Tal parece que la población mundial no solo dejará de crecer, sino que podría comenzar a disminuir muy pronto

Ampliar este tema:

Esta es la tasa de fertilidad mundial, que actualmente está en 2.5. Si baja de 2.1 (aproximadamente) la población mundial empezará a disminuir

Sobrepoblación

Desde principios de los 1800 venimos escuchando alertas sobre la catástrofe que se avecina producto del crecimiento de la población mundial. Fue Malthus el primero en advertir que si la población seguía creciendo en Inglaterra como lo había hecho en las primeras décadas del siglo XIX pronto habrían hambrunas y guerras producto de este fenómeno.

Esto nunca ocurrió. Sí, la población creciente generó un impacto en los ecosistemas, y en la demanda de productos y servicios naturales, pero en últimas la humanidad pudo adaptarse y producir suficiente para alimentar a las nuevas bocas. La historia se repitió en el siglo XX, cuando los países en desarrollo comenzaron a tener su propia explosión demográfica, y una vez más se advirtió de hambrunas y catástrofes que nunca ocurrieron.

Ahora, bien entrado el siglo XXI, el temor ya no es al hambre, sino a la crisis ambiental. Y con una población creciente, que requerirá cada vez más recursos y energía, este temor bien podría estar sustentado. Los estimados indican que la población seguirá creciendo de manera sostenida, alcanzando quizás los 11 o 12 mil millones de individuos, y quizás más, antes del año 2100.

Pero recientes estudios indican que estos estimados podrían estar bastante errados.

Empty Planet

El tema se analiza en un libro llamado Planeta Vacío, en el cual se mencionan diversos estudios en los que se cuestionan los estimados comúnmente analizados.

Por lo general, cuando se analiza el fenómeno del crecimiento poblacional se tienen en cuenta tres variables: natalidad, mortalidad y migración. Con base en estas variables, se estima que el crecimiento poblacional irá disminuyendo lentamente, en particular en el mundo en desarrollo.

Pero hay una variable que no se suele tener en cuenta: el nivel educativo de las mujeres. Y resulta que hace una diferencia gigante.

Darrel Bricker, uno de los autores del libro, asegura que apenas se incluye esta variable en la ecuación los números cambian de manera dramática. Los estimados no indican un máximo de población al 2100, sino mucho antes, y para este momento podríamos tener números tan bajos como 8 mil millones. Esto es apenas un poco más de la población actual.

Lo que es más importante: si el mundo desarrollado es indicador, una vez este declive comience, no parará jamás. Prácticamente todos los países desarrollados (y muchos no desarrollados) tienen tasas de natalidad por debajo del nivel de reemplazo, y si logran mantener una población estable (o creciente) es gracias a la inmigración. Pero ¿qué ocurrirá cuando ningún país lo tenga?

El libro en el que se analizan estos temas

Educación y urbanización                                                                           

Y resulta que aún los países más pobres están presentando fenómenos de rápido decrecimiento de la tasa de natalidad.

Uno de los ejemplos más interesantes es Colombia. Apenas en el año 2005 se estimaba que la población del país para el 2020 superaría los 50 millones de personas, pero en estos 15 años la urbanización y la educación de las mujeres en zonas rurales se incrementó de manera más rápida de lo previsto. El resultado fue que el estimado se quedó corto en casi 5 millones, pues la tasa de natalidad bajó mucho más rápido de lo previsto.

Y no es el único caso. Aquí la revolución de los celulares baratos y el internet generalizado ha jugado un papel fundamental. Las mujeres, hoy más que nunca, tienen acceso a información y se están educando, y resulta que una mujer educada rara vez tiene más de dos hijos… y muchas veces no tiene ninguno.

Y es por esta razón que la tasa de natalidad está bajando de manera acelerada. A medida que las poblaciones se ubican en las ciudades, con acceso a información y mejor educación, la tasa de natalidad sigue bajando. Y la urbanización se está acelerando, aún en los países más pobres.

Los peligros del decrecimiento

Muchos creerán que estas son buenas noticias, pero lo cierto es que no lo son tanto.

Aún países extremadamente exitosos, como Japón, se encuentran en problemas porque tienen una población mayor demasiado amplia y no son capaces de cuidarla. No hay suficientes jóvenes para proveer los impuestos para pagar pensiones y el sistema de salud, y la economía se ha ido estancando por ello. Y estamos hablando de un país muy rico: ¿qué pasará cuando un país pobre, o de ingreso medio, se enfrente a esta misma bomba poblacional?

Peor aún, con tasas de natalidad por debajo de 2 (que son la norma en casi todo el mundo desarrollado, así como en la mayor parte de América Latina), la población entrará en un eterno declive. Si se mantiene, será únicamente porque hemos conseguido prolongar la vida por más y más años, no porque nacerán suficientes niños para reemplazarnos.

Aunque, bueno, esto podría no ser tan malo. Simplemente es una nueva forma de ver la civilización.

Fuentes:

  1. https://www.wired.com/story/the-world-might-actually-run-out-of-people/

Imágenes: 1: ourworldindata.org, 2: wired.com

Tal parece que la población mundial no solo dejará de crecer, sino que podría comenzar a disminuir muy pronto

Bibliografía ►

loading...

See more Random post