Categorías: Personas sorprendentes

Yacouba Sawadogo, o el africano que le ganó la guerra al desierto

Yacouba Sawadogo, o el africano que le ganó la guerra al desiertoYacouba Sawadogo, o el africano que le ganó la guerra al desierto

Yacouba en una entrevista

Los peligros del Sahara

Seguramente todos conocemos el icónico desierto del Sahara, que ocupa toda la región del norte de África y separa las costas del norte, mediterráneas, del sur tropical. Las arenas del Sahara han alimentado leyendas por milenios y han sido hogar de innumerables sociedades nómadas.

Pero al sur y al norte del desierto la civilización ha logrado arrebatarle al Sahara trozos de tierra para sembrar y construir: tanto en el Mediterráneo como en las sabanas del sur se han constituido sociedades complejas en permanente guerra con el desierto.

En el siglo XX la situación de África empeoró mucho. Un aumento en las medidas sanitarias hizo que más niños sobrevivieran a la infancia, generando dinámicas de crecimiento poblacional acelerado sin que el país estuviera preparado. El uso excesivo de recursos, la creación de cultivos de plantación y la llegada de empresas extranjeras, entre otros, fueron factores que redujeron mucho las regiones silvestres del continente y comenzaron a romper los ciclos ecológicos.

Así como todos conocemos el Sahara, pocos sabemos realmente qué países hacen parte de la región. Uno de los menos conocidos, en la frontera entre el desierto y la selva, es Burkina Faso. El pequeño país es extremadamente pobre y está compuesto ante todo por sabanas, que por décadas han ido perdiendo terreno frente a un desierto que parecía imparable. Palmo a palmo las arenas del Sahara iban engullendo las tierras fértiles que otrora dieran cobijo a miles de pobladores. Día tras día la catástrofe parecía más inminente.

Pero un hombre decidió plantarse ante el desierto. Considerado por años como un loco, el hombre trabajó incesantemente para domar al monstruo, para que las arenas del norte dejaran de amenazar la vida de su gente. Hoy es prácticamente un héroe en su país y ha demostrado que no hay lucha perdida y que es posible ganar una guerra, incluso cuando se trata de un solo hombre contra el gigantesco monstruo del desierto.

La historia de Yacouba

Yacouba nació en algún momento de los 1960’s y fue enviado a una escuela religiosa (musulmana) en la que no había alimento suficiente para todos los niños. Pese a crecer entre el hambre, nada lo había preparado para la grave sequía de 1974 en la que miles de personas murieron y centenares de miles abandonaron la región. Yacouba, sin embargo, decidió quedarse.

Junto con Mathieu Ouédraogo, su compañero en la lucha contra el desierto, comenzaron a aplicar los conocimientos tradicionales en la búsqueda de técnicas para devolverle la tierra a los campesinos. El principal problema era que la sequía había destruido los cultivos y el exceso de pastoreo había acabado con los pastos, haciendo que las regiones comenzaran rápidamente a desertificarse. Una vez comenzaba el proceso se retroalimentaba, convirtiéndose en un círculo vicioso que llevaba a su vez al abandono de la nueva frontera.

Era necesario encontrar una manera de revertir el proceso. ¿Pero cómo?

Un tradicional sistema africano

Normalmente una solución de este tipo involucra una millonaria investigación y la aplicación a gran escala de un método. Yacouba y su compañero no tenían el tiempo, el dinero o la capacidad de hacer algo así, y tampoco los tenía Burkina Faso. No, el sistema tenía que hacerse desde lo pequeño, paso a paso.

Fue así que comenzaron a revisar algunas tradiciones ancestrales de esta región de África. Dos de ellas fueron las más importantes:

Les Cordones Pierreux                            

Los “Cordones de piedras”, como podríamos llamarlos en español, son un sistema bastante simple que consiste en construir una serie de hileras de pequeños pedruscos tratando de que no queden espacios entre ellos.

Artículo relacionado

Uno de los problemas de las sabanas de Burkina Faso es que están muy asentadas, lo que hace que la lluvia “pase” sobre ellas sin apenas hidratarlas. El sobrepastoreo aumenta este problema, que tiene como consecuencia que en la estación húmeda la tierra siga relativamente seca para erosionarse unos meses más adelante.

Un ejemplo del uso de cordones pierreux

El sistema de cordones busca evitar que esto suceda creando barreras naturales para el agua lluvia. Al hacer que el agua se empoce por unos minutos más se permite que la tierra se humedezca, disminuyendo también su dureza y haciendo que a futuro más agua pueda penetrarla. Es un sistema que se va retroalimentando.

Agujeros Zaï

Al igual que los cordones, los llamados “Agujeros Zaï” tienen el propósito de guardar agua en su interior. Originalmente consistían en una serie de pequeños hoyos cavados uno al lado del otro junto a las semillas plantadas: estos hoyos harían que la humedad penetrara a profundidad y la planta no corriera peligro durante sus primeras semanas de vida.

Un ejemplo de Agujeros Zaï

Yacouba modificó ligeramente el funcionamiento de los agujeros. Comenzó a hacerlos mucho más grandes y a llenarlos de materia en descomposición y de estiércol para darle a la planta, además, una fuente de nutrientes. Su tenaz trabajo se vio recompensado cuando notó que las plantas crecían sanas incluso en la sequía, pues su invención tuvo un efecto inesperado: las termitas.

La madera que ponía en los agujeros atraía colonias de estos animales, cuyos túneles subterráneos ablandaban más la tierra y capturaban la humedad. De nuevo, se trató de un sistema muy efectivo que pronto reponía los suelos dañados.

El legado de Yacouba

Hace 5 años se presentó el documental “El Hombre que Detuvo al Desierto”, en el que Yacouba, orgulloso, mostraba los bosques y cultivos que ha realizado. Su sistema pronto fue adoptado por decenas de campesinos a los que él mismo enseñó y se calcula que centenares de miles de vidas se han salvado gracias a este sistema que ha dado un hogar a un número igual de campesinos.

Cuando comenzó a realizar sus agujeros en un suelo árido y duro muchos lo tomaron por loco. Hoy puede decir con orgullo que triunfó y demostró que las cosas sí pueden hacerse. Es un héroe para Burkina Faso.

Fuente de imágenes: 1: blog.grinbuzz.com, 2: doutchiorsay.fr, 3: donalclancy.files.wordpress.com

Te puede interesar
El niño de 7 años que sacrificó su vida para salvar a su madre...
Resulta muy grande el amor que una madre puede desarrollar por su hijo, lo cual la motiva...
El hombre que ha vivido 40 años con los lobos...
Algunas personas disfrutan demasiado los altos riesgos que generan altas dosis de adrenal...
Se le apareció el diablo en plena lujuria: La leyenda de La Cruz ...
Dicen que el diablo no existe, pero pasa como con las brujas: de que lo hay, lo hay. Mu...
Grandes Batallas: Jafa (1192)
Reinos Cruzados En el año 1094 el Papa Urbano I Hizo un llamado a los reinos cristianos ...
Corto de zombies :"Mordida" (Bitten)...
Una mujer corre huyendo de su perseguidor que pretende matarla. Ese es el comienzo de u...
El sueco que sobrevivió dos meses comiendo “un poco de nieve”...
Comida Como ya lo mencionamos en este artículo, si bien la comida es fundamental para el...
La mujer que llora vidrios en vez de lágrimas        ...
Extrañas enfermedades se han descubierto en algunas personas en el mundo, pero el caso de...
"Little Bastard", el coche maldito de James Dean...
“Vive rápido, muere joven y deja un cadáver bonito”, James Dean Hay pocos actores que c...

Actualizado por última vez en noviembre 10, 2022 10:38 am

Compartir

AVISO LEGAL


Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para poder ofrecer una experiencia personalizada y ofrecer publicidades afines a sus intereses. Al hacer uso de nuestra web usted acepta en forma expresa el uso de cookies por nuestra parte... Seguir leyendo

ACERCA DEL SITIO


El pensante es una biblioteca con miles artículos en todas las áreas del conocimiento, una pequeña Wikipedia con ejemplos, ensayos, resumen de obras literarias, así como de curiosidades y las cosas más insólitas del mundo.

DERECHOS DE AUTOR


Todos los derechos reservados. Sólo se autoriza la publicación de texto en pequeños fragmentos siempre que se cite la fuente. No se permite utilizar el contenido para conversión a archivos multimedia (audio, video, etc.)

© 2024 El Pensante