Ejemplos de Aísmo

A pesar de no haber encontrado su definición en el portal de la Real Academia Española de la Lengua, varias páginas de la red dedicadas al estudio de la Gramática coinciden en señalar al “Aísmo” como un vicio idiomático consistente en usar de forma inadecuada la preposición “a” cuando la preposición requerida es otra, o simplemente cuando el verbo no es de régimen preposicional.

Igualmente, estas páginas especializadas indican que es un vicio presente sobre todo en el habla oral y el registro informal, relacionado con hablantes de bajo nivel cultural, por lo que a medida que nos acercamos a la norma, su uso va desapareciendo. No obstante –de acuerdo a ciertas afirmaciones hechas en los artículos de internet sobre este fenómeno lingüístico- su uso pasa desapercibido, y se puede encontrar incluso en hablantes cultos. Es decir, está tan arraigado al terreno del uso, que el hablante difícilmente logra identificarlo como un error.

En esta ocasión queremos presentar algunos de los casos de “aísmo” más comunes, así como el contraste con su forma correcta, a fin de que el hablante entienda el porqué de una forma sobre otra. A continuación entonces algunos casos de aísmo:

Usar la preposición “a” en lugar de la adecuada

En estos casos vemos que el aísmo se produce porque el hablante hace una escogencia errada de la preposición que el verbo o la locución que ha decidido usar requieren. Es decir que equivocadamente usa la preposición “a” en lugar de otras como “con” o “por”, dando formas que a pesar de ser entendibles, no son gramaticalmente correctas. Por ejemplo:

Incorrecto: De acuerdo a

Correcto: De acuerdo con

Podemos ver entonces que la preposición correcta, correspondiente a esta locución es “con”, a fin de originar formas como “Estoy de acuerdo con vender la casa” o “Jaime nunca estuvo de acuerdo con cambiar de dirección”. Sin embargo, algunos hablantes cometen el error de usar la preposición “a” en lugar de “con”, encontrando expresiones incorrectas como “De acuerdo a lo visto en la clase anterior”, cuando la forma gramaticalmente correcta sería “De acuerdo con lo visto en la clase anterior».

Incorrecto: Conforme a

Correcto: Conforme con

Igualmente encontramos el caso de esta otra locución, donde nuevamente se emplea de forma errónea la preposición “a” en lugar de la preposición “con”. En este caso, vemos tanto en registros orales como escritos algunos hablantes que emiten expresiones incorrectas como “El cheque salió conforme a lo acordado”, cuando la forma correcta sería “el cheque salió conforme con lo que habíamos acordado. Otro ejemplo del uso incorrecto de la preposición “a” en esta locución podría ser “Conforme a lo visto con anterioridad, hemos resuelto no suspender las actividades”, en lugar de su forma correcta “Conforme con lo visto anteriormente, hemos resuelto no suspender las actividades”.

Incorrecto: en relación a

Correcto: en relación con

Otro caso muy común en relación al uso inadecuado de la preposición “a” se da con respecto a esta locución. En este sentido es bastante regular encontrar –tanto en registros orales como escritos, sin importar el nivel cultural- formas como “Empezaré a contar los hechos ocurridos en relación a la compra de esta propiedad”, en vez de usar la forma correcta, la cual sería “Empezaré a contar los hechos ocurridos en relación con la compra de esta propiedad.

Incorrecto: Acto a realizarse

Correcto: Acto por realizarse

Igualmente, sobre todo en textos oficiales de algunas instituciones públicas, es bastante común encontrarse con el uso incorrecto de la preposición “a” en lugar de la preposición “por” en la locución “Acto por realizarse”. De esta forma podemos encontrar textos como “Invitamos a la comunidad de Usme al Acto Cultural a realizarse el 15 de agosto…” cuando, gramaticalmente hablando, la forma correcta de este texto sería: “invitamos a la comunidad de Usme al Acto Cultural por realizarse el 15 de agosto”. Esta forma también es equivalente para las formas “Evento por realizarse”, “Reunión por realizarse”, etc.

Uso de la preposición “a” cuando la forma no lo requiere

El aísmo también puede ocurrir cuando el hablante usa la preposición “a” en una oración que no requiere esa ni ninguna otra preposición, es decir, que la incorpora a pesar de que ninguna de las categorías gramaticales la requieran, haciendo que sobre. No obstante, las formas incorrectas generadas por este tipo de aísmo se han vuelto tan populares que muy pocos hablantes pueden identificarlas como un error gramatical. Por ejemplo:

Incorrecto: Vamos a por ellos

Correcto: Vamos por ellos

Esta expresión, tan común en el habla popular de España, es un buen ejemplo de expresiones con aísmo en las cuales los hablantes no ven ningún tipo de error, pues forma parte de su uso cotidiano. No obstante, si analizamos esta oración en términos gramaticales podemos ver que en realidad la preposición “a” no cumple ninguna función dentro de la oración, es decir, sobra. En este caso “Vamos” sería el verbo de la oración, usado en tercera persona del plural, tiempo presente; “por” cumpliría la función de preposición haciendo junto al pronombre personal “ellos” el complemento directo de la oración. Visto así se puede comprobar que la preposición “a” compite con la preposición “por” y en realidad no cabe en la oración, teniendo que la forma correcta es “vamos por ellos”.

Así mismo tenemos otras expresiones donde la preposición “a” es agregada cuando no se requiere. Por ejemplo: De arriba abajo (incorrecta) / De arriaba abajo (correcta); Visité a Roma (incorrecta) / Visité Roma (correcta) o Encontrar a ese dato (incorrecta) / Encontrar ese dato (correcta).

Uso indistinto de la preposición “a”

Sin embargo existen expresiones que a pesar de no llevar la preposición “a” dentro de su composición, admiten su uso, sin que esto conlleve un error gramatical, es decir sin que se produzca un caso de aísmo. Por ejemplo:

Forma apegada a la norma: Vengo a hablarte con respecto de la reunión programada para mañana

Forma apegada al uso: Vengo a hablarte con respecto a la reunión programada para mañana

A pesar de que la norma dicta que la locución correcta es “respecto de”, los hablante prefieren la expresión “respecto a”, la cual incluso es más frecuente en el uso, sin que estemos en presencia de un “aísmo”, que conlleve un error gramatical. Este mismo caso lo encontramos con la forma “en torno de” y “en torno a”.

Fuente de imagen: ucvinfantilgrupos.blogspot.com

Ejemplos de Aísmo
Source: Ejemplos   Idiomas y lenguaje  
noviembre 17, 2015
loading...

Ver más Artículo al azar