Historia de la Segunda Guerra Ítalo-etíope

Historia de la Segunda Guerra Ítalo-etíope

El fracaso de la Sociedad de las Naciones

Con el final de la Primera Guerra Mundial, Italia se vio envuelta en el fascismo. La posibilidad de tener una ventaja o una ganancia llevó a incrementar el rencor de ser tratado con poco mérito.

El descontento social aumentó hasta el punto en el que las personas empezaron a seguir los discursos e ideas de Benito Mussolini, quien exaltaba las características raciales e históricas de Italia para enarbolar la patria. Además, los chivos expiatorios eran parte de la estructura de las ideas fascistas que llevaron al fanatismo italiano.

El sentimiento de pérdida de la guerra Ítalo-etíope de 1896, todavía tenía sus cicatrices y nadie lo había olvidado. Así que conquistar Etiopía se convirtió en el objetivo militar para mostrar la superioridad de la raza italiana.

Desde 1925 Mussolini ya tenía la intención de la invasión a Etiopía. Los ingleses consideraban que la petición italiana estaba bien, pues el país europeo quería hacer un tren que uniera sus dos colonias: Somalia y Eritrea.

Arqueología en el Mediterráneo: se encuentra un monolito antiguo en Sicilia La Atlántida del Mediterráneo El Mediterrán...
Corea del Norte – Monumento al absurdo Prisión no declarada Caminando por las cal...
Recorriendo el camino del Inca: Misterios de la civilización Andina, parte 2 Los grandes avances de los Incas En el capí...

Francia y Etiopía se opusieron en la Sociedad de las Naciones, pero no sirvió de nada. Durante la década de los treinta, los fascistas hicieron una propaganda densa para mostrar el interés italiano sobre África, así como el poderío blanco sobre las personas negras.

La justificación fue el intento etíope, en diciembre de 1934, de conquistar el Oasis del Ogadén, donde estaba la guarnición italiana Wal Wal. Esto fue usado en la Sociedad de las Naciones, que libró del ataque a ambos adversarios, pues la frontera de ambos territorios estaba mal definida.

Como una manera de conmemorar los valores patrióticos, Mussolini envió, 100000 soldados desde Eritrea a Etiopía. Sin declaración previa de guerra, los mariscales Emilio de Bono y Rodolfo Graziani, entraron al país africano, el 3 de octubre de 1935.

La primera ciudad en conquistar fue Adua, donde se había librado la derrota contra los italianos en 1896. El ataque tuvo la consecuencia simbólica de tomar el obelisco que adornaba la ciudad para enviarlo a Roma y ponerlo frente al edificio del Ministerio de las Colonias.

Historia de la Segunda Guerra Ítalo-etíope

Resistencia etíope

El sentimiento de desdicha, al ser conquistado por su antiguo enemigo invasor, llevó al rey Haile Selassie I, a enfrentar con una magna fuerza las tropas que imparablemente avanzaban por su territorio.

Las tácticas italianas violaron la Conversión de Ginebra, pues utilizaron armas químicas contra los civiles y soldados. El uso de gas mostaza volvió a usarse sobre los soldados, ocasionando muchas muertes.

También el uso de aviones y tanques de guerra, contra los soldados mal abastecidos, ocasionó la pérdida de innumerables vidas. La poca modernización del ejército y el fallido sistema de comunicación, que seguía siendo tribal.

El lento avance italiano por parte de uno de sus mariscales, obligó a Mussolini traer al mariscal Badoglio, el cual utilizó lo que estaba en sus manos para acabar rápidamente la conquista.

La resistencia era fiera. En el macizo de Amba Aradam los italianos usaron más de 4000 toneladas en explosivos y lanzaron más de 22000 proyectiles. Los etíopes se enzarzaron con armas blancas y aunque fue fiera su determinación, no lograron coordinar y sucumbieron en retirada dejando muchas bajas atrás.

Los italianos maravillados de su equipo de guerra siguieron avanzando y ganando todos los enfrentamientos. Mientras tanto, los etíopes entraban en desorganización total, muchos se revelaron, algunos generales traicionaron o se suicidaron.

Historia de la Segunda Guerra Ítalo-etíope

El rey Haile Selassie y su exilio

Los avances seguían y los italianos eran implacables. El asesinato de fuerzas de la Cruz Roja fueron uno de los muchos crímenes que cometieron durante esta guerra.

El mariscal Badoglio destrozó el último ejército etíope y buscó a toda costa entrar a la ciudad de Adís Abeba, el despliegue de 20000 italianos acompañado de varios aviones de combate y una frenética muestra belicista, no contaba con el despliegue de los etíopes que no buscaban atacar.

Pero cuando estuvieron en la ciudad, los partisanos etíopes bloquearon carreteras y dejaron sin posibilidad de avance por 36 horas al ejército italiano. Eso sirvió para que el rey etíope escapara de la ciudad rumbo a Palestina, donde tenía una residencia, con apoyo de los británicos

Sin embargo, a pesar de la resistencia, los italianos lograron ocupar el país y derrotar a las fuerzas etíopes, gracias a la superioridad de sus armas de asedio modernas. Una vez que los italianos tomaron control de Etiopía, el país se convirtió en un protectorado italiano.

Esto significaba que el gobierno de Italia tenía el control total de la economía, el comercio y la política del país. Esta situación duró hasta 1941, cuando los británicos expulsaron a los italianos de Etiopía.

Durante los años en el exilio, el rey Haile se dedicó a luchar diplomáticamente para que los aliados apoyaran el pedido etíope, lo cual lograron hasta el año en que Italia entró a la Segunda Guerra Mundial.

El apoyo estadounidense a los etiopes fue enorme, especialmente porque las locuciones radiales del rey sirvieron para el apoyo militar que necesitaba el país para alejar a su invasor.

Fuentes:

  1. fineartamerica.com
  2. es.wikipedia.org

Imágenes: 1. fineartamerica.com 2. es.wikipedia.org

Bibliografía ►
El pensante.com (marzo 31, 2023). Historia de la Segunda Guerra Ítalo-etíope. Recuperado de https://elpensante.com/historia-de-la-segunda-guerra-italo-etiope/