Biografía de Duquesa de Alba

Ampliar este tema:

María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo (Madrid, España, 10 de junio de 1762 – ibídem, 1802). Mejor conocida como la treceava Duquesa de Alba, es una noble de origen español, quien llegó a convertirse en la heredera del Ducado de Alba, en 1776, tras el fallecimiento de su abuelo, de quien recibió este título nobiliario, entre otros veinte más. Su herencia por vía paterna y materna, la hicieron la noble que más títulos nobiliarios ha recibido en la historia, así como una de las mujeres más ricas de su época.

De carácter rebelde y extrovertido, fue la protagonista de grandes escándalos, que asombraron a la Corte. Entre muchas de las leyendas que rondan la vida de esta Duquesa se encuentra la que la señala como la posible modelo de la obra “La maja desnuda” del pintor español Francisco de Goya, con quien se dice que sostuvo una apasionada relación amorosa.

Vida Temprana

María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo nació el 10 de junio de 1762, en Madrid, España, siendo la hija del decimotercer duque de Huescar, Francisco de Paula de Silva y su esposa, María del Pilar Ana de Silva y Sarmiento de Sotomayor, quien descendía del conde de Salvatierra y además era la octava marquesa de Santa Cruz. Su primera infancia transcurrió entre las paredes del palacio de la Casa de Alba, ubicado en el centro de Madrid. No obstante, Cayetana adquirió la costumbre de escaparse de Palacio, para vagar por las calles de la ciudad, junto a su niñera María Troyre, aunque a veces también se aventuraba sola.

Sus padres al descubrir el hecho, procuraron tomar medidas para evitarlo, entre las que cuentan -según refieren los historiadores- incluso haberse mudado de la ciudad, para trasladarse al Palacio de Buenavista. Cuando Cayetana cumplió los ocho años de edad, perdió a su padre, convirtiéndose así en la única heredera de su abuelo, quien apenas cinco años después decidió casarla con el dieciseisavo duque de Medina Sidonia, José María Álvarez de Toledo y Gonzaga y Pérez de Guzmán, quien era a la vez primo de esta futura Duquesa. Tal como señalan algunos historiadores esta unión fue planificada por Fernando de Silva con el fin de restablecer en el Ducado de Alba, el apellido Álvarez de Toledo.

Escándalos

Una vez casados, sin embargo, su nuevo esposo tuvo que esperar un tiempo para consumar la unión, pues Cayetana era tan joven que aun no había tenido su menarquia. Solventado esta situación, al parecer Cayetana tampoco se sintió satisfecha. En búsqueda de nuevas aventuras, retomó su costumbre de escapar del Palacio, y perderse entre la multitud disfrazada de maja, identidad que aprovechaba para participar en las fiestas populares. No contenta con eso, la joven noble comenzó a organizar en el palacio del Ducado grandes fiestas a donde invitaba al pueblo a participar, causando el estupor de los miembros de la Corte.

En 1776, falleció su abuelo Francisco de Silva, momento en el cual Cayetana se convirtió en la treceava Duquesa de Alba y en la segunda mujer en ostentar este título nobiliario. Junto al de Duquesa, su abuelo le dio en herencia veinte títulos más junto a cinco grandezas españolas, que sumadas al patrimonio proveniente de los estados de la Casa de Oropesa, de quien era heredera también por vía paterna, la convirtieron en una de las mujeres más ricas del momento, así como una de las nobles más influyentes de la corte española.

Intrigas en la Corte

Así mismo, la figura de la Duquesa de Alba estuvo relacionada en profundas enemistades con otras nobles como la princesa de Asturias, María Luisa, con quien entabló una relación de rivalidad durante años, la cual tuvo su origen en la figura de Juan Pignatelli, hijo del conde italiano Joaquín Pignatelli, con quien la madre de Cayetana se casó en segundas nupcias. Al parecer, según lo que señalan los historiadores, la duquesa de Alba sostuvo una relación amorosa con Juan Pignatelli, quien también llamó la atención de la princesa María Luisa. La enemistad entre estas dos nobles trascendió incluso la pérdida de interés por Pignatelli.

Acérrima enemiga de la Princesa, la duquesa vertió su odio sobre Manuel Godoy, cuando éste hombre, quien no ostentaba ningún título nobiliario, se convirtió en amante de la ahora reina María Luisa. Basada en el resentimiento cortesano sobre la figura de este hombre, considerado como un aprovechado, Cayetana les hizo la vida imposible. Igualmente entabló una fuerte relación de enemistad con la duquesa de Osuna, al parecer también por motivos sentimentales. Sin embargo, un tiempo después agotada de este entorno de intrigas, Cayetana se fue de Madrid, instalándose entre el Palacio de Piedradhita y el de Sanlúcar de Barrameda.

Goya y años finales

Durante esta época, los historiadores señalan que la Duquesa de Alba sostuvo una apasionada relación con el pintor Francisco de Goya, quien la retrató en varias oportunidades. Incluso hay quienes afirman que Goya se inspiró en el cuerpo de la Duquesa para pintar su obra “La maja desnuda”. Finalmente, en el año 1802, a la edad de cuarenta años, falleció en Madrid, María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, la Duquesa de Alba. Las causas de su fallecimiento siguen siendo misterio, sobre el cual algunos historiadores manejan distintas causas que van desde el suicidio o envenenamiento. Sin descendencia directa, la casa de Alba nombró como nuevos herederos a los duques de Berwick, los Fitz-James Stuart.

Biografía de Duquesa de Alba

Bibliografía ►

loading...

See more Random post