Mitos y verdades sobre Cien Años de Soledad

Ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1982, reconocida en el mundo entero como una obra maestra de la literatura y estandarte del Realismo Mágico latinoamericano, Cien Años de Soledad continúa siendo una de las novelas más leídas, traducidas y vendidas en la historia de la Letras suramericanas.

En este sentido, algunos críticos literarios afirman que más allá de todo lo dicho hasta ahora, las próximas décadas seguirán siendo testigos de nuevas páginas sobre el argumento, personajes, interpretaciones y análisis de esta célebre Novela y de su talentoso autor. No obstante, como con toda creación literaria, existen dos historias: aquella escrita en sus hojas, y la historia que se tejió detrás de ella, y que permitió la llegada al mundo de la obra en sí.

Con referencia a esta última premisa, las historias fantásticas no son menos que las que contienen sus páginas, dando origen a cientos de mitos que durante los últimos años han venido instaurándose como verdad acerca de los pormenores de la creación, publicación y éxito de la novel de las Letras colombianas. Sin embargo, otras investigaciones revelan con pruebas documentales la verdad –a veces no tan mágica y más realista- sobre el proceso que llevó a Gabriel García Márquez a la publicación de Cien Años de Soledad.

En resumen, la creación de la historia que le robó el nobel a Europa en 1982 también se debate entre el mito y la realidad. A continuación entonces algunos de los mitos y verdades sobre la creación de la obra más resaltante del Gabo, aunque no su favorita, tal como él mismo declarara al afirmar que la preferida de su creación era El Amor en los Tiempos del Cólera, simplemente porque según el Gabo estaba mejor hecha:

Sobre el tiempo que tomó escribir Cien Años de Soledad

Toda gran novela necesita tiempo para gestarse y nacer, y Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez no es la excepción, pues tejer las vidas y tristezas de los Buendía no parece poca tarea. No obstante, con referencia a cuánto tiempo le tomó realmente al Gabo escribir las páginas de su célebre novela, se desprenden dos historias: la primera, ubica al Gabo en una pensión, mantenido a duras penas por su esposa, escribiendo seis horas diarias durante dieciocho meses, hasta lograr las mil trescientas páginas de la novela.

Otra, afirma que la escritura de Cien Años de Soledad en realidad le tomó a su autor quince años. De acuerdo a lo afirmado por investigadores como el profesor de Sociología, Álvaro Santana Acuña, en su artículo “Una historia oculta de Cien Años de Soledad”, publicada por el portal nexos.com.mx, Gabriel García Márquez comenzó a escribir la historia de la familia Buendía en 1950, cuando contaba apenas con veintitrés años. De hecho, Santana Acuña afirma que el Gabo llegó a publicar con anterioridad un relato titulado “La Casa de Los Buendía. Apuntes para una novela”, el cual apareció en la revista colombiana Crónica, cuya edición apenas vio los primeros trece meses.

De igual forma, este Sociólogo señala que desde 1950 hasta 1965, Gabriel García Márquez trabajó en un manuscrito de setecientas cuartillas, que con el título de “La Casa” contenía ya la matriz argumental de la novela que lo catapultaría a la fama. De acuerdo a Santana Acuña es estas páginas ya figuraban Macondo y el personaje de Aureliano Buendía. Después de ires y venires, a través del ejercicio periodístico y del escritor, su amigo Álvaro Mutis terminó por relacionarlo con un grupo literario llamado “La Mafia” donde hacía vida los famosos escritores Luis Buñuel y Juan Rulfo entre otros. Hecho que lo acercó a la fama, pues las actividades de esta agrupación terminaron por atraer al mismísimo Rodman Rockefeller, el editor Alfred Knop y la agente literaria Carmen Balcells, quien le ofreció un contrato por ciento cincuenta años. Santana Acuña concluye diciendo que esto fue lo que llevó al Gabo ante la máquina de escribir para terminar de darle forma definitiva a Cien Años de Soledad.

Sobre el éxito inesperado de Cien Años de Soledad

Así mismo con el correr de los años ha circulado una historia sobre la publicación de esta novela, que narra como el Gabo tuvo incluso que aceptar el primer rechazo de su novela, de parte del primer editor a quien le envió la historia, antes de ser aceptado por la Editorial Suramericana, la cual fue además la editorial que publicó a los célebres del boom Latinoaméricano. De igual forma otro de los detalles de esta historia afirma que en el momento de enviar la obra, los aprietos económicos del Gabo eran tantos que incluso tuvo que quitar hojas enteras para que le pudiera alcanzar el precio de envío en el correo, y además enviar la historia en dos partes. De esta forma, el éxito de Cien Años de Soledad siempre ha estado relacionado con la visión de un golpe de suerte editorial.

Sin embargo, Santana Acuña habla en sus investigaciones de un éxito esperado, e incluso de todo un trabajo de marketing editorial bien planificado por la agente editorial Carmen Balcells, que incluyó la publicación con carácter de premisa -en algunos periódicos y revistas reconocidas-de algunos capítulos un año antes de su salida a las librerías. En este sentido, Santana Acuña da como ejemplos la publicación de dos de los capítulos en la revista literaria parisina Nuevo Mundo. Así mismo, este investigador afirma que el Gabo tardó once meses en terminar de preparar el original, actividad que le tomó de julio de 1965 a agosto de 1966, mientras que la campaña promocional abarcó de mayo de 1966 al mayo siguiente de 1967, por lo que de acuerdo a esta afirmación, el Gabo se encontraba en plena campaña de promoción tres meses antes de salir el primer tiraje de Cien Años de Soledad, hecho que explica por qué el público se volcó a las librerías agotando en dos semanas la primera edición, además de lo exitosa que resulto ser la historia de la familia Buendía.

Sobre lo epifánico de su primera frase

Otro de los grandes mitos que en torno a esta novela de García Márquez, gira en torno a cómo se le ocurrió este relato. Hay una historia que ubica al Gabo de vacaciones con su familia en una carretera de México en la que se le atravesó de un salto un venado, tan rápidamente como llegó a su mente la primera frase de la novela:

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

Esta historia cuenta que luego de este momento casi epifánico y premonitorio, el Gabo decidió encerrarse a escribir de un tirón la novela que lo llevaría a la fama y a Colombia a todas las librerías. No obstante, Santana Acuña refiere otra historia un poco menos fantástica, en la cual aporta pruebas de cómo en los primeros manuscritos sobre Cien Años de Soledad, lo que el patriarca de los Buendía llevó a conocer al general Aureliano Buendía fue un camello y no el hielo, elemento que apareció en la versión final, y que evidentemente dotó de gran poesía este primer fragmento, elevándolo al renglón de las frases más simbólicas de la Literatura latinoamericana.

Con referencia a este tipo de diferencias entre los capítulos publicados con anterioridad y la versión final, Álvaro Santana Acuña también hace referencia a otros datos como que en las versiones anteriores aparecían las coordenadas exactas de la ubicación de Macondo, las cuales se borraron para darle un toque mítico a este pueblo que empezó a ser símbolo de magia y mito. Así mismo, Santana Acuña apunta a que hacia el final de la novela el último de los Buendía, nacido con cola de cerdo, en principio no era comido por “todas las hormigas del mundo”, sino que se suicidaba. De igual forma, Remedios la Bella se llamaba en las primeras versiones Remedios de Asis, pero con las distintas correcciones se le dio un nombre más cónsono con el Realismo Mágico.

Estos sólo por referir algunas de los cambios entre los manuscritos y su versión final que señala este investigador y profesor de la Universidad de Harvard, y que  dejan en escena el gran talento creativo y narrativo de Gabriel García Márquez, que lo hizo catapultarse a la fama como el gran escritor que fue, es y seguirá siendo siempre, aun cuando un ciclón bíblico acabe con todo lo conocido.

Fuente de imagen: origamispirit.com

Mitos y verdades sobre Cien Años de Soledad

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar