Ejemplos de oración pasiva analítica

De acuerdo a lo que señalan las distintas fuentes, las Oraciones pasivas analíticas constituyen uno de los dos grupos de oraciones, en los que pueden clasificarse las oraciones pasivas. Sin embargo, antes de abordar una exposición sobre los distintos ejemplos que puede haber de ellas en el Español, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entenderlas en su justo contexto.

Definiciones fundamentales

Por consiguiente,  también se tomará la decisión de delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: Oración, Oraciones pasivas y Oraciones pasivas analíticas, por encontrarse directamente relacionadas con las definiciones que se abordarán posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

La oración

De esta manera, podrá comenzarse por decir que la Oración ha sido señalada como una de las principales estructuras sintácticas, que existen en las lenguas naturales, al menos las estudiadas hasta ahora. Sin embargo, para tener una visión mucho más precisa sobre esta estructura, quizás sea necesario también revisar las principales definiciones que han aportado sobre ella, las diferentes disciplinas lingüísticas.

En este sentido, se tendrá por ejemplo, que la Semántica –disciplina que se encarga de estudiar los significados- ha explicado la Oración como la mínima estructura sintáctica, capaz de transmitir un mensaje, y que cuenta con independencia sintáctica, es decir, que no requiere de otra estructura para transmitir un mensaje.

Por otro lado, la Sintaxis –materia que se encarga de estudiar las partículas lingüísticas según su función y posición- considera que la Oración es una estructura independiente, que se encuentra conformada por la unión de un Sujeto, el cual realiza o recibe una acción, y un Predicado, estructura esta en donde se expresa la acción que el sujeto hace o recibe.

Oración pasiva

En segundo lugar, se pasará revista sobre el concepto de Oración pasiva, la cual ha sido explicada entonces como uno de los dos tipos de oraciones que existen, según la clase de sujeto que ellas tengan.

Así mismo, la Semántica ha señalado que la Oración pasiva es aquella que se caracteriza por contar con la presencia de un sujeto que recibe la acción que ejecuta un agente, es decir, que no realiza la acción, sino que la sufre.

La oración pasiva es clasificada en dos distintos tipos: Oración pasiva analítica y Oración pasiva refleja, cuya principal diferencia tiene que ver directamente con su estructura sintética.

Oración pasiva analítica

Finalmente, también se abordará una explicación sobre la Oración pasiva analítica, la cual es entendida entonces como una de las dos distintas clases de oraciones pasivas que existen en las lenguas naturales. Este tipo de oración recibe también el nombre de Oración pasiva perifrástica.  

De forma mucho más específica, la Oración pasiva analítica se caracteriza tener un sujeto que recibe la acción, ejecutada por un complemento agente, y además responder a la siguiente estructura sintáctica:

Verbo ser o estar + participio + preposición por + complemento agente

En este tipo de oraciones, el complemento agente, es decir, el agente que realiza la acción, que recae sobre el sujeto paciente, toda vez que aparezca en la oración, es introducido siempre gracias a la preposición “por”.

Ejemplos de oraciones pasivas analíticas

Toda vez se han revisado estas explicaciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una exposición sobre los distintos ejemplos que pueden encontrarse en la lengua española sobre la Oración pasiva analítica. A continuación, las siguientes estructuras:

El libro es leído por Joaquín → en este ejemplo se puede ver cómo hay un sujeto paciente “el libro”, que recibe la acción de ser “leído”. Además existe un Complemento agente, que es introducido a la oración gracias a la preposición “por”.

El almuerzo es comido por los niños → en esta oración igualmente se ve cómo el sujeto paciente recibe una acción de un complemento agente, introducido a la oración con la preposición “por”. En este sentido, esta oración puede ser identificada como una Oración Pasiva analítica.  

La casa es vendida → por su parte, en esta estructura, puede encontrarse un sujeto paciente, “la casa”, la cual recibe una acción específica “es vendida”. Sin embargo, en esta oración se ha suprimido el complemento agente, el cual se sobreentiende, o simplemente no se señala. No obstante, pese a no contar con un Complemento agente, esta oración puede ser identificada como una Oración Pasiva analítica.

El vídeo es bajado por el programa → así mismo, en esta oración se ve que existe una sujeto paciente, el cual se encuentra constituido por el sintagma “el vídeo”, el cual recibe una acción, conformada por la unión del verbo ser más un participio “es bajado”. Finalmente, en la estructura sintáctica, se puede ver el sintagma preposicional “por el programa”, el cual se constituye como complemento agente. Al tener esta estructura entonces puede considerarse como una Oración Pasiva Analítica.

El avión es tripulado por el piloto → finalmente, esta estructura también puede ser tomada como un ejemplo de oración pasiva analítica, puesto que cuenta con un sujeto paciente, un complemento agente y una estructura conformada por un Sujeto paciente + verbo ser y participio + preposición por + complemento agente.

Imagen: pixabay.com

Ejemplos de oración pasiva analítica

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar