¿En qué consiste la “Guerra Comercial” que está comenzando entre los Estados Unidos y el resto del mundo?

Donald Trump

En el 2016 ocurrió un evento muy improbable en la política mundial: la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de América. Su triunfo indicaba el fin de una era y el comienzo de importantes cambios en la política de este país y en el contexto económico mundial.

En efecto, Trump fue elegido como el candidato de los “olvidados”: aquellos que vivían en las regiones industriales de los Estados Unidos que llevan décadas viendo como sus empleos se van a países como China, India o México. Por supuesto, nuevos empleos, mejor pagos y más competitivos, se han creado, pero se han concentrado en otros lugares. Los estados centrales son los más afectados por la desindustrialización, mientras que los costeros han sido eje del mayor crecimiento de los nuevos sectores tecnológicos, biotecnológicos y financieros.

Por esta razón, uno de los principales objetivos de la administración Trump ha sido devolver empleos a estos cordones industriales. El problema, claro, es que para hacerlo necesita una manera efectiva de limitar la competencia con las importaciones baratas de otros países.

Y ahí es donde entran sus tarifas.

Las tarifas de Trump

Si bien Trump llevaba amenazando meses con este tema, no fue hasta el pasado mes de marzo que su primera política de protección a la producción nacional se volvió efectiva: tarifas a la importación de acero y aluminio.

Sin embargo, en este momento la administración Trump pareció indicar que países “aliados” tendrían beneficios especiales (como Canadá, México o Europa), por lo que el asunto no escaló. Otros países beneficiados, incluyendo gran parte de las naciones latinoamericanas (que perderían miles de empleos con estos impuestos) también quedaron a la espera.

Pero en mayo quedó claro que no sólo no habría excepciones, sino que Trump comenzaría a incrementar sus impuestos a las importaciones de China, la Unión Europea y los países del TLCAN (Canadá y México). Por supuesto, esto puede verse representado en ganancias en términos de empleo para los Estados Unidos, pero afecta a las otras regiones, y por esta razón estos países anunciaron de inmediato medidas de retaliación a los productos estadounidenses.

Y a esto, tradicionalmente, se le denomina una Guerra Comercial.

Guerra comercial

Aquí nos encontramos ahora. El momento actual es uno muy interesante porque desde los 1940’s el consenso mundial ha estado a favor del comercio, y se ha asumido que si bien se pueden perder empleos en un sector, se ganará más en otros sectores.

El momento actual tiene, esencialmente, dos posturas enfrentadas: la primera afirma que en el comercio hay claros “ganadores” y “perdedores” y que los Estados Unidos han sido los perdedores durante las últimas décadas. Quienes sostienen esta posición afirman que innumerables empresas se han movido a México (como Ford) o China (como Apple) para producir, que los europeos han incumplido parte de sus acuerdos, especialmente su compromiso de invertir en defensa (parte de la OTAN), o que los canadienses tienen impuestos a ciertas importaciones estadounidenses como leche y quesos.

Quienes están en contra de Trump aseguran que el movimiento de las empresas ha sido debido a la necesidad de bajar los precios (en últimas beneficiando al consumidor) y que la propiedad de las mismas sigue en manos estadounidenses, que enviar fábricas a México les ha ayudado a competir contra China y que los canadienses impusieron estos impuestos porque la industria láctea en Estados Unidos recibe subsidios del gobierno. Están de acuerdo en que Europa no cumple sus compromisos con la OTAN, pero afirman que esto no tiene nada que ver con el comercio.

Ambos lados tienen argumentos importantes, pero han sido incapaces de llegar a un acuerdo… en no poca medida porque Donald Trump no parece estar tan interesado en negociar, por ahora, más que en fortalecer su posición.

La pregunta es: ¿la está fortaleciendo?

Consecuencias de una Guerra comercial

El problema, claro, es que a largo plazo una Guerra Comercial rara vez deja ganadores.

Por esta razón, la principal función de las tarifas es permitirle a los Estados Unidos fortalecer ciertos sectores para más adelante tener una capacidad de negociar más sólida. Por supuesto, el efecto inmediato de las tarifas será que el sector se reanime dentro del país, pero también implicará que suban los precios del producto y que esté blindado contra la competencia internacional.

Y esto es peligroso para Trump, porque a menos que los sectores protegidos incrementen su productividad de manera rápida, su posición no va a fortalecerse en los años por venir. Peor aún, el acero y el aluminio, eje de su nueva política, son claves en incontables sectores económicos y subirán los precios de muchos productos en el país. Europa, China y Canadá han sido más estratégicos y han puesto sus impuestos a productos terminados y/o productos claves en las regiones que apoyan a Donald Trump (como la soya en el caso de China, o los jeans Levi’s en el caso de Europa).

Pero quizás el peligro más grande para Estados Unidos es quedar aislado del comercio mundial. Xi Jinping, presidente chino, ha aprovechado las sanciones estadounidenses para bajar sus propias tarifas e impulsar el comercio con China, buscando la creación de un entorno económico sino-céntrico. Canadá, por su parte, se encuentra fortaleciendo su posición en la Alianza del Pacífico y con la Unión Europea.

Pero no todo es malo para EE.UU. Países que están renegociando sus tratados, como Inglaterra, tienen interés en hacer parte de la nueva esfera, y es probable que Japón o Corea, recelosos ante una China todopoderosa, lo apoyen.

Aún es pronto para saber qué sucederá. Lo único cierto es que vivimos en tiempos muy, muy interesantes.

Fuentes:

  1. https://www.theguardian.com/business/2018/jul/02/eurozone-factory-output-tariff-manufacturing-eu-us-trade-war
  2. https://www.cnbc.com/2018/07/02/what-a-full-out-trade-war-would-cost-the-global-economy.html
  3. https://www.reuters.com/article/us-usa-trade-china-tariffs/china-says-will-not-fire-first-shot-in-trade-war-with-us-idUSKBN1JU0MM

Imágenes: 1: financialexpress.com, 2: globalvillagespace.com, 3: rt.com

¿En qué consiste la “Guerra Comercial” que está comenzando entre los Estados Unidos y el resto del mundo?

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar