Edicto de Expulsión de Judíos en Inglaterra

Edicto de Expulsión de Judíos en Inglaterra

Un Capítulo Oscuro en la Historia Inglesa

El 18 de julio de 1290, el rey Eduardo I de Inglaterra emitió un decreto que cambiaría el destino de miles de personas en el país. Conocido como el Edicto de Expulsión de 1290, este decreto ordenó la expulsión de todos los judíos de Inglaterra, marcando un capítulo oscuro en la historia inglesa y dejando una huella imborrable en la comunidad judía.

Antecedentes

Los judíos llegaron a Inglaterra después de la conquista normanda en 1066. Guillermo el Conquistador permitió la llegada de judíos a Inglaterra, y muchos se establecieron en ciudades importantes como Londres, York y Norwich.

Durante el período medieval, los judíos desempeñaron un papel importante en el sistema financiero, proporcionando servicios como préstamos de dinero y banca, debido a las restricciones religiosas que impedían que los cristianos practicaran el préstamo con intereses.

A lo largo del tiempo, los judíos experimentaron fluctuaciones en su estatus y nivel de tolerancia. A veces, eran protegidos por la corona debido a su utilidad financiera para los monarcas, mientras que en otros momentos enfrentaron persecución y acusaciones de malversación financiera.

Política del Hijo Único en China Un legado controvertido Durante déca...

A finales del siglo XII, se propagaron teorías difamatorias y antisemitas sobre los judíos, acusándolos de crímenes rituales y conspiraciones, lo que aumentó el antisemitismo en la sociedad inglesa. Antes del Edicto de Expulsión de 1290, ya habían ocurrido expulsiones locales de judíos en algunas ciudades de Inglaterra, como York en 1190 y Norwich en 1290. Estos incidentes reflejan la creciente hostilidad hacia la comunidad judía.

El edicto no solo marcó el final de la presencia judía en Inglaterra durante casi cuatro siglos, sino que también dejó una huella duradera en la comunidad judía y resaltó la discriminación y persecución histórica que enfrentaron en toda Europa durante la Edad Media. Actualmente, el Edicto de Expulsión de 1290 es recordado como un evento trágico y oscuro en la historia de las relaciones entre judíos e Inglaterra

Desde siglos atrás, los judíos en Inglaterra habían enfrentado discriminación y persecución. Aunque habían sido tolerados en ocasiones debido a su capacidad para prestar dinero y brindar servicios financieros, también fueron víctimas de envidias y resentimientos. El Edicto de Expulsión se basó en pretextos de acusaciones financieras contra algunos miembros de la comunidad judía, proporcionando una justificación para la expulsión masiva.

Proceso de Expulsión

Antes del edicto de expulsión de 1290, ya habían ocurrido expulsiones locales de judíos en algunas ciudades de Inglaterra. Un ejemplo destacado fue la masacre de judíos en York en 1190, donde muchos fueron asesinados y otros obligados a convertirse al cristianismo.

El 18 de julio de 1290, el rey Eduardo I emitió el Edicto de Expulsión, un decreto que ordenaba la expulsión de todos los judíos de Inglaterra. El edicto les dio a los judíos un plazo de tiempo para abandonar el país y les prohibió llevar consigo cualquier propiedad que no fuera ropa y dinero.

Una vez que el plazo establecido en el edicto expiró el 18 de noviembre de 1290, los judíos que aún se encontraban en Inglaterra se enfrentaron a la confiscación de sus bienes y propiedades.

Aproximadamente 16,000 judíos fueron forzados a abandonar Inglaterra. Muchos buscaron refugio en otros países, especialmente en Francia, aunque la persecución y la discriminación continuaron en algunos lugares.

“Carta Real a los Judíos”

La «Carta Real a los Judíos», también conocida como la «Carta de Protección a los Judíos», fue un documento emitido por el rey Eduardo I de Inglaterra en 1290, el mismo año en que se promulgó el Edicto de Expulsión que ordenaba la expulsión de todos los judíos de Inglaterra. Esta carta, sin embargo, tuvo un enfoque diferente y mostró cierta ambivalencia en relación con la comunidad judía.

La carta fue emitida en enero de 1290, antes de que se implementara completamente el Edicto de Expulsión en noviembre de ese mismo año. En la carta, Eduardo I se dirigía a todos los sheriffs y otros funcionarios de las ciudades de Inglaterra y les ordenaba que protegieran a los judíos y sus bienes hasta el 1 de noviembre de 1290, fecha límite para su partida.

Esta carta puede parecer contradictoria, ya que fue emitida al mismo tiempo que el Edicto de Expulsión, que ordenaba la expulsión de los judíos de Inglaterra. Sin embargo, se cree que Eduardo I emitió esta carta como una medida para asegurarse de que los judíos abandonaran el país sin ser perseguidos o despojados de sus bienes antes de su partida.

La Carta Real a los Judíos otorgaba una especie de «período de gracia» para los judíos, brindándoles protección durante unos meses hasta que se llevara a cabo la expulsión definitiva. Sin embargo, este período de protección no impidió que los judíos enfrentaran dificultades y desafíos en su partida, y muchos de ellos sufrieron confiscaciones y abusos antes de abandonar el país.

La emisión de la Carta Real a los Judíos muestra cómo la relación entre la corona inglesa y la comunidad judía en ese momento era ambivalente y compleja. A pesar de esta «protección», los judíos fueron expulsados de Inglaterra y no se les permitió regresar hasta que fueron readmitidos bajo el gobierno de Oliver Cromwell en el siglo XVII. La Carta Real a los Judíos y el Edicto de Expulsión son eventos históricos importantes que dejaron una marca duradera en la historia de las relaciones entre judíos e Inglaterra.

Consecuencias de la Expulsión

La expulsión de los judíos de Inglaterra en 1290 tuvo varias consecuencias significativas, tanto para la comunidad judía como para la sociedad inglesa en su conjunto.

Pérdida económica: Los judíos desempeñaban un papel importante en la economía de Inglaterra, especialmente en el sector financiero. Su expulsión resultó en la pérdida de capital y conocimientos financieros, lo que afectó negativamente la actividad económica y la inversión en el país.

Dificultades financieras para la corona: La corona inglesa dependía de los judíos para préstamos y financiamiento. Con la expulsión de los judíos, la corona se encontró con dificultades para obtener fondos, lo que afectó sus actividades gubernamentales y militares.

Cambios en la composición de la sociedad: La expulsión dejó un vacío en la sociedad inglesa, ya que la comunidad judía estaba compuesta por comerciantes, banqueros y artesanos que contribuían al tejido social. Su partida llevó a cambios en la dinámica y estructura social de la época.

Perdida de diversidad cultural y religiosa: La expulsión de los judíos resultó en la pérdida de una comunidad diversa cultural y religiosamente en Inglaterra. Esto afectó la riqueza de la herencia cultural y religiosa del país.

Impacto en la tolerancia religiosa: La expulsión de los judíos reflejó la intolerancia religiosa de la época y estableció un precedente para futuras políticas discriminatorias hacia minorías religiosas.

Efecto en la diáspora judía: La expulsión de 1290 fue un evento significativo en la diáspora judía, que se refiere al fenómeno histórico de dispersión de la población judía fuera de la Tierra de Israel. Muchos judíos expulsados buscaron refugio en otras partes de Europa y en el mundo, llevando consigo su cultura, tradiciones y conocimientos.

A pesar de la expulsión en 1290, los judíos eventualmente fueron readmitidos en Inglaterra en 1656, bajo el gobierno de Oliver Cromwell. La comunidad judía ha dejado una marca duradera en la historia y la cultura británicas, y su contribución a la sociedad inglesa ha sido significativa a lo largo del tiempo. La expulsión de 1290 sigue siendo un evento histórico importante que ha dejado un legado complejo y una reflexión sobre la importancia de la tolerancia y el respeto mutuo en una sociedad diversa.

El Edicto de Expulsión de 1290 no solo marcó el fin de la presencia judía en Inglaterra durante casi cuatro siglos, sino que también resaltó la discriminación y persecución histórica que enfrentaron los judíos en toda Europa durante la Edad Media. Esta expulsión fue solo uno de los muchos episodios trágicos en la historia de las relaciones entre los judíos y las naciones europeas.

En el siglo XVII, con la llegada de Oliver Cromwell al poder, los judíos fueron readmitidos en Inglaterra, pero el daño causado por el Edicto de Expulsión de 1290 no se puede deshacer. A pesar de los avances en la tolerancia y la diversidad en los tiempos modernos, este edicto histórico sirve como un recordatorio sombrío de los peligros del odio y la discriminación y la importancia de luchar por la igualdad y el respeto mutuo.

Edicto de Expulsión de Judíos en Inglaterra

“El Judío Errante”

El cuento del «Judío Errante» es una leyenda que ha sido parte de la tradición oral y literaria durante siglos en diferentes culturas y países. Aunque existen varias versiones de esta leyenda, la historia generalmente se centra en un personaje misterioso y trágico que es condenado a vagar eternamente por el mundo, sin descanso ni paz.

La leyenda cuenta la historia de un hombre judío que supuestamente se burló de Jesucristo durante su camino hacia la crucifixión. En castigo por su burla y falta de compasión, Jesús condenó al hombre a vagar errante por la Tierra hasta su Segunda Venida. Desde entonces, el Judío Errante no puede encontrar reposo ni morir, y está condenado a vivir una existencia solitaria y penitente.

A lo largo de los siglos, se han tejido diferentes detalles y matices a esta leyenda en diferentes culturas y contextos. Algunas versiones sugieren que el Judío Errante es testigo de momentos históricos importantes o que se cruza con personajes famosos en su deambular por el mundo. En otras variantes, se le presenta como un alma atormentada que busca la redención y el perdón divino.

Es importante señalar que la leyenda del Judío Errante es una narrativa ficticia y no tiene fundamentos históricos o bíblicos. La figura del Judío Errante ha sido objeto de inspiración para obras literarias, películas y otras formas de arte a lo largo del tiempo, y su historia se ha convertido en un símbolo de la búsqueda de redención y la lucha por la eternidad humana.

Hoy en día, la memoria del Edicto de Expulsión de 1290 permanece como un recordatorio de la necesidad de abogar por una sociedad inclusiva, donde todas las personas, independientemente de su religión o etnia, sean tratadas con dignidad y respeto. Solo aprendiendo de la historia y rechazando la intolerancia podemos evitar que estos episodios oscuros se repitan en el futuro.

Edicto de Expulsión de Judíos en Inglaterra

Fuentes:

  1. www.enlacejudio.com
  2. easyespanol.org/blog/spanish-culture/inglaterra-primer-pais-europeo-expulso-judios/
  3. www.abc.es

Imágenes: 1. enlacejudio.com 2. easyspanol.org 3. abc.es

Bibliografía ►
El pensante.com (agosto 7, 2023). Edicto de Expulsión de Judíos en Inglaterra. Recuperado de https://elpensante.com/edicto-de-expulsion-de-judios-en-inglaterra/