Sufijo -izar

Ampliar este tema:

Tal vez lo más conveniente, antes de abordar una explicación sobre el sufijo –izar, sea revisar algunas definiciones, que permitirán entender esta partícula propia del Español en su justo contexto lingüístico.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea pertinente delimitar dicha revisión a cuatro nociones específicas: en primer lugar, se deberá tener en cuenta la propia definición de Sufijos, pues esto permitirá cobrar conciencia sobre la naturaleza morfológica del sufijo –izar. Por igual, será de utilidad pasar revista sobre los conceptos de Sufijos verbalizantes y Sufijos según su significado, por ser estas las categorías en donde ha sido incluido el sufijo –izar, por las diferentes fuentes morfológicas. A continuación, cada uno de estos conceptos:

Los sufijos

De esta manera, se comenzará por decir que la Lingüística ha definido los sufijos como uno de los diferentes tipos de morfemas, el cual se caracterizará tanto por ser tónico, como por tener la misión de unirse siempre de manera posterior a las diferentes raíces o lexemas, con el fin de crear nuevas palabras. No obstante, la Lingüística ha señalado que los sufijos realmente cumplirán con esta tarea impulsados por dos procesos morfológicos diferentes, cada uno de los cuales ha sido explicado por su parte de la siguiente manera:

  • Flexión: por un lado, la Lingüística indica que existe un grupo de sufijos que se tomará la tarea de unirse de forma posterior a ciertos lexemas, para crear alguna de las muchas formas que este puede asumir, en la medida en que dé respuesta a los accidentes gramaticales que va sufriendo en su contexto.
  • Derivación: en segunda instancia, la disciplina lingüística también considera que existen otros tipos de sufijos que se anexarán a los lexemas –siempre y sin excepción de forma posterior- con el fin de crear nuevas palabras, las cuales se distinguen por contar con plena independencia gramatical y semántica.

De igual forma, los sufijos han sido explicados por las distintas fuentes como uno de los cinco diferentes tipos de afijos que existen en las Lenguas naturales, por lo que entonces se les considera dentro del mismo grupo que los prefijos, infijos, interfijos  circunfijos, morfemas de los que sin embargo se diferencian, siendo los sufijos los únicos de este conjunto con la capacidad de modificar y cambiar la categoría gramatical de la palabra que le sirve de origen.

Sufijos verbalizantes

Por su parte, será también prudente traer a capítulo el concepto de Sufijos verbalizantes, los cuales han sido entendidos por las diferentes fuentes lingüísticas como un tipo de morfema tónico y derivativo, cuya misión morfológica es unirse de forma posterior a determinados lexemas, para crear con ellos, y por Derivación, nuevas palabras, las cuales podrán ser clasificadas como verbos.

Así mismo, esta disciplina indicará que los Verbos creados por este tipo de sufijos se distinguirán entre ellos, según la categoría gramatical de la palabra que les ha dado vida, encontrándose entonces entre Verbos deadjetivales, Verbos deverbales, Verbos deadverbiales y Verbos denominales.

Sufijos según su significado

Por último, la Lingüística señala que también se puede hablar de sufijos según su significado, los cuales han sido definidos como aquellos morfemas tónicos, que además de comportarse como todos los sufijos, es decir, uniéndose de forma posterior al lexema, para crear nuevas palabras, estas partículas se distinguen por contar con su propia carga semántica, la cual pasa a formar parte de la nueva forma creada, orientando su sentido semántico.

De igual forma, no se podrá hablar de un solo tipo de significado cuando se aborde este tipo de sufijos, puesto que –según señala la Lingüística- en realidad se pueden distinguir al menos ocho distintos de sentidos semánticos, los cuales apuntarán entonces a los conceptos de gentilicios, acciones, cualidades, lugares, profesiones, relación de pertenencia y superlativos, entre otros.

Sufijo –izar

Una vez se han revisado cada uno de estos conceptos, tal vez sea mucho más sencillo aproximarse al concepto del Sufijo –izar, el cual será entendido como un morfema propio del Español, caracterizado por ser tónico, derivativo y unirse de forma posterior tanto a Adjetivos como Sustantivos, con el fin de crear palabras, nuevas e independientes, que pueden ser clasificadas como Verbos, que tomando en cuenta la categorías gramaticales de las palabras que les han dado origen, podrán diferenciarse entre Verbos denominales y Verbos deadjetivales.

Así mismo, la mayoría de las fuentes coinciden en señalar que el sufijo –izar puede ser visto también como un sufijo según su significado, el cual se encuentra etimológicamente ligado a la voz griega –ízein, y que puede interpretarse como “toda acción que comienza a suceder”. Por ende, toda vez que en el Español exista una palabra que se haya formado por derivación, gracias a la participación de este sufijo, se sobreentenderá que su sentido semántico estará relacionado a este concepto.

Ejemplos del uso del sufijo -izar

Empero, quizás la forma más adecuada de cerrar una explicación sobre el uso del sufijo –izar, sea exponer algunos ejemplos, que permitirán ver de forma práctica cómo se comporta este sufijo propio del Español, tal como puede apreciarse seguidamente:

Profundo (adjetivo) + -izar (sufijo) = Profundizar (Verbo deajetivales)

Símbolo (sustantivo) + -izar (sufijo) = Simbolizar (Verbo denominal)

Caramelo (sustantivo) + -izar (sufijo)= Caramelizar (Verbo denominal)

Fértil (adjetivo) + -izar (sufijo)= Fertilizar (Verbo deadjetival)

Legal (adjetivo) + -izar (sufijo)= Legalizar (Verbo deadjetival)

Imagen: pixabay.com

Sufijo -izar

Bibliografía ►

loading...

See more Random post