Iglesia de San Juan de Paricutín y el volcán. Pueblos bajo la lava

Iglesia de San Juan de Paricutín y el volcán. Pueblos bajo la lavaIglesia de San Juan de Paricutín y el volcán. Pueblos bajo la lava

Imagen: Vico colin

 

El volcán inesperado

Un mar de lava; un terreno yermo de veinticinco kilómetros cuadrados donde la vista tan solo alcanza a definir los perfiles de las abruptas y negras formaciones volcánicas. Pero queda algo… a lo lejos se ve la majestuosa forma la antigua torre de la iglesia de San Juan de Paricutín, única superviviente del desaparecido pueblo, que permanece erguida e insolente como una isla en su particular océano de lava, para recordar a todo aquel que la visita que dónde ahora tan solo hay  roca ennegrecida, no hace demasiados años habían pueblos repletos de vida.

Tabla de contenido

 

 

Hace unas semanas os mostraba el faro Rubjerg Knude, que fue engullido por la arena de las dunas, el caso de hoy es un tanto similar aunque posiblemente mucho más dramático por lo sorpresivo de los acontecimientos que se dieron un día de febrero del año 1943.

El día amaneció como otro cualquiera para los 900 habitantes de San Juan Parangaricutiro, en el estado mexicano de Michoacán. Los alrededores de San Juan y de sus pueblos colindantes eran terrenos de cultivo fértiles y prósperos y, hasta aquel día, completamente llanos. Los campesinos, al alba, salían hacia sus quehaceres en el campo. El más madrugador aquel día fue Dionisio Pulido, que todavía no sabía que se iba a convertir en la primera persona en la historia en presenciar el nacimiento de un volcán.

Y así fue como a los pocos minutos de emprender sus labores de labranza, sintió que la tierra temblaba y, completamente atónito, contempló como la tierra se abría ante sus ojos y de ella comenzaba a brotar un manantial de vapores y rocas incandescentes.

Y de este modo, nació y creció el volcán de Paricutín. Durante los siguientes nueve años el volcán continuó activo, creciendo su cono hasta más de seiscientos metros de altura y vertiendo en sus faldas millones de metros cúbicos de lava, que en su lento pero imparable descenso engulló todo lo que se interpuso en su camino.

No hubo víctimas humanas y todos fueron evacuados del lugar convenientemente, pero no sin antes ver como pueblos enteros, sus casas, su vidas… desaparecían bajo aquel manto rojo y abrasador. Varios pueblos, entre ellos Paricutín y San Juan de Parangaricutiro dejaron de existir de la noche al día. De todos ellos lo único que quedó en pie fue esta iglesia, que ni tan siquiera llegó a terminarse, pues se estaba construyendo una segunda torre en el momento de la erupción. Su estructura y techos de madera ardieron sobre la lava, pero su fuerte armazón de piedra resistió a los envites de los ríos incandescentes.

El volcán cesó su actividad, la lava se enfrió y el silenció se adueñó de toda la comarca hasta nuestros días, en que el volcán y las ruinas de esta vieja iglesia se han convertido en una atracción turística, tanto para los mexicanos como para los extranjeros amantes de la naturaleza, el senderismo y la visita a estos pequeños rincones solitarios de nuestro planeta.

En la iglesia todavía se conservan en bastante buen estado la pila bautismal y el altar, donde es común encontrar todavía flores traídas por los habitantes de San Juan Nuevo, antiguos pobladores de este lugar y que, en muchos casos, fueron bautizados en esa misma pila.

Este paraje es una buena muestra de lo insignificantes que podemos ser ante los designios y la fuerza de la naturaleza. Por suerte, el volcán la erupción del Paricutín fue bastante suave y pausada, de otro modo hoy en día podríamos estar hablando de la Pompeya Mexicana.

 

Por Sinuhé. El pensante.

Más info

 

Imágenes: Ferdelat T

 

Artículo relacionado

 

Imágenes: Edifica

 

 

Imagen: Ilhuicamina

 

 

 

 

 

 

 

POSTS RELACIONADOS:

 

 

LUGARES DESCONOCIDOS DEL PLANETA

LUGARES Y EDIFICIOS ABANDONADOS

PUEBLOS FANTASMA

Te puede interesar
El hombre que viajó desde el año 2256 para volverse rico...
Quién no quisiera hallar la fórmula para saber con exactitud, cuáles serán las acciones d...
De monstruos, dioses y demonios: Ahnenerbe, la Sociedad Oculta de...
Ya vimos cómo la sociedad secreta de los nazis buscaba no sólo probar que la raza aria e...
La abuela nos visitó desde el más allá
Generación tras generación, nos hemos cuestionado si después de la muerte, hay un más all...
El misterio de las “vacas suicidas” en Suiza
Animales suicidas Aunque existen, los suicidios en el reino animal son muy poco comunes ...
NSA Key: ¿Fue usado Windows como una herramienta de espionaje?...
La guerra de los sistemas operativos En los tiempos en que la computación casera apenas ...
El curioso caso de los “inodoros fantasma” de Bangladesh...
El sureste asiático Hay muchas cosas que nos diferencian de otras culturas en el mundo. ...
La mujer que aterrorizó al mismo diablo
Sko-Ella Cuenta la historia que una mujer llamada Sko-Ella deseaba un hermoso par...
¿Fantasmas en la Primera Guerra Mundial? La leyenda de los Ángele...
La Batalla de Mons El milagro de las tropas británicas Entre el 22 y el 23 de agosto de ...

Actualizado por última vez en noviembre 12, 2022 5:31 pm

Compartir

AVISO LEGAL


Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para poder ofrecer una experiencia personalizada y ofrecer publicidades afines a sus intereses. Al hacer uso de nuestra web usted acepta en forma expresa el uso de cookies por nuestra parte... Seguir leyendo

ACERCA DEL SITIO


El pensante es una biblioteca con miles artículos en todas las áreas del conocimiento, una pequeña Wikipedia con ejemplos, ensayos, resumen de obras literarias, así como de curiosidades y las cosas más insólitas del mundo.

DERECHOS DE AUTOR


Todos los derechos reservados. Sólo se autoriza la publicación de texto en pequeños fragmentos siempre que se cite la fuente. No se permite utilizar el contenido para conversión a archivos multimedia (audio, video, etc.)

© 2024 El Pensante