Historia de la Belladona. Parte I

Unos ojos de belladona

La planta de belladona es conocida por su toxicidad. Sus hojas y bayas son extremadamente peligrosas, pero con ese historial a cuesta se sabe que la hierba ha sido usada a lo largo de la historia como médicamento e inclusive como cosmético, sin medir las consecuencias que pudiera traer para el usuario. Durante el siglo XVIII recibió su nombre del naturalista Carl Von Linné, dando el nombre de Atropa Belladona, como referencia a las moiras griegas.

Se sabe que su alta toxicidad puede provocar taquicardias, mareos, dolores de cabeza, náuseas, estreñimiento, dificultades para hablar, visión borrosa, sarpullidos, alucinaciones y convulsiones; así que fue muy común que la planta fuera usada como veneno. En la antigua roma, era usada para envenenar las puntas de las flechas y como una forma eficaz de deshacerse de los rivales, como Agripina la joven quien atentó contra su esposo Claudio, inclusive se podían encontrar manuales que especificaban cuales eran las dosis para causar malestar o un enlace fatal.

Sin embargo, a pesar de su letalidad, se tienen referencias que el uso de la belladona saltó a los ámbitos de la belleza: se decía que Cleopatra usaba una planta muy similar para dilatar sus pupilar y obtener una mirada brillante y durante el Renacimiento se puso de moda que las mujeres tuvieran ojos grandes, porque ese tipo de apariencia las hacía lucir mucho más jóvenes, era así como se aplicaban jugo de las bayas de belladona. También se aplicaban el extracto para enrojecer sus mejillas y obtener una apariencia más jovial.

El uso de la belladona en el siglo de la industrialización

La moda vuelve a estar en furor en el siglo XIX, pues aquella época era mal visto que las mujeres usaran en exceso el maquillaje y era así como debían otros medios para destacar sus facciones, tenemos entradas dedicadas a los tips de belleza usados en el periodo Victoriano, en el que los rasgos y deterioro dado por enfermedades como la tuberculosis era considerado hermosos.

 Unas pupilas dilatadas, una mirada considerada como la de un ciervo, algo anhelado por las damas y perseguido por los hombres fue uno de los estándares de lindura que se buscaba alcanzar y era así como más de una mujer incluía en su rutina aplicar unas cuantas gotas de belladona en los ojos, lo terrible de la situación era que la población en general era consciente que aquella planta era venenosa, pero se tranquilizaban al decirse que solo un poco no las afectaría letalmente, mas les causaría otros males como vértigo, visión borrosa y dolores cabeza, males insignificantes a cambio de obtener una mirada brillante.

En un artículo publicado en The Aegis & Intelligencer, el 15 de marzo 1867, titulado Los deberes de una Doncella Inglesa el cual decía lo siguiente: “Para embellecer a nuestra ama debemos enrojecer las mejillas, poner antimonio en los párpados, tono suave en las cejas, aplicar belladona en los ojos para agrandar las pupilas, pintar las venas de azul en las sienes y usar pintura blanco perla en el resto de la piel”  Leyendo a más detalle aquella rutina, podemos fijarnos en el uso de otro ítem peligro, el antimonio, un metal que expuesto en grandes periodos de tiempo provocaría quemaduras en la piel.

El gremio de la salud no dejaba de dar advertencias sobre los peligros para las mujeres, sí seguían usando la belladona: el aumento de la frecuencia cardíaca, las alteraciones visuales y una segura ceguera permanente en el futuro.

Las damas no querían renunciar aquellos ojos cautivantes, así que buscaron otras alternativas como el uso del limón, una medida menos dañina, pero dolorosa y aunque lo consideraban como un método de limpieza para los ojos, los médicos no dejaron de señalar que las gotas de limón pueden causar abrasiones en la córnea y ceguera.

 La moda de la belladona llegó hasta el trono, pues la reina Victoria durante su vejez usaba las gotas como alternativa para no operarse de las cataratas, la monarca decía que al tener las pupilas dilatadas podía ver un poco mejor. El uso del producto tenía tanto detractores como seguidores, los amantes de su uso decían que las chicas con ojos grandes, tenían mirada de belladona, mientras que algunos medios informaban sobre graves casos de intoxicación con aquella sustancia.

Historias particulares con la belladona

Una dama de San Luis, en 1866, uso la belladona para dar brillo a su mirada, lamentablemente quedó ciega, un caso similar ocurrió un año después en el que un grupo de niñas que, por moda, terminaron intoxicadas al usar la belladona, un artículo redacto el suceso: un día de la semana pasada se envió a toda prisa a un médico para que atendiera a una niña que había llegado a casa de la escuela y presentado convulsiones, el galeno vio que la paciente presentaba rastros de envenenamiento, cuando se le preguntó si había ingerido algo ella dijo que no.  Cuando se encontraba prescribiendo a la primera paciente, recibió otra llamada en una casa cercana, donde otra joven presentaba el mismo estado y la situación se repitió una tercera vez con otra chica.

Tres sucesos similares y en el mismo barrio, despertaron las sospechas del médico quien decidió desentrañar el misterio, pero como no hay poder más grande que la insistencia de una madre, el médico ahora detective recibió un mensaje de la progenitora de su primera paciente quien le dijo que su hija le había confesado que el trío de amigas había usado la belladona, las chicas estuvieron ciegas durante todo un día.

Fuentes:

  1. http://www.katetattersall.com/early-victorian-era-make-up/
  2. https://www.rdalchemy.com/blogs/news/17946247-deadly-nightshade-atropa-belladonna
  3. https://drsoler.com/blog/que_es_la_pupila_y_la_belladona/

Imágenes: 1. https://drsoler.com/blog/que_es_la_pupila_y_la_belladona/ 2. plantas.facilisimo.com 3. https://www.vivodibenessere.it/belladonna-usi-e-controindicazioni/

Historia de la Belladona. Parte I
Concepto de virus Las Ciencias Biológicas definen los virus como microorg...

La ruda es conocida en todo el mundo por sus grandes propiedades curativa...

Dentro de los distintos conceptos de las Ciencias Biológicas, se conoce c...

Perteneciente a los cítricos, el limón constituye una de las frutas más...

Bibliografía ►

El pensante.com (mayo 2, 2022). Historia de la Belladona. Parte I. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/historia-de-la-belladona-parte-i/