Los lexemas

Ampliar este tema:

Tal vez lo más conveniente, antes de abordar una explicación sobre los Lexemas, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender de forma contextualizada esta unidad morfológica.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea conveniente delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: la primera de ellas, será la propia definición de Doble articulación del lenguaje, pues esto permitirá entender mucho mejor a qué nivel del lenguaje pertenecen los Lexemas. Así mismo, será necesario lanzar luces sobre los conceptos de Morfología y Monemas, por ser estos indispensables para comprender este tipo de unidad de significado. A continuación, cada una de estas definiciones:

Doble articulación del Lenguaje

De esta manera, en el ámbito de la Lingüística se conocerá como Doble articulación del lenguaje al concepto promulgado por el lingüista francés André Martinet, quien concibe este sistema, para poder explicar cómo es posible que el lenguaje pueda producir infinitos mensajes, pero sin que se corra el riesgo de que la comunicación deje de ser posible en algún momento.

Por consiguiente, Martinet señalaba que existía una primera articulación del lenguaje, la cual se encontraba compuesta por  los monemas, unidades mínimas e indivisibles de la palabra, dotadas de significado, y que podían producir infinitas combinaciones, garantizando  para el lenguaje una potencia creadora infinita, que haría posible en todo momento la producción de nuevas combinaciones.

Por otra parte, existiría también la segunda combinación, en donde se encontrarían los fonemas, conformada por un conjunto limitado de sonidos. En el caso del Español, se podría decir que la segunda articulación corresponde entonces al repertorio o inventario fonético del Español, el cual estaría representado a su vez por el alfabeto y los 27 grafemas que recoge en ellos. En consecuencia, la segunda articulación del Lenguaje sería finita, pese a que sus combinaciones pueden producir infinitas combinaciones.

Este mecanismo, a la larga garantizaría la vitalidad de la lengua, pues siempre estaría en posibilidad de crear nuevos mensajes, al tiempo que siendo un conjunto limitado de signos, permitirían que los mensajes fuesen infinitos, pero no las unidades que los conforman, haciendo posible entonces el entendimiento, aprendizaje y manejo por parte de los hablantes, al tiempo que garantiza también la unidad del lenguaje.

Morfología

En segunda instancia, será igualmente necesario cobrar conciencia sobre la definición de Morfología, la cual ha sido explicada de forma general como la disciplina por medio de la cual se trata de estudiar la estructura interna de la palabra, a fin de poder reconocer en ella sus distintas unidades, así también como las diferentes clases de palabras que pueden llegar a existir.

Monemas

Finalmente, también será importante repasar la definición de Monemas, los cuales serán entendidos como las unidades mínimas de la estructura interna de la palabra, y en donde –dependiendo el tipo de Monema- podrán tener o sentido semántico o gramatical. De acuerdo, a lo que han señalado la Lingüística existirán dos distintos tipos de Monemas: los Lexemas y los Morfemas, cada uno de los cuales contará con sus propios subtipos y subclases.

Los lexemas

Una vez se han revisado cada uno de los siguientes conceptos, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre los Lexemas, los cuales han de ser explicados por las distintas fuentes teóricas como la unidad mínima indivisible y con significado léxico que se encuentra en toda palabra, y que además se caracteriza por ser la parte invariable de esta. En algunas otras fuentes, como por ejemplo en la Educación primaria se conoce también como la raíz de la palabra. Un ejemplo de este tipo de partículas serían los siguientes:

gat-o / gat-ito / gat-úbela / gat-uno / gat-arina

Es este ejemplo se puede observar cómo en esta familia de palabras, todas cuentan con una unidad morfológica, que permanece invariable, esta puede ser identificada entonces como Lexema. Al ser uno de los dos tipos distintos de Monemas que existen, el Lexema será considerado también como parte de la Primera articulación del Lenguaje.

Tipos de lexemas

Por igual, la Morfología señala que dentro de los Lexemas pueden identificarse dos distintos tipos o subtipos de lexemas, los cuales se diferenciarán según la necesidad que presentan o no de estar unidos a otras unidades morfológicas. Seguidamente, una breve descripción de cada uno de estas clases:

  • Lexemas independientes: en primer lugar, se encontrarán los lexemas independientes, es decir, aquellos que no presentan la necesidad de unirse a ningún otro monema, es decir, que no deben unirse a ningún flexivo para funcionar como una sola palaba. Algunos ejemplos de este tipo de lexemas son: azul, árbol, mar, pan, etc. En algunos casos, existen autores que consideran que ciertas preposiciones pueden servir igualmente como lexemas independientes: por, para, de, sobre, sin.
  • Lexemas dependientes: por su parte, los Lexemas dependientes serán aquellos que para funcionar morfológicamente deben unirse necesariamente a otros monemas, los cuales casi siempre están constituidos por morfemas. Un ejemplo de esta clase de lexema será el siguiente: cam-a / cam-ita / cam-ota.

Imagen: pixabay.com

Los lexemas

Bibliografía ►

loading...

See more Random post