El uso de la s (reglas ortográficas)

Es probable que lo más conveniente, antes de avanzar sobre los distintos usos y normas, establecidas por la Real Academia Española de la Lengua, en referencia a la letra “s”, sea revisar de forma breve la propia definición de esta letra, así como algunos aspectos sobre su pronunciación, a fin de entender la existencia de las diversas reglas ortográficas, en su contexto preciso.

La letra “s”

Por consiguiente, será necesario comenzar por decir que la letra “s” puede ser considerada como una consonante, la cual ocupa dentro del alfabeto en Español el puesto vigésimo. De acuerdo a la Filología, la letra “s” puede considerarse como descendiente o derivada de la letra griega sigma. Dentro del inventario fonológico del Español, esta letra es considerada como el signo gráfico con el cual se representa un sonido fricativo. Con respecto a su nombre, la letra “s” responderá al sustantivo “ese”.

Confusiones respecto a la letra “s”

Sin embargo, en algunos casos los hablantes de algunas zonas del Español pueden sentirse confundidos, respecto a las palabras que deben ser escritas o no con la letra “s”. Esta situación ocurre básicamente por dos razones:

  • La primera de ellas, tendrá lugar en las zonas lingüísticas del Español consideradas como seseantes, en donde el sonido de las letras “c” y “z”, en principio correspondiente a fonemas interdentales sordos, se produzcan como fricativos, idénticos a la letra “s”, por lo que a la hora de escribir no habrá ningún rasgos fonético, que sirva al hablante como guía para saber cuál es la letra que corresponde a cada forma.
  • Por otro lado, existirán también zonas ceceantes, en donde el hablante del Español procurará pronunciar los sonidos de la “s”, la “c” y la “z” como interdentales sordos, sin que exista igualmente ningún tipo de distinción entre estas letras, lo que dejará nuevamente sin guía a estos hablantes para saber, solamente por medio de la pronunciación qué letra corresponde a cada palabra.

Ante esta situación, el único auxilio de los hablantes, tanto seseantes como ceceantes, será la Ortografía promulgada por la Real Academia Española de la Lengua en cuanto a los casos en donde debe ser usada cada una de ellas, dentro de las palabras pertenecientes al Español.

Reglas ortográficas de la “s”

En este sentido, se puede decir entonces que las normas promulgadas por la Real Academia Española de la Lengua, en cuanto al uso correcto de la letra “s” en el Español son los siguientes:

  • En primer lugar, la máxima institución de la Lengua señala que dentro del Español todos aquellos adjetivos que cuenten con la terminación –oso y –osa deberán escribirse con la letra “s”. Por ejemplo: meticuloso, misterioso, frondoso, talentoso, penumbroso, juiciosa, preciosa, hermosa, vergonzosa, silenciosa. Esta regla tendrá como excepción las formas correspondientes a mozo, moza y carroza.
  • Por otro lado, la Academia también señala que en el Español es menester escribir con la letra “s” todas aquellas palabras, clasificadas por la Gramática como adjetivos y sustantivos, que tengan como particularidad contar con la terminación –esco y –esca. Por ejemplo: fresco, grotesco, faunesco, ratonesco, novelesco, pesca, fresca, dantesca, libresca, burlesca.
  • Así también se escribirán con “s” aquellos sustantivos que se originen de verbos cuya terminación sea “sar”, y que dentro de ellos no contengan la sílaba “sa”. Por ejemplo: confesión (por confesar) o expulsión (por expulsar). Este tipo de sustantivos se establecen como excepción de las reglas ortográficas con respecto al uso de la letra “c”, en donde se escriben con “c” todos los sustantivos originados de verbos que cuenten con la terminación –ar, como por ejemplo concentración (por concentrar).
  • Finalmente, la Real Academia Española de la Lengua, a través de su Ortografía, indica que se deberán escribir con letra “s” todas aquellas formas sustantivas procedentes de verbos terminados en –der, -dir, -ter, -tir, que no contienen en su forma las letras “d” o “t”. Por ejemplo, la palabra alusión, la cual proviene del verbo aludir, pero que en su forma sustantiva “alusión” no se encuentran presente entonces ni la letra “d” ni la letra “t”.

Imagen: pixabay.com

El uso de la s (reglas ortográficas)

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar