Frases del Dr. House

Ampliar este tema:

Conocida en Latinoamérica como Dr. House (aunque en España fue llamada simplemente House, y en inglés House M.D) esta serie televisiva del canal FOX alcanzó los más altos puntajes de audiencia durante sus ocho años de duración, tiempo en el cual su personaje principal (interpretado por Hugh Laurie) se instauró como referente popular del sarcasmo y la ironía.

El argumento principal de la serie coloca a una junta médica, presidida por el Dr. House, quienes conforman la unidad de diagnóstico de enfermedades extrañas del Hospital Universitario de Princeton-Plainsboro. Durante su desarrollo podemos ver a un excéntrico médico, cuya vida personal se encuentra en crisis, el cual deambula por los pasillos de este ficticio hospital derrochando mal humor, actitudes extravagantes y frases sarcásticas, las cuales dirige hacia sus colegas y pacientes. No obstante, constituye una eminencia de la medicina, logrando siempre salvar a tiempo la vida de los enfermos a su cargo, pues lograr dar con el diagnóstico adecuado.

Su estilo es tan único y sus frases tan impactantemente irónicas que a lo largo de estos años se han convertido en una verdadera tendencia en la red, donde cientos de fanáticos de esta serie las consultan y hasta se apropian de ellas en su lenguaje diario. En esta ocasión queremos entonces compartir algunas de las frases más famosas sobre este personaje televisivo, conocido como Dr. House:

Sobre la mentira

Todo el mundo miente, la única variable es el por qué

Cónsono con lo que podría relacionarse con los estatutos básicos de la Filosofía de la Sospecha, este personaje siempre coloca al tamiz de la duda las primeras declaraciones de sus pacientes. Tratando de establecer los hábitos de sus enfermos, consciente de que en ellos tal vez reside lo que los condujo a enfermarse, el Dr. House considera que todos en la vida mentimos, y que lo único que varía de mentira en mentira son las razones que nos mueven a tejerlas. Así, con todas las afirmaciones en suspensión, este personaje logra la objetividad necesaria que le permite resolver los enigmas médicos que se le colocan en frente cada capítulo de la serie.

Nunca pregunto por qué los pacientes mienten, sólo asumo que lo hacen.

En el mismo sentido que la frase anterior, este personaje –interpretado magistralmente por el actor Hugh Laurie- asume desde una posición incrédula que a primera instancia sus pacientes mienten a la hora de declarar sobre sus costumbre o últimas horas, por lo que en ningún capítulo de esta trama parece tomar en cuenta los testimonio brindados por los enfermos, basándose simplemente en lo que la ciencia –para él siempre verdadera y exacta– le ofrece.

Sobre los hijos

-Tiene usted un parásito

-¿Un parásito? ¿Tengo la solitaria?

-No, tiene uno de esos parásitos que salen a los nueve meses. Normalmente las mujeres se encariñan con ellos, les compran ropitas, los llevan al parque y le ponen un nombre… ¡Mire tiene sus ojos!

Paradójicamente, aunque el personaje de este médico pasa cerca de veinticuatro horas al día tratando de diagnosticar enfermedades que conduzcan a salvar las vidas de los pacientes, constantemente emite frases que parecieran dejar en evidencia un constante desprecio por el ser humano, sobre todo por aquellos que están en proceso de venir al mundo. Por lo menos en más de un capítulo de esta serie televisiva, el Dr. House hace comentarios despectivos hacia los bebes en proceso de gestación, comparándolos con parásitos, no obstante también ha ayudado a salvarlos, incluso en el vientre, por lo que se puede percibir simplemente como un recurso del guionista para plantear una posición específica sobre la vida y en qué momento empieza.

Sobre su personalidad

He dicho que soy adicto, no que tenga un problema.

Una de las características físicas de este personaje es ser también un paciente con discapacidad motora, en lo cual podemos ver reflejado un poco el mito griego de Quirón, aquel que puede sanar porque ha estado enfermo. Así, el Dr. House perdió la movilidad de una de sus piernas por una trombosis, lo cual le ocasiona un profundo dolor que debe combatir constantemente con fuertes analgésicos. Sin embargo la toma prolongada y exagerada de esta medicina lo ha hecho crearse una adicción, la cual es usada constantemente como argumento por sus otros colegas, para desestimar sus ideas, métodos y diagnósticos. En este sentido, House se defiende separando irónicamente los conceptos de adicción y problemas, a fin de asumir públicamente su imposibilidad de dejar el medicamento, pero aclarando que esto no le ocasiona ningún problema de tipo personal. Claramente una ironía basada en un hecho ficticio, pues como la mayoría sabe, toda adicción causa problemas de salud y comportamiento. Basta entonces con ver un poco la vida de este personaje y su relación conflictiva con el mundo para saber que sí tiene un problema, aunque lo niegue.

Sobre él como médico

¿Preferiría un médico que lo tome de la mano mientras se muere o uno que lo ignore mientras mejora?

En una clara referencia hacia la forma despectiva de referirse y dirigirse hacia sus pacientes, este personaje parece marcar una analogía entre la compasión-ineficiencia y la antipatía-eficiencia. Así, el Dr. House plantea a uno de sus pacientes si prefiere la compasión y buen trato de un médico que lo ayudará a bien morir, o la petulancia de uno que salvará su vida, es decir él. De alguna forma, esta frase revela un poco de la praxis asumida por el personaje de este médico, que al parecer ve en la lejanía y no conexión con el paciente la forma adecuada de acercarse a un diagnóstico correcto, que a fin de cuentas es lo que mantendrá a la persona con vida.

Fuente de imagen: marketingyestratgia.com

Frases del Dr. House

Bibliografía ►

loading...

See more Random post