Quizás lo mejor, antes de avanzar sobre una explicación del sufijo –able, sea necesario revisar algunas definiciones, que permitirán entender este morfema dentro de su contexto lingüístico preciso.

Definiciones fundamentales

En tal sentido, tal vez lo más prudente sea también delimitar dicha revisión a dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Sufijo, pues esto permitirá entender la naturaleza de este morfema. En segundo lugar, será igualmente necesario abordar el concepto de Sufijos adjetivantes, por ser el tipo de sufijo en el cual se inserta la secuencia –able. A continuación, cada una de estas definiciones:

Sufijos

De esta manera, se puede comenzar a decir entonces que la Lingüística ha explicado a los Sufijos como morfemas tónicos que se unen a la palabra de forma posterior, teniendo la propiedad de cambiar la categoría gramatical de la palabra a la que se ha unido. Así mismo, estos morfemas o secuencias lingüísticas son entendidos como uno de los cinco afijos identificados en las Lenguas naturales.

También, la disciplina lingüística ha señalado cómo los sufijos cumplen básicamente con dos funciones morfológicas: la primera de ellas, relacionada directamente con la Flexión, al unirse a la palabra para constituir una de las posibles formas que esta puede asumir a fin de cumplir con los distintos accidentes gramaticales que le exige su contexto; y por otro lado, una función derivativa, en la que el sufijo se une a una palabra para formar una nueva palabra con independencia semántica y gramatical.

Por otro lado, la Lingüística también ha señalado, en referencia a la función derivativa de los sufijos, que esta es responsable de la mayor productividad lingüística en por lo menos 70% de las Lenguas naturales, estando muy por delante de otros mecanismos como por ejemplo la Flexión.

Sufijos adjetivizantes

En otro orden de ideas, resultará también importante pasar revista sobre la definición de Sufijos adjetivizantes, los cuales son entendidos por la Lingüística como un tipo de sufijo derivativo, constituido por un morfema tónico, que se une de forma posterior a una palabra, casi siempre un verbo o un nombre, o incluso otro adjetivo, para conformar un adjetivo.

El proceso morfológico por medio del cual un sufijo adjetival se une a una palabra para crear un adjetivo se conoce como Derivación adjetival, mientras que los distintos productos se diferenciarán según la categoría gramatical de la palabra a la que se haya unido el sufijo, encontrándose entonces los adjetivos deverbales, adjetivos deajetivales y los adjetivos denominales.

Sufijo  –able

Teniendo presente estas definiciones, quizás sea mucho más sencillo aproximarse a la comprensión de la naturaleza del sufijo –able, el cual es definido por la Lingüística como un sufijo derivativo adjetivizante, es decir, que constituye un morfema tónico, que se anexa a una palabra de forma posterior, para dar como resultado un adjetivo.

Así también, la Lingüística señala que el sufijo –able puede ser considerado como una secuencia lingüística que produce adjetivos de tipo deverbal, puesto que solo podrá unirse a verbos que cuenten con la terminación verbal –ar. No obstante también podrá hacerlo con verbos de terminación –er e –ir, pero este caso el sufijo –able cambia su forma a –ible.

Ejemplos de uso del sufijo –able / -ible

Empero, puede que la forma más eficiente de completar una explicación sobre este sufijo derivativo adjetivizante del Español sea a través de la exposición de algunos ejemplos concretos, que permitan ver en la práctica cómo al unirse a los verbos, se crea un adjetivo. A continuación, algunos de ellos:

Bailar + -able = Bailable

Creer + -ible= Creible

Superar + -able= Superable

Amar + -able= Amable

Calcular + -able= Calculable

Imagen: pixabay.com

Sufijo -able

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar