Frases de cercanía

Quizás lo mejor, antes de abordar una exposición sobre algunas de las frases más célebres de la Historia sobre la Cercanía, puede que lo mejor sea revisar de forma previa la propia definición de esta situación física y espiritual.

Definición de Cercanía

En este sentido, puede que una forma bastante prudente y objetiva de acercarse al concepto de Cercanía, sea teniendo en cuenta la definición que ha dado sobre esta situación la propia Real Academia Española de la Lengua, institución esta que le ha deparado a esta palabra una entrada en su Diccionario, la cual cuenta con dos acepciones, y en donde es explicada de la siguiente manera:

  1. f. Cualidad de cercano.
  2. f. Lugar cercano o circundante.

Por consiguiente lo que esté en las Cercanía es algo que se encuentra Cercano, es decir, próximo o contiguo, bien porque está en el mismo espacio, o porque está pronto a suceder, ya que, en el Español, la palabra Cercanía sirve para definir la situación espacio-tiempo de entidades tanto concretas como abstractas.

Así mismo, en esta lengua, la Cercanía no sólo es usada para anunciar objetos o hechos de la cotidianidad, sino que corresponde a una situación también filosófica e incluso poética, a través de la cual se puede denunciar la proximidad de la Vida, la Muerte, la Suerte o el Amor, de ahí que esta palabra tenga relevancia, puesto que ante la “cercanía” o distancia del humano ante estas situaciones o vivencias, el corazón se conmueve.

Frases célebres de Cercanía

Tal vez por esto, algunos de los más grandes pensadores se han dado en su momento la oportunidad de reflexionar sobre la relevancia que tiene para el ser humano el estar cerca o lejos de alguien amado, o incluso de otras circunstancias de la vida. A continuación, algunas de las frases más relevantes sobre la Cercanía:

Miguel Delibes (1920-2010)

Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales.

Una de las circunstancias que más teme el humano tener cerca es la Muerte, pues significa el fin de su identidad o historia. No obstante, la conciencia de ella, o incluso la propia cercanía hace que en el individuo se active poderosamente el poder de la reflexión, incluso si el viaje que lo acerca a la muerte no tiene retorno.

No obstante, no todos los Humanos que vuelvan sus ojos hacia sí, en un momento crucial, pueden encontrar situaciones que los enorgullezcan. Un ejemplo sobre esto lo constituye esta frase de Miguel Delibes, escritor español del siglo XX, quien resaltaba la gran vanidad que colma el alma humana, al punto de ser casi lo único que encontrará el individuo al volver sus ojos sobre sí cuando el último momento se acerque. Por igual, Delibes resalta que a diferencia de los vivos, que creen no conocen el gran valor de la vida, los muertos la tienen más clara, quizás porque sí entienden la gran oportunidad que los vivos pierden cada día.

Martin Heidegger (1889 – 1976)

El hombre actual ha superado las distancias, pero no sabe crear auténtica cercanía.

Otro de los aspectos alrededor de los cuales ronda el concepto de Cercanía es la relación del humano con su semejante. De esta manera, al ser seres naturalmente sociales, resulta extraño, sobre todo para el hombre moderno, el ver cómo la tecnología ha ido aislando al ser humano, al punto de llevarlo a las puertas de la Soledad.

Por ende, no es de extrañar que algunos de los filósofos más importantes hayan tomado un momento para reflexionar sobre esto, sobre todo sobre la paradoja de la Soledad moderna, en la cual el hombre tiene a su alcance los medios (de comunicación y transporte) para ir hacia sus semejantes, y sin embargo no sabe cómo dirigir sus pasos hacia ellos, o se conforma con construir relaciones superficiales, que no reflejan verdadera cercanía entre unos y otros.

Un ejemplo de esto lo constituye la frase de Heidegger, uno de los filósofos más importantes del siglo XX, y para quien resultaba irónico cómo el hombre había dedicado siglos de su evolución en conseguir salvar las distancias físicas, pero no las espirituales, pues todavía no aprendía, o no lograba recordar, cómo establecer verdadera cercanía con sus otros.

Sonia Iris Menéndez

Decidir que valen más las distancias honestas que las cercanías hipócritas.

Sin embargo, y pese a que casi por unanimidad los Humanistas señalan que lo mejor para el Hombre es permanecer en cercanía a sus semejantes, en los tiempos modernos se cuestiona si en realidad se debe estar cerca de todos los seres, o si es mejor evitar a algunos, en específico.

Un ejemplo de esto lo constituye esta frase de la escritora argentina del siglo XXI, Sonia Iris Menéndez, para quien habría que diferenciar siempre entre cercanías buenas y cercanías malas. De esta manera, para esta mujer de Letras, en ocasiones es mejor estar solo, cuando los que quieren acercarse no lo hacen desde la sinceridad. Por ende, es mejor saber que quienes están lejos al menos son sinceros en su deseo, que no darse cuenta de cómo el que se cree cercano, en realidad persigue otros intereses con su situación, más allá de la compañía.

Víctor Borge (1909-2000)

La risa es la distancia más cercana entre dos personas.

Así también, uno de los temas más discutidos a la hora de hablar sobe la Cercanía que debe existir, o que debe propiciar un ser humano con sus prójimos, es el cómo debe construirse esta situación de proximidad. Algunos pensadores han hablado de valores como la solidaridad, la paciencia o la amistad. No obstante, para otros parece que el puente entre dos seres humanos es mucho más inmediato, visual y antiguo: la sonrisa.

Un ejemplo de esta corriente de pensamiento lo deja en evidencia el pianista y cómico danés Víctor Borge, para quien la sonrisa era la distancia más corta entre dos personas. Por ende, se infiere entonces que la tarjeta de presentación que permite en ocasiones que un humano le abra la puerta de su vida a otro es la sonrisa.

Miguel de Cervantes (1547 – 1616)

Tanto más fatiga el bien deseado cuanto más cerca está la esperanza de poseerlo.

De igual forma, la Vida puede ser vista también como un camino que va llevando al humano a través de ciertas vivencias. Empero, en ocasiones puede convertirse también en una carrera acelerada del individuo por poseer o conseguir objetos materiales o situaciones específicas.

Pese a que este impulso del hombre por hacerse con cosas positivas para su vida, puede mantenerlo en movimiento, también puede generarle estrés y ansiedad. Una descripción propicia de cómo esto puede afectar la estabilidad del humano es esta frase de Cervantes, escritor español que señalaba cómo se puede llenar de ansiedad la copa del hombre que ve la cercanía de conseguir los deseos fabricados por sus ambiciones.

Ernesto Sábato (1911 – 2011)

Y entonces, habiendo sido privados de la cercanía de un abrazo o de una mesa compartida, nos quedarán “los medios de comunicación”.

Otro filósofo moderno que ha hablado sobre cómo las tecnologías de la comunicación han venido transformando los vínculos humanos, al punto de hacer que las personas no tengan que estar cerca para comunicarse es Ernesto Sábato, intelectual argentino, del siglo XX, quien señalaba cómo la oportunidad de poder hablar con los seres queridos por un teléfono, o cualquier otro medio de comunicación, iba mellando el encuentro y el vínculo persona a persona, quizás dando la sensación de una cercanía que no es tal, pues un mensaje de texto jamás podrá suplantar un abrazo.

Napoleón Bonaparte (1769 – 1821)

En la guerra como en el amor, para acabar es necesario verse de cerca.

De hecho, tal como lo señalara el emperador francés del siglo XVIII, Napoleón Bonaparte, hay situaciones humanas que sólo pueden sucederse en la cercanía. De esta forma, en su momento, este célebre personaje histórico comentaba cómo para el enfrentamiento, como para la caricia, los humanos debían estar cerca, frase esta que quizás promulgaba para sentar su posición en contra de las distancias humanas.

William Shakespeare (1564 – 1616)

Quien se eleva demasiado cerca del sol con alas de oro las funde.

En otro orden de ideas, y aun cuando los filósofos y pensadores alaban la cercanía entre las personas, también han advertido fervientemente sobre la necesidad de decidir bien hacia qué se quiere acercar, pues en ocasiones no es tan propicia la cercanía como la distancia y la prudencia.

Un ejemplo de este tipo de consejo lo constituye esta frase de William Shakespeare, escritor británico para quien estar demasiado cerca del Sol, podría en ocasiones llevar al humano a seguir la suerte de Ícaro, personaje de la mitología griega, quien decidió volar muy cerca del sol con alas de cera, que ante el calor del Astro rey, se derritieron, precipitándolo a su muerte. Por ende, pretende estar cerca de lo que se ambiciona, en ocasiones podría conducir al desastre, de ahí que se deba tener especial cuidado en la elección de aquello que se quiere ambicionar o poseer.

Imagen: pixabay.com

Frases de cercanía

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar