Guerra por la Libertad Religiosa en México

Guerra por la Libertad Religiosa en México

La Guerra Cristera, también conocida como La Cristiada, fue un conflicto armado que tuvo lugar en México durante los años 1926-1929. Fue una lucha encarnizada entre el gobierno mexicano, liderado por el presidente Plutarco Elías Calles, y los católicos devotos que se oponían a las leyes anticlericales impuestas por el gobierno.

Antecedentes

Para entender el contexto de la guerra cristera, es importante remontarse a la Revolución Mexicana de 1910. Durante este período de cambio y agitación social, México atravesaba una transformación política y económica significativa.

  • La Reforma y las Leyes de Reforma: Durante la década de 1850, México experimentó un período conocido como la Reforma, en el que se promulgaron las Leyes de Reforma. Estas leyes buscaban limitar el poder de la Iglesia Católica en la sociedad y establecer un Estado laico. Entre las medidas más importantes estaban la expropiación de bienes eclesiásticos, la abolición de órdenes religiosas y la eliminación de privilegios clericales.
  • La Guerra de Reforma: Entre 1858 y 1860, México se vio inmerso en la Guerra de Reforma, un conflicto armado que enfrentó a liberales y conservadores. Durante esta guerra, la Iglesia Católica apoyó principalmente a los conservadores, lo que llevó a una mayor polarización entre la institución religiosa y el gobierno.
  • La Constitución de 1917: Después de la Revolución Mexicana, se promulgó la Constitución de 1917. Esta constitución estableció principios socialistas y reformistas, y contenía disposiciones anticlericales que buscaban limitar el poder e influencia de la Iglesia en México. Entre estas disposiciones se encontraban la separación Iglesia-Estado, el control estatal sobre la educación y la prohibición del culto fuera de los templos.
  • La presidencia de Plutarco Elías Calles: Plutarco Elías Calles asumió la presidencia de México en 1924. Como líder del Partido Nacional Revolucionario (PNR), buscó implementar de manera más estricta las disposiciones anticlericales de la Constitución de 1917. Esto llevó a un aumento en la persecución y represión de la Iglesia Católica, incluyendo el cierre de iglesias, la expulsión de sacerdotes extranjeros y la restricción de las prácticas religiosas.
  • La fundación de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa: Ante la creciente persecución religiosa, los católicos mexicanos comenzaron a organizarse en defensa de sus derechos. En 1924, se fundó la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa, encabezada por el sacerdote José María Sánchez del Río. Esta organización desempeñó un papel fundamental en la movilización de los católicos en contra de las políticas anticlericales del gobierno.

El gobierno posrevolucionario buscaba consolidar su poder y promover un proyecto nacionalista que incluía la implementación de reformas radicales, incluyendo la separación de la Iglesia y el Estado.

Augurios de crisis: ¿estamos ante el comienzo del fin? El eterno temor al final Desde que el hombr...
Los países donde viven la mayor parte de multimillonarios Para nadie es un secreto que las riquezas de...

En 1917, se promulgó la Constitución Mexicana, que incluía varias disposiciones anticlericales que limitaban drásticamente el papel de la Iglesia Católica en la sociedad mexicana. Estas leyes establecían el control estatal sobre la educación, prohibían la participación del clero en la política y restringían la propiedad de bienes eclesiásticos.

Sin embargo, estas reformas encontraron una fuerte resistencia entre los católicos mexicanos, quienes veían estas leyes como una violación a su libertad de religión y una amenaza a sus tradiciones y valores. La tensión entre el gobierno y la Iglesia se fue intensificando, y en 1926 el presidente Calles promulgó una legislación aún más restrictiva conocida como la Ley Calles, que prohibía el culto público y restringía aún más la participación de la Iglesia en la sociedad.

Promulgación de la Ley Calles

También conocida como la Ley de Cultos, fue un hito importante que exacerbó las tensiones entre el gobierno mexicano y la Iglesia Católica, y desempeñó un papel crucial en el estallido de la guerra cristera. Esta ley lleva el nombre de su promotor, el presidente Plutarco Elías Calles, quien la promulgó el 3 de julio de 1926.

La Ley Calles fue una legislación anticlerical radical que intensificó las medidas ya existentes en la Constitución de 1917 y en otras leyes anticlericales previas.

La Ley Calles prohibía el culto público fuera de los templos. Esto significaba que las procesiones religiosas, las celebraciones al aire libre y otras manifestaciones públicas de la fe católica estaban prohibidas.

También establecía que solo el Estado podía proporcionar educación, y se prohibía a la Iglesia Católica participar en la enseñanza formal. Se cerraron numerosas escuelas católicas y se confiscaron sus propiedades.

La Ley imponía restricciones al clero, como la prohibición de usar hábitos religiosos en público, la prohibición de votar y ocupar cargos públicos, y la prohibición de criticar al gobierno en el púlpito. Esta otorgaba al gobierno el control y la propiedad de los bienes de la Iglesia, como tierras, edificios y propiedades. Esto llevó a la confiscación de numerosos bienes eclesiásticos y a la expropiación de tierras pertenecientes a instituciones religiosas.

La Ley Calles fue ampliamente criticada tanto a nivel nacional como internacional. Los católicos mexicanos vieron esta ley como una violación a su libertad de religión y una ofensa a su fe. Muchos sacerdotes, religiosas y laicos se negaron a acatar estas disposiciones y fueron perseguidos y encarcelados como resultado.

Esta desató la indignación y la protesta de los católicos mexicanos. A lo largo del país, se formaron grupos de resistencia clandestina conocidos como «cristeros», llamados así por su grito de guerra «¡Viva Cristo Rey!» Estos cristeros eran en su mayoría campesinos y miembros de la clase baja que se organizaron en una lucha armada para defender su fe y resistir la persecución religiosa.

La guerra cristera fue una guerra asimétrica y brutal. Los cristeros luchaban contra un gobierno mejor equipado y organizado, pero estaban motivados por su profunda fe y la convicción de que estaban defendiendo un derecho fundamental: la libertad religiosa. Durante los años de conflicto, ambos bandos cometieron atrocidades y se produjeron violaciones a los derechos humanos.

Guerra por la Libertad Religiosa en México

Los Cristeros y la Guerra

Durante la guerra cristera, los cristeros conformaron un ejército rebelde que se oponía al gobierno mexicano y luchaba por la defensa de la libertad religiosa y los derechos de la Iglesia Católica. A continuación, se detallan algunos aspectos clave sobre el ejército cristero:

Organización y liderazgo

Los cristeros estaban compuestos principalmente por campesinos, obreros y miembros de la clase baja, así como por sacerdotes y líderes religiosos que se unieron a la causa.

Aunque el movimiento fue amplio y descentralizado, se formaron grupos y líderes destacados. Entre los líderes más reconocidos se encontraban José Reyes Vega, Anacleto González Flores, José Sánchez del Río y el general Enrique Gorostieta Velarde.

El ejército cristero adoptó una estructura de guerrillas, con unidades pequeñas y móviles que operaban en diferentes regiones del país.

Motivaciones y Objetivos

Los cristeros luchaban por la libertad religiosa y la defensa de los derechos de la Iglesia Católica, considerando que las leyes anticlericales del gobierno violaban sus creencias y tradiciones.

Su objetivo principal era resistir la persecución religiosa y presionar al gobierno para que revocara las leyes anticlericales y restaurara la libertad de culto en México.

Además de sus motivaciones religiosas, muchos cristeros también estaban descontentos con la situación económica y social del país, lo que los llevó a unirse a la lucha en busca de mejores condiciones de vida.

Tácticas y Estrategias

El ejército cristero utilizaba tácticas de guerrilla, aprovechando su conocimiento del terreno y la movilidad para hostigar y atacar a las fuerzas gubernamentales.

Realizaban emboscadas, asaltos a convoyes y tomas de pueblos para obtener suministros y armas.

A pesar de la falta de recursos y equipo militar sofisticado, los cristeros demostraron valentía y tenacidad en su lucha contra las fuerzas gubernamentales.

Relación con la Población Civil

Los cristeros encontraron un amplio apoyo entre la población civil, especialmente en áreas rurales y comunidades católicas devotas. Muchos campesinos se unieron al movimiento y brindaron apoyo logístico y refugio a los rebeldes.

Sin embargo, también hubo tensiones y conflictos con sectores de la población que no apoyaban la lucha armada, así como con grupos que eran simpatizantes del gobierno o de otras facciones políticas.

Participación de las Mujeres

La participación de las mujeres en la guerra cristera fue significativa y desempeñó un papel fundamental en el apoyo y la resistencia al movimiento cristero. A pesar de que la mayoría de los combatientes eran hombres, las mujeres desempeñaron roles esenciales en diferentes aspectos de la guerra.

Las mujeres desempeñaron un papel crucial en el apoyo logístico y de suministros para los combatientes cristeros. Se encargaban de proveer alimentos, medicinas, ropa y otros elementos necesarios para los hombres en la guerra. Además, asumían tareas de organización y coordinación de los recursos disponibles. Participaron en la transmisión de información y mensajes clave entre los diferentes grupos de cristeros. Utilizaban sus contactos y relaciones para enviar noticias sobre movimientos del ejército gubernamental, advertir sobre peligros o proporcionar información estratégica a los combatientes.

Las mujeres también brindaron un apoyo emocional y moral invaluable a los combatientes cristeros. Alentaban y fortalecían a los hombres en la lucha, ofrecían palabras de aliento y acompañaban a los heridos y enfermos, proporcionando cuidados y consuelo en momentos difíciles. Algunas mujeres participaron en actividades de espionaje y labores encubiertas para los cristeros. Utilizaban su apariencia o roles sociales para recopilar información sobre las actividades del gobierno y las fuerzas gubernamentales, y luego transmitían esa información a los líderes cristeros.

También desempeñaron un papel activo en la difusión de la causa cristera y la promoción de la libertad religiosa. Participaron en la distribución de panfletos, periódicos clandestinos y otros materiales de propaganda para informar y movilizar a la población en apoyo a la lucha cristera.

Guerra por la Libertad Religiosa en México

Fin del conflicto

La guerra cristera llegó a su fin en 1929 con los arreglos de Jalisco, un acuerdo de paz negociado entre los líderes cristeros y el gobierno.

El acuerdo estableció una amnistía para los cristeros y permitió la reapertura gradual de los templos y la restauración de algunos derechos religiosos.

Aunque la guerra había terminado, las tensiones y los conflictos en torno a la relación entre la Iglesia y el Estado en México perduraron durante décadas.

La guerra cristera y el ejército cristero dejaron un legado duradero en la historia de México, destacando la importancia de la libertad religiosa, la lucha por los derechos y la resistencia en tiempos de adversidad.

La guerra cristera dejó un legado duradero en la historia de México. Fue un conflicto que puso de manifiesto las profundas divisiones sociales y religiosas en el país, así como la importancia de la libertad religiosa y la tolerancia en una sociedad democrática. Aunque la guerra fue sangrienta y dolorosa, también inspiró a muchos mexicanos a luchar por sus derechos y a defender sus creencias en tiempos difíciles. Hoy en día, la guerra cristera es recordada como un símbolo de la resistencia y la lucha por la libertad religiosa en México. Es un recordatorio de la importancia de proteger los derechos fundamentales de todas las personas, independientemente de sus creencias religiosas, y de la necesidad de promover la tolerancia y el respeto mutuo en una sociedad diversa.

Fuentes:

  1. es.wikipedia.org/wiki/Guerra_Cristera
  2. www.mexicodesconocido.com.mx/guerra-cristera-mexico.html
  3. relatosehistorias.mx/nuestras-historias/cual-fue-la-traicion-la-rebelion-cristera

Imágenes: 1. www.abc.es 2. relatosehistorias.mx/numero-vigente/cual-fue-la-traicion-la-rebelion-cristera 3. www.mexicodesconocido.com.mx/guerra-cristera-mexico.html

Bibliografía
El Pensante.com (julio 4, 2023). Guerra por la Libertad Religiosa en México. Recuperado de https://elpensante.com/guerra-por-la-libertad-religiosa-en-mexico/