Un color mortal en la época Victoriana. Parte II

Arsénico y otros usos

En 1858, a un tendero le vendieron accidentalmente 12 libras de óxido de azúcar, confundiéndolo con azúcar, el error se debió a que ambos eran de color blanco y que sus envases no estaban debidamente etiquetados. Durante su elaboración no notaron que el producto final lucía algo diferente a lo usual y que la persona que los hizo estuvo enferma con vómitos y con dolor en las manos y los brazos.

 Un comerciante que compró los dulces, también notó que éstos se veían diferente por lo que pidió un descuento por la compra de 40 libras de estos dulces para su tienda, él también comió parte de lo que había adquirido y esa misma noche se enfermó. Durante dos días más de 20 personas murieron y más o menos otras 200 se enfermaron gravemente de intoxicación, pero afortunadamente fueron atendidas a tiempo.

Después de investigar lograron dar con la fuente de los dulces, todos los involucrados fueron acusados de homicidio, pero finalmente ninguno fue condenado. Cada dulce tenía 580 miligramos de arsénico, siendo 290 miligramos una dosis letal. Así que, cada dulce tenía el arsénico suficiente para matar a dos personas todo este caso dio pie a la creación de la Ley de adulteración de Alimentos y bebidas de 1860 y la Ley de Farmacia del Reino Unido de 1868 para limitar las cantidades de medicamentos y venenos que podían venderse.

Con todas las leyes en papel, todavía era legal comprarlos para la elaboración de productos a escala industrial, debido a que las personas todavía tenían el gusto por decorar las paredes de las habitaciones con escenas de flores enredaderas y plantas, una decoración que demostraba cierto estatus. Éste tipo de decoración era usado en habitaciones para bebés, que tristemente enfermaron o murieron después de jugar en alfombras verdes o frotarse contra el papel tapiz.

También se dieron a conocer casos de personas que sufrían graves malestares que desaparecían una vez que, por consejo médico, pasaban unos días fuera de sus casas en algunas de estas situaciones eran irónico que las personas que se desmayaban o mostraban malestar al estar en habitaciones empapeladas de verde. En algunas de estas situaciones era irónico que las personas que las personas se desmayaban o enfermaban eran trasladadas a habitaciones verdes y sin saberlo seguían en contacto con el veneno.

Era recurrente que en este tipo de habitaciones no entraran insectos y después de que se conocieron algunos de los componentes de la pintura y que esto se relacionará con algunas de las enfermedades o muertes, se presionó a los fabricantes que cambiaran los componentes de los tintes, los fabricantes aseguraban que el arsénico que se desprendía de las paredes no era suficiente para hacerle daño a alguien.

A finales del siglo XIX, las personas se volvieron más conscientes del daño que hacía el papel tapiz, se dice que la Reina Victoria hizo quitar todo el papel tapiz de una habitación, después que un dignatario enfermó. También se vieron más casos en los que una familia perdieron a todos sus hijos después de pasar un tiempo en una habitación tapizada de color verde, se descubrió que los objetos de color verde desprendían humedad y la aparición de hongos en las paredes ocasionaban que se mezclaran con el aire de las habitaciones y así era como se intoxicaban las personas. 

Para 1874, se publicó un libro en Estados Unidos un compilado de más de 100 muestras de papel tapiz, el manuscrito fue creado por el cirujano y químico de Robert Kedzie, con la intención de crear consciencia sobre los peligros del papel tapiz. El libro se llama “Shadows from the Walls of Death: Facts and Inferences Prefacing a Book of Specimens of Arsenical Wall Papers” (“Sombras de los muros de la muerte: hechos e informaciones que preceden a un libro de muestras de papel tapiz arsenical”)

Se realizaron 100 copias originales de este libro, solo cuatro se han conservado hasta la actualidad ya que, después de ser comprobado la toxicidad del manuscrito, la mayoría de bibliotecas terminaron destruyéndolos. Los ejemplares restantes fueron cubiertos con plástico para que los investigadores y curiosos puedan verlo sin correr ningún riesgo, antes de eso la gente usaba guantes especiales.

En la Universidad de Harvard y en la biblioteca nacional de medicina se digitalizó el libro y se puso de manera gratuita para que la gente pudiera verlo. Para hacer aquello las personas encargadas de aquel proyecto usaron ropa protectora antes de manipular el libro.

El polvo de herencia una mezcla letal para matar

Lamentablemente, el arsénico fue usado como agente homicida en 75% de los envenenamientos juzgados en Francia y Gran Bretaña durante la de los 30’s. Se informaron casos en Estados Unidos donde fue usado el arsénico para envenenar a personas mayores y así obtener una herencia rápida.

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, los gobiernos empezaron a regular el uso del arsénico, pero para esta fecha muchos de los productos que lo contenían ya habían pasado de moda como el uso del papel tapiz en color verde, ya no era popular actualmente: los vestidos y prendas verdes de esa época que se conservan en museos no representan un riesgo mayor siempre y cuando no se manipulen con frecuencia.

Fuentes

  1. https://soybibliotecario.blogspot.com/2021/01/libros-papel-arsenico.html
  2. https://es.quizzclub.com/trivia/cual-de-los-siguientes-quimicos-era-conocido-como-el-polvo-de-la-herencia-en-el-siglo-xix/answer/1207198/
  3. https://culturacolectiva.com/moda/color-verde-mataba-personas-epoca-vitoriana

Imágenes: 1. http://amodistadodesterro.com/ 2. diariodesevilla.es 3. www.lajornadamaya.mx

Un color mortal en la época Victoriana. Parte II
Los retos históricos a los Estados Unidos ¿Hasta dónde llegará China?...

Vigdis Finnbogadóttir, presidenta islandesa electa en 1980 y la segunda ...

Este mundo en que vivimos es demasiado misterioso y complejo. Basta con ...

Una pantalla flexible de grafeno presentada en el World Mobile Congress ...

Bibliografía ►

El pensante.com (noviembre 29, 2021). Un color mortal en la época Victoriana. Parte II. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/un-color-mortal-en-la-epoca-victoriana-parte-ii/