Categorías: Biografía

Willem Barents: La imposible expedición por el Noroeste

Willem Barents: La imposible expedición por el NoroesteWillem Barents: La imposible expedición por el Noroeste

El paso del Nordeste

Se conoce varias expediciones europeas desde el inicio de la civilización griega: sabemos del descubrimiento que hizo Colón del continente americano, el viaje de Magallanes y Elcano alrededor del mundo. Sólo que algunas veces desconocemos los grandes viajes por rutas poco conocidas.

El descubrimiento de la ruta que conecta el Océano Atlántico con el Océano Pacífico por el norte de Asia es un viaje de hazañas imposibles que tardaron muchísimos años en llevarse a cabo, desde que el descubridor holandés Willem Barents exploró el congelado mar que rozaba el Polo Norte a finales del siglo XVI.

Los primeros en conocer estos desolados territorios fueron “los pomory” (etnia de colonos rusos), pues ahí encontraban gran abasto de focas y perros de mar. Ellos terminaron estableciéndose en las costas del Mar Blanco y no queriendo conocer más allá por temor a una muerte inminente, dedicaron su vida a la pesca.

Otro viajero a inicios del siglo XVI, Sebastián Gaboto buscó ayudar a los británicos en una expedición para encontrar una ruta que llevara a China por el norte pero los gigantescos icebergs y el frío polar lo obligaron a devolverse, arguyendo la imposibilidad de encontrar un camino.

El cartógrafo holandés

Mientras tanto en una de las 17 provincias de lo que sería Holanda, nacía en 1550 Willem Barents en la isla Terschelling. Al inicio dedicó su vida al comercio marítimo, cartografió en cartas de navegación nuevas rutas posibles entre los territorios holandeses y las ciudades estado italianas pero la guerra contra los españoles opacó varios propósitos.

Ante la imposibilidad de ganar la guerra el estado holandés financió una nueva expedición para Oriente y Barents creyendo que en las temporadas donde el sol salía las 24 horas el polo se derretía, quiso ser el Almirante del viaje por dichos territorios, aunque sólo le permitieron capitanear un barco.

Muy enérgico y de actitud impasible, además de un humilde origen, Barents se diferenció por la pericia para poner en juego sus sueños con sus conocimientos. Los viajes y sus descubrimientos alimentarían al mundo de nuevas rutas comerciales.

El primer viaje

En 1594 partiría del Mercury junto con tres barcos más. El consejo comunal de Amsterdam financió toda la expedición y dio la orden de partida para el 5 de junio desde la isla Frisia de Texel.

Al inicio, el encuentro con las costas de Noruega y el incremento del frío glacial obligó a los navegantes tener claves de sobrevivencia. El descubrimiento por primera vez de tres osos en las costas siberianas los cautivó y metieron uno de dichos osos a un barco, aunque el animal enloqueció y tuvieron que matarlo a alabardazos.

Prosiguieron el viaje por Nueva Zembla y dividieron las embarcaciones por rutas diferentes. El Mercury se encontró con una costa donde había 200 morsas. Los tripulantes dieron la orden de matarlas, sólo que fue muy difícil. Los colmillos de marfil que les sacaron a algunos serían considerados en el viaje de vuelta como una ganancia inesperada.

Artículo relacionado

Las otras embarcaciones encontraron el estrecho de Kara (ubicado entre la costa siberiana y la isla de Vaygash) y no prosiguieron el viaje aunque la encontraron libre de hielo porque más allá se veía grandes icebergs, pero albergaron la esperanza de que más allá se podía encontrar China.

El regreso fue celebrado con gran éxito sin importar no haber hecho todo el transcurso propuesto. Esto sirvió para que al siguiente año, el príncipe de Orange Mauricio de Nassau organizara una segunda expedición.

El segundo viaje

Esta expedición buscó centrarse en pasar el estrecho de Kara. Igualmente fue dirigida por Cornelis Corneliz Nay y el barco Mercury fue capitaneado por Barents. La larga marcha los dirigió a un grupo de hombres samoyedos con quienes hablaron pacíficamente.

Luego de dos meses el viaje se puso más tétrico. Muchos marineros murieron por los colmillos salvajes de los osos que se encontraban cada vez más en las costas. Además el frío y hielo sólido imposibilitaron esta vez avanzar más allá.

La desgracia de la expedición se debió a las grandes esperanzas de todos los inversionistas y exploradores. Llevaban gran cantidad de productos para intercambiar con los chinos y varios cronistas para detallar el viaje. La expedición fue considerada como un fracaso y el interés se perdió. No debemos olvidar que esta vez habían enviado siete barcos.

El tercer y último viaje

Barents fue elegido por el Consejo comunal de Ámsterdam para dirigir el viaje de 1596 junto con otros dos exploradores: Jacob van Heemskerk y Jan Cornelitz Rijp.

Aunque Barents tripulaba toda la exploración permitió que Rijp se fuera por su lado y eso los llevó a ir hasta las costas de Groenlandia. Después siguieron la ruta del estrecho de Kara pero de nuevo Rijp buscó irse por su lado.

Barents y Heemskerk siguieron de largo y se encontraron encerrados entre el hielo y no lograron salir. El permafrost estaba tan duro que ni siquiera lo lograron convertir en agua y tuvieron que hacer un campamento donde se proveyeron de los víveres que traían y de la carne de zorros y osos que lograron cazar para pasar el horrible invierno.

Pasar el invierno ahí no fue fácil. Muchos de los marineros perderían su vida y el escorbuto atacaría mortalmente la tripulación. En un momento de breve veraneo Barents hizo un esfuerzo para que el barco zarpara de vuelta pues se agotó su alimentación.

Tristemente Barents moriría en el viaje y su cadáver sería tirado al mar. Sus grandes descubrimientos son rememorados hasta el día de hoy y le dio la oportunidad a los Países Bajos de encontrar un gran banco de peces y marfil con el cual se beneficiaría su economía para la posterioridad.

Bibliografía
  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Willem_Barents
  2. https://literaturadeviajes.com/la-expedicion-de-willem-barents/

Imágenes: 1: literaturadeviajes.com, 2 y 3: wikipedia.org

Te puede interesar
Biografía de Juan Calvino
Juan Calvino (Noyon, Francia, 10 de julio de 1509 – Ginebra, Suiza, 27 de mayo de 1564). ...
Biografía de Nicolás Copérnico
Nicolás Copérnico (Torun, Polonia, 19 de febrero 1473 - Frauenburg, Polonia, 24 de mayo 1...
Longinus: la Lanza del Destino
Casio Longinus El centurión Cayo Casio Longinus, contaba con 25 años cuando lo dejaron a...
Biografía de José de la Cuadra
José de la Cuadra y Vargas (Guayaquil, Ecuador, 3 de septiembre de 1903 – Ibídem, 27 de f...
El primer pirata: Policrates de Samos
El momento de la tiranía Cuando Ciro el persa acabó el imperio de Creso el lidio, la pen...
Biografía de Antoine Lavoisier
Antoine-Laurent de Lavoisier (París, 26 de agosto de 1743 – 8 de mayo de 1794). Economist...
Biografía de Confucio
Confucio,  K'ung Fu-tzu, Maestro Kong o Kong Qui (estado de Lu, China 551 a.C - ibídem 47...
¿Nostradamus sí o Nostradamus no? - 2ª Parte
Los nostradamianos La fama de Nostradamus no hubiera podido llegar hasta nuestros días,...

Modificado por última vez el noviembre 9, 2022 1:56 pm

Compartir

AVISO LEGAL


Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para poder ofrecer una experiencia personalizada y ofrecer publicidades afines a sus intereses. Al hacer uso de nuestra web usted acepta en forma expresa el uso de cookies por nuestra parte... Seguir leyendo

ACERCA DEL SITIO


El pensante es una biblioteca con miles artículos en todas las áreas del conocimiento, una pequeña Wikipedia con ejemplos, ensayos, resumen de obras literarias, así como de curiosidades y las cosas más insólitas del mundo.

DERECHOS DE AUTOR


Todos los derechos reservados. Sólo se autoriza la publicación de texto en pequeños fragmentos siempre que se cite la fuente. No se permite utilizar el contenido para conversión a archivos multimedia (audio, video, etc.)

© 2024 El Pensante