Ensaladas a base de limón

Uno de los elementos de mayor uso en el mundo de las ensaladas es el limón, pues combina perfectamente con otros aderezos, además de aportar a estos platos un delicioso y fresco sabor. Sin embargo, antes de exponer algunas de las recetas que se pueden preparar con esta fruta cítrica, se revisarán algunos aspectos sobre su naturaleza y origen.

El limón

Por consiguiente, se puede señalar que el limón es explicado, por las distintas fuentes especializadas, como una fruta cítrica, que responde al nombre de Citrus x limón. Además, según señalan los biólogos, el limón puede ser considerado también como un fruto híbrido, el cual surgió gracias al cruce del Naranjo amargo (C. auramtium) y Limón francés (C. medica). No obstante, hay científicos que consideran que los padres del limón pueden ser otros cítricos.  

Origen del limón

Con respecto al origen del limón, los expertos en el tema han señalado que el limón puede considerarse como un híbrido, surgido en el continente asiático, específicamente en la India, en la región de Assam, ubicada también al norte de China y Birmania.

Uno de los datos más relevantes de la Historia del limón en el mundo es el tiempo que demoró en llegar a Occidente, al punto que las dos grandes civilizaciones antiguas del mundo clásico, los griegos y los romanos, no conocieron el limón. Serían entonces los árabes los responsables de introducir este cítrico en Europa, a raíz de la invasión a la Península ibérica.

En el continente europeo, el limón encontraría condiciones favorables, sobre todo en el litoral mediterráneo, lo que haría que prosperara de forma importante. Posteriormente, serían los españoles los responsables de llevar el limón hasta América, lo cual ocurrió durante el proceso de conquista. De igual forma, en el nuevo mundo, el Limón se adaptó bastante bien, siendo producido desde entonces en estas tierras.

Características del limón

Así mismo, el limón puede ser descrito, básicamente, como el fruto del árbol conocido a su vez como limonero, el cual se caracteriza por ser un árbol de abundante ramaje, copa ancha y tener una corteza, en donde pueden verse fuertes espinas. Otra de sus características es ser un árbol perenne.

En cuanto a sus flores, las del limonero reciben el nombre de flores de azahar, y se caracterizan por tener un color blanco y unos cinco pétalos, así como un agradable perfume. Por su lado, el limón se distingue por tener una piel que va de rugosa a lisa, y que oscila entre los colores amarillo y verde. Igualmente, cuenta con un endocarpio, que puede ser dividido hasta en 18 gajos, en los que están presentes las semillas de la fruta.

Ensaladas a base de limón

Habiendo revisado entonces algunas de las principales características del limón, puede que se entienda un poco más en contexto la transcendencia cultural del uso de esta fruta en occidente, así como por qué sus características la convierten en una opción ganadora a la hora de aportar frescura y perfume a un plato.

En este sentido, puede que una de las recetas que más se beneficien entonces del uso del limón sean las ensaladas, pues su sabor hace que estas resulten frescas y deliciosas. A continuación, algunos ejemplos de ensaladas que pueden hacerse usando limón como base de aderezos:

Ensalada de frutas dulce con limón

Una de las combinaciones más deliciosas es aquella que mezcla el sabor de las frutas dulces y el cítrico del limón, pues crea un contraste que resulta inolvidable para el paladar.

Para prepararla, se necesitarán los siguientes ingredientes: una (1) taza de azúcar blanca / dos (2) cucharadas de zumo de limón / una (1) rama de canela / un cuarto ( ¼ ) de yerbabuena fresca / cuatro (4) mangos / cuatro (4) duraznos / media ( ½ ) taza de agua / tres (3) tiras de cáscara de limón / una (1) libra de frambuesas frescas / cuatro (4) manzanas rojas.

Toda vez que se tengan todos estos ingredientes a disposición, se procederá entonces a tomar una olla, y llevarla al fuego. En ella entonces se colocará el agua, las cáscaras de limón, dos (2) cucharadas de jugo de limón y la canela. Se le permite que hierva. Cuando esto haya pasado, se le baja el fuego, y se le permite entonces cocinar por unos diez minutos. Se baja del fuego, se le permite enfriarse a temperatura ambiente.

Luego, a la preparación se le saca la canela y la piel de limón, se cuela, y se lleva a la heladera por una hora. La idea es crear un almíbar. Cuando esto haya sucedido, se toma una ensaladera, se colocan las frutas peladas y troceadas, se coloca también la yerbabuena picada finamente, se agregan dos cucharadas de zumo de limón y por último se baña la ensalada con el almíbar que se ha preparado.

Esta ensalada puede ser una forma deliciosa de comenzar el día, y sobre todo de introducir a los niños al mundo de las frutas. Por ende, puede ser una opción ideal para un cumpleaños, o un viaje al parque, puesto que por su gran sabor y frescura resulta perfecta para mantener hidratados y con energía a los más pequeños de la casa.

Ensalada de piña, espinaca y lechuga

Por igual, el limón puede servir para hacer un rico aderezo, que resulte delicioso en ensaladas de hojas verdes, en el que se incluya alguna otra fruta cítrica. Un ejemplo es esta ensalada, en donde se combina lo delicioso de la piña, el limón y la frescura de la espinaca y la lechuga.

Para prepararla, serán necesarios los siguientes ingredientes: dos (2) rodajas de piña madura / cuatro (4) hojas de espinaca / cuatro (4) hojas de lechuga / un (1) pepino / un (1) puñado de cilantro / ajo en polvo / una (1) pizca de jengibre / aceite de oliva / una (1) cucharada de salsa de soya / una (1) cucharada de jugo de limón / sal al gusto.

Cuando se tengan todos los ingredientes a disposición, y después de haber lavado y desinfectado cada una de las hojas con un poquito de vinagre, se tomará una ensaladera, y en ella, se colocará la espinaca, cortada en tiras; la lechuga, troceada de forma rústica; el pepino, cortado en cuadros pequeños; el cilantro, finamente cortado; y la piña, cortada en pequeños trozos.

En un recipiente aparte, se colocarán tres (3) cucharadas de aceite de oliva, la salsa de soya, la sal, el jengibre, el ajo y por supuesto el jugo de limón. Se mezclan enérgicamente, hasta lograr una preparación homogénea, y con ella se baña la ensalada. Se mezcla bien, y se sirve. Esta ensalada puede ser usada para acompañar carnes y pollo.

Ensalada de frutas, vegetales y limón

Por último, también se expondrá esta receta, que usa el limón para integrar los dulces sabores de las frutas y el frescor de los vegetales.

Al momento de prepararla, será necesario tener a disposición los siguientes ingredientes: tres (3) hojas espinaca fresca / tres (3) hojas de lechuga romana / tres (3) hojas de lechuga morada / doce (12) fresas / una (1) manzana roja o verde, según la preferencia / una (1) hoja de repollo.

Así mismo, para el aderezo, se deberá tomar un envase, y se mezclarán las cuatro (4) cucharadas de miel / cuatro (4) cucharadas de zumo de limón / medio ( ½ ) pocillo de yogurt natural. Se mezclan los ingredientes enérgicamente, hasta obtener una preparación homogénea, y se guarda aparte. 

Es importante tomar en cuenta que, al momento de hacer el aderezo, se comienza mezclando el limón con la miel, y solo cuando estén totalmente integrado es que se agrega el yogurt, pues esto evitará que este producto lácteo se corte con el ácido del limón.

Se toman entonces las hojas, que se usarán en la ensalada, se lavan con abundante agua, se trocean de forma rústica con la mano, y se sumergen al menos durante unos veinte minutos en agua con vinagre.

Transcurrido este tiempo, se toman las hojas, se escurren, se lavan de nuevo para sacar el exceso de vinagre, y se llevan a la ensaladera. Por otro lado, se toman las fresas, que también es bueno lavarlas de forma anterior con agua y vinagre, para neutralizar los rastros pesticidas que puedan tener, y se cortan en finas lonjas.

Igualmente, se toma la manzana, se lava bien, y se corta en trozos pequeños, los cuales pueden ser finas lonjas, o cuadraditos, de acuerdo a la textura que se desea tenga la ensalada. Cuando todos los ingredientes estén dispuestos, se toma el aderezo que se ha preparado, y se baña la ensalada.

Un toque delicado y de gran textura para esta ensalada puede ser el agregar por último dos cucharadas de semillas de chía, o incluso de ajonjolí para ensaladas. Cuando todo esté dispuesto, se procede entonces a mezclar la preparación.

Esta ensalada resulta ideal tanto para carnes rojas, como pollo o incluso pescado, pues sus sabores combinan a la perfección con toques salados o dulces, por lo que estas carnes en realidad pueden tener cualquier tipo de salsa. Algunas personas prefieren no agregar las semillas antes de mezclar la ensalada, sino por último como un topping. 

Imagen: pixabay.com

Ensaladas a base de limón

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar