Cornelis Drebbel y el primer submarino de la Historia

Submarino

Cuando hablamos de submarinos, lo primero que se viene la cabeza de muchas personas son los poderosos submarinos nucleares de la Guerra Fría, diseñados para llevar consigo ojivas capaces de alcanzar ciudades enemigas, o los pequeños submarinos usados en la exploración de las profundidades oceánicas.

Pero si nos vamos atrás en el tiempo la mayor parte de las personas realmente no sabe de dónde salió el primer submarino. Algunos mencionarán los U-Boats usados por Alemania en la Primera Guerra Mundial. Otros, el sumergible artesanal con el que los confederados trataron de burlar el bloqueo de la Unión durante la Guerra de Secesión. Pocos, suponemos, se atreverían a ir mucho más atrás.

Pero lo cierto es que el primer submarino de la historia se fabricó mucho antes de lo que la mayoría de personas imaginaría.

Cornelis Drebbel y el primer submarino

Cornelis Drebbel fue un ingeniero e inventor holandés famoso por sus aportes al campo de la óptica. Sin embargo, además de los lentes el holandés era bastante hábil en la construcción de botes y en un momento temprano de su carrera comenzó a pensar en la posibilidad de construir uno que pudiese navegar por debajo del agua.

Se encontraba en aquel periodo al servicio de la Real Marina, en aquellos tiempos la fuerza naval más poderosa del mundo. Los británicos, cómo no, estaban interesados en mantenerse adelantados en temas de tecnologías militares y por ello invertían considerables recursos en posibles armas novedosas.

Drebbel comenzó la fabricación del primer submarino en la segunda década del siglo XVII, y mostró su primer prototipo en el año de 1620. Se trataba de un barco de madera completamente cerrado y sellado con cuero, con snorkels en la parte superior para comunicarlo con el exterior. Algunas fuentes indican que el ingeniero podría haber utilizado un químico conocido como nitrato de potasio para obtener oxígeno en el ambiente cerrado del interior del submarino.

En cualquier caso, lo cierto es que se construyeron tres prototipos, el último de los cuales superaban tamaño de los otros dos y podía cargar 16 pasajeros de los cuales 12 se encargaban de la locomoción. De acuerdo con las fuentes de la época este submarino era capaz de moverse bajo el agua a lenta velocidad, pero podía mantenerse sumergido por más de tres horas a una profundidad constante de unos cinco metros.

Incluso, se dice que el rey Jaime I viajó en uno de estos dispositivos en el año 1626.

Cuestionamientos a la historia

Si bien se sabe que Drebbel tenía acceso a nitrato de potasio, y que este compuesto en teoría podría generar el oxígeno necesario para mantener una tripulación, lo cierto es que en aquel momento la química detrás de este proceso era desconocida y manejarlo con la precisión actual hubiese sido muy difícil.

Como es difícil que un par de tubos brinden suficiente aire a una tripulación de 16 personas algunos han cuestionado que el submarino fuese en verdad un submarino y suponen que se trataba más bien de un sumergible, un dispositivo capas de estar mayormente bajo el agua, pero no completamente. El hecho de que la Real Marina no haya optado por usar esa tecnología también genera sospechas, aunque es cierto que no habría submarinos militares viables por al menos 200 años más.

En cualquier caso, el submarino de Drebbel es el primer registro de uno de estos aparatos en funcionamiento y un intento muy temprano de conquistar las profundidades como territorio de guerra.

Fuentes:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Cornelis_Drebbel#Submarine
  2. https://newatlas.com/go/3715/
  3. https://ussnautilus.org/blog/drebbel-and-the-rowboat-submarine/#_ftn1

Imágenes: 1: edamer0010.wordpress.com, 2: wikipedia.org.

Cornelis Drebbel y el primer submarino de la Historia

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar