Historia de la Torre Eiffel

Historia de la Torre Eiffel

Un Icono Parisino Inmortal

París, la Ciudad de la Luz, se encuentra adornada por la silueta imponente de uno de los monumentos más emblemáticos y reconocidos en todo el mundo: la Torre Eiffel. Esta estructura de hierro forjado, diseñada por el ingeniero Gustave Eiffel, se alza con gracia y majestuosidad en el corazón de la capital francesa, atrayendo a millones de visitantes cada año. Desde su inauguración en 1889 como parte de la Exposición Universal, la Torre Eiffel ha transcendido su función inicial como una exhibición temporal para convertirse en un símbolo perdurable de París y de la elegancia arquitectónica.

Este artículo nos invita a explorar la historia fascinante, el diseño innovador y el impacto cultural de esta estructura icónica que ha resistido la prueba del tiempo y ha capturado la imaginación de generaciones. Acompáñenos en un viaje a través de las alturas vertiginosas y la rica narrativa que envuelve a la Torre Eiffel, una maravilla que sigue siendo la pieza central del inconfundible horizonte parisino.

Los infernales dioramas de Mark Powell Los pequeños habitáculos del infierno ¿A...
Los récords sexuales más extraños del mundo En los Guinness Records hemos podido aprecia...
La visión de Miguel de Mañara La visión de Miguel de Mañara Atendía al no...

Historia

La Torre Eiffel, conocida en francés como la «Tour Eiffel», fue diseñada y construida por el ingeniero Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París, celebrada en 1889 con motivo del centenario de la Revolución Francesa. La construcción de la torre fue un proyecto ambicioso que se convirtió en un hito arquitectónico y en un ícono duradero de Francia. Eiffel, un ingeniero francés reconocido por sus contribuciones a la industria del hierro y el acero, lideró el equipo que diseñó la torre. Eiffel era conocido por su experiencia en estructuras metálicas, y su empresa, la «Société des Établissements Eiffel», ganó la licitación para construir la torre.

La Torre se erigió como la pieza central de la Exposición Universal de París de 1889, también conocida como la Feria Mundial, que conmemoraba el centenario de la Revolución Francesa. El objetivo era mostrar los avances tecnológicos y culturales de la época, y se decidió que una estructura impresionante y única sería la manera ideal de representar la innovación y la modernidad de Francia en ese momento.

El diseño estuvo a cargo de los ingenieros Maurice Koechlin y Émile Nouguier, con la contribución significativa del arquitecto Stephen Sauvestre. La construcción comenzó en 1887 y se completó en 1889, en un tiempo récord de dos años, dos meses y cinco días. La Torre Eiffel fue un logro técnico impresionante en su tiempo. Con una altura de 300 metros (984 pies) en su cima, era la estructura más alta del mundo en el momento de su construcción. Está compuesta por aproximadamente 18,038 piezas de hierro y se erige sobre cuatro patas conectadas en la base, formando una pirámide cuadrada.

Historia de la Torre Eiffel

Estructura y Descripción

La Torre Eiffel, con sus tres plataformas accesibles al público, ofrece una experiencia única que combina historia, arquitectura y vistas panorámicas de París.
Primer Nivel (57 metros). En el primer nivel, encontrarás una variedad de tiendas, restaurantes y exhibiciones. La exposición en este nivel incluye paneles informativos y fotografías que ilustran la historia de la Torre Eiffel desde su construcción hasta la actualidad. Hay un mirador permite a los visitantes disfrutar de vistas panorámicas de París.

Segundo Nivel (115 metros). El segundo nivel alberga una selección de restaurantes y boutiques.

Ofrece una vista más detallada de la ciudad y sus monumentos, así como paneles educativos que describen los puntos de interés.
Los visitantes pueden experimentar la sensación de caminar sobre un suelo de vidrio en algunas áreas.

Tercer Nivel (276 metros). La plataforma de observación más alta está ubicada en el tercer nivel. Desde aquí, se pueden admirar vistas panorámicas impresionantes de París y sus alrededores, incluyendo lugares icónicos como la Catedral de Notre-Dame, el Museo del Louvre y el río Sena. En días claros, es posible ver a una distancia de hasta 70 kilómetros.

La Torre Eiffel está construida principalmente con hierro forjado y conectada mediante remaches. Cada nivel tiene su propio conjunto de arcos, soportes y travesaños, creando una estructura que se estrecha hacia la cima. Las patas de la torre están inclinadas hacia adentro y se unen en un punto central, brindando estabilidad a la estructura. La torre cuenta con ascensores que llevan a los visitantes a los diferentes niveles. También hay escaleras disponibles para aquellos que prefieren subir a pie. La escalera principal tiene 1,665 peldaños.

La Torre Durante las Guerras

Eiffel, siendo un símbolo icónico de París, ha sido testigo de varios eventos históricos, incluyendo las dos Guerras Mundiales del siglo XX. Mientras acontecía la Primera Guerra Mundial, la Torre Eiffel cumplió funciones prácticas para el esfuerzo de guerra francés. Entre 1914 y 1918, la estructura sirvió como una torre de radiotelegrafía militar, proporcionando comunicación esencial para las fuerzas francesas. También se utilizaron camuflajes para disfrazar la torre y protegerla de posibles ataques aéreos enemigos.

La Torre Eiffel, junto con otros monumentos parisinos, desempeñó un papel en la defensa y la movilización militar durante el conflicto. Después de la Primera Guerra Mundial, la Torre Eiffel recuperó su estatus como un símbolo cultural y turístico en París. Durante este período de entreguerras, no experimentó eventos significativos relacionados con conflictos bélicos directos. En la Segunda Guerra Mundial, la situación fue más complicada. En 1940, París fue ocupada por las fuerzas alemanas, y la Torre Eiffel quedó bajo control nazi.

Se dice que Adolf Hitler visitó la torre durante la ocupación. Aunque los alemanes tenían la intención de destruirla al retirarse, la orden de destrucción nunca se llevó a cabo. La Torre Eiffel, en cambio, se utilizó para propósitos estratégicos menos destructivos durante la ocupación. Las transmisiones de radio y comunicaciones militares alemanas utilizaron la torre, y se instaló un gigantesco logotipo nazi en la parte superior para simbolizar la presencia de las fuerzas de ocupación.

Al igual que muchos otros lugares emblemáticos, la Torre Eiffel ha experimentado épocas de desafío y adaptación durante periodos de conflicto. A pesar de su historia en tiempos de guerra, ha persistido como un símbolo duradero y ha recuperado su papel como un ícono cultural y turístico de París y de Francia en general.

Críticas

Historia de la Torre Eiffel

Aunque la Torre Eiffel es considerada un ícono arquitectónico y turístico mundialmente reconocido, ha enfrentado críticas a lo largo de los años, especialmente en las primeras etapas. Durante la época de su construcción, a fines del siglo XIX, la Torre Eiffel fue objeto de controversia y críticas en París. Algunos residentes y artistas la consideraron una estructura «fea» y «monstruosa» que no encajaba con el paisaje histórico de la ciudad.

Varios artistas y escritores prominentes de la época, como Guy de Maupassant y Alexandre Dumas, expresaron su desagrado hacia la torre. Maupassant, en particular, se dice que almorzaba regularmente en el restaurante de la torre no porque le gustara, sino porque era el único lugar desde donde no podía ver la torre. Algunas críticas se centraron en el cambio que la Torre Eiffel representaba en la estética urbana de París. La estructura de hierro forjado era una desviación significativa de la arquitectura tradicional de la ciudad.

Hubo una petición firmada por varios artistas e intelectuales de la época en contra de la torre, expresando su descontento con la estructura y su impacto visual. Inicialmente, la torre fue concebida como una estructura temporal para la Exposición Universal de 1889. Algunos críticos argumentaron que no debería permanecer en pie después de la exposición. A pesar de estas críticas iniciales, la Torre Eiffel ha resistido el paso del tiempo y se ha convertido en un símbolo emblemático de París y de la ingeniería del siglo XIX. La mayoría de las críticas se han disipado con el tiempo, y hoy en día la torre es ampliamente aceptada y amada por visitantes de todo el mundo.

Relevancia de la Torre

La torre se ha convertido en un símbolo cultural icónico de Francia y de París en particular. Su presencia es inseparable de la imagen romántica y artística asociada con la ciudad de la luz, dejando una impresión duradera en la cultura popular que ha aparecido en una variedad de contextos en películas, música, literatura y otros medios.

Películas «Antes del Amanecer», «Misión: Imposible – Fallout», «Midnight in Paris», «La La Land», «Ratatouille» , «Inception», entre otras.
La escena musical también ha hecho referencias a la estructura de hierro. Cacniones como»Eiffel Tower High» (1969) de Chuck Berry, «Tour de France Étape 1» (1983) de la banda alemana Kraftwerk.

Así también la literatura. «El Código Da Vinci» de Dan Brown, se menciona la Torre Eiffel en relación con las intrigas que rodean al Louvre y otros lugares emblemáticos de París.»Anna and the French Kiss» de Stephanie Perkins, novela juvenil cuyas escenas tienen lugar en la Torre Eiffel y otros lugares parisinos.

En las artes visuales podemos encontrar la torre en «La persistencia de la memoria» (1931) de Salvador Dalí. El famoso cuadro del surrealista español incluye una representación distorsionada de la Torre Eiffel. Existen fotografías y obras de arte contemporáneas que a menudo presentan la Torre Eiffel como un símbolo distintivo de París y de la cultura francesa.

La Torre Eiffel a menudo se utiliza en campañas publicitarias y en el mundo de la moda para evocar un sentido de elegancia, romance y estilo asociado con París. Marcas y diseñadores utilizan la silueta de la Torre Eiffel como un logotipo distintivo en sus productos. Estas referencias son solo algunos ejemplos de cómo la Torre Eiffel ha permeado la cultura popular, convirtiéndose en un símbolo reconocido en todo el mundo y un telón de fondo frecuente en diversas formas de expresión artística y creativa.

La Torre Eiffel es un motor económico significativo para París. Atrae a millones de turistas cada año, generando ingresos para la ciudad a través de la venta de boletos, tiendas y restaurantes en la torre, así como otras actividades turísticas circundantes. También ha sido el lugar de numerosos eventos y celebraciones a lo largo de los años, desde eventos deportivos hasta conciertos y celebraciones nacionales. Es un lugar de encuentro popular para los parisinos y visitantes por igual siendo uno de los destinos turísticos más visitados del mundo. Su arquitectura única, las impresionantes vistas panorámicas desde sus plataformas y su historia fascinante atraen a turistas de todas partes del mundo.

La Torre Eiffel ha contribuido significativamente al desarrollo del turismo en París. La ciudad se beneficia económicamente de la afluencia constante de visitantes que buscan experimentar la majestuosidad de la torre y disfrutar de la belleza de la ciudad desde las alturas.

Historia de la Torre Eiffel

Fuentes:

  1. es.wikipedia.org/wiki/Torre_Eiffel
  2. toureiffel.paris/es/el-monumento/historia
  3. historia.nationalgeographic.com.es/a/la-torre-eiffel-la-construccion-de-un-coloso_11345
  4. cultivacultura.jimdofree.com/2014/04/09/la-arquitectura-de-la-torre-eiffel-y-su-historia/

Imágenes: 1. toureiffel.paris 2. portal.andina.pe 3. cdn.culturagenial.com 4. mundodeportivo.com

Bibliografía ►
El pensante.com (diciembre 30, 2023). Historia de la Torre Eiffel. Recuperado de https://elpensante.com/historia-de-la-torre-eiffel/