Moda y dificultades de usar falda hobble

La moda que surgió en una demostración de vuelo

Todo sucedió durante la promoción de un vuelo de los hermanos Wright; la esposa de uno de los agentes comerciales de los hermanos Wright, la señora Edith Berg, participó en el espectáculo con el fin de demostrar la confiabilidad en el esperado vuelo, el cual no duró más allá de dos minutos. Como la falda de la dama era demasiado voluminosas, Wilbur Wright le amarró con una cuerda para evitar que el viento la levantara, cuando todo terminó la dama bajó del avión con dificultad, debido a que todavía seguía con sus pies atados y caminó unos cuantos pasos.

La prensa sacó fotos del evento y fue cuando el diseñador de moda francés Paul Poiret, quien había sacado varios diseños como vestidos para usarse sin corsés o crinolinas, se terminó atribuyendo el diseño de esa falda inspirándose en la señora Berg y en el estilo de moda oriental. Sin embargo, se dice que los hermanos Wright también se adjudicaron la autoría, pues fueron ellos los que tuvieron la idea de atar la falda de su pasajera.

Durante la época Eduardiana (1901-1910) las mujeres fueron dejando atrás las ataduras que traían sus vestidos victorianos como los corsés y las faldas de grandes vuelos, a su vez buscaban mejorar su situación en general, participando fuertemente en política. Paradójicamente, otras damas prefirieron usar las famosas faldas de un solo paso, las cuales se estaban convirtiendo en moda.

Diseño de la falda y las dificultades que traían

Los dobladillos de las faldas eran tan ajustados que las mujeres que daban pasos largos, terminaban rasgando la tela. Para evitar aquello, se colocaron una banda elástica llamada Grillete, ubicada justo debajo de las rodillas, lo cual las obligaba a dar pasos minúsculos.

 El diseñado Poiret se jactó de decir lo siguiente: “liberé el busto de las mujeres, pero les puse grilletes a sus piernas.” Solo las mujeres de la clase alta, podían darse el gusto de usar una falda que limitaba tanto sus movimientos, pero las damas de la clase trabajadora, diseñaron faldas con pliegues ocultos y botones en el dobladillo, lo que les permitía tener mayor rango de movimiento al trabajar al solo desabrocharse el dobladillo.

La tendencia de la falda trabada se volvió realmente popular durante el periodo eduardiano, debido a que tanto mujeres de clase alta como baja, podían acceder algún modelo o fabricarlo ellas mismas. Pero como podrán imaginar, la moda fue blanco de burlas: caricaturistas y prensa hicieron burla de las damas que caminaban en la calle y su lucha para subirse a los andenes o carros, renombrando la falda como faldas de límite de velocidad, inclusive se llegó a decir que el uso de las faldas hobble dejaría sin trabajo a más de un productor textil, pues ya no se necesitarían cientos de metros de tela para cubrir las olvidadas crinolinas.

Un artículo de The New York Times mencionó lo siguiente: “piensen en los 10.000 trabajadores que tuvieron que dejar su medio de subsistencia por una moda deshonrosa”, a pesar de las burlas también existían opiniones favorables sobre el uso de las faldas Hobble en las que se mencionaba que aquella forma tan particular de caminar, les daba cierta gracia a las jovencitas cambiando su estilo desaliñado de andar por uno más cautivante.

Una forma para transportar a las usuarias Hobble y una lista de muerte

Para 1914, una firma de transporte estadounidense se fijó en la lucha de las mujeres para subirse en los tranvías y diseñó vagones cuyas entradas eran más pequeñas, lo cual permitía que las damas pudieran subirse más fácilmente y así evitar los atrasos que generaban éste tipo de usuarias.

Más adelante comenzaron a salir reportes de prensa, en los que se informaba como varias jovencitas que vestían faldas trabadas comenzaron a resultar fracturadas debido a los tropiezos que ocasionados por la falta de movimiento. También se reportó que, en 1910 a las afueras de Paris, una mujer murió al ser embestida por un caballo y a pesar que lo había visto al verse limitada para correr, su falda le impidió correr.

De igual forma, en Nueva York una joven de tan sólo 18 años murió ahogada cuando tropezó sobre la barandilla del puente de un canal.

Con la llega de la Primer Guerra Mundial se da fin a la moda

La situación caótica que trajo el conflicto bélico a Estados Unidos y Europa, limito la mano de obra y la capacidad de adquirir productos como tela. La necesidad de movilidad a la hora de trabajar para responder por productos de primera necesidad, puso fin a las faldas hobble. Una versión inspirada de esta moda son las faldas denominadas faldas de lápiz, las cuales estuvieron de moda en la década de los 50´s y fueron olvidadas después cuando aparecieron las minifaldas, aunque actualmente siguen existiendo diseños de faldas de lápiz elaboradas con telas elásticas y que cuentan con abertura para mayor comodidad.

Fuentes:

  1. https://www.vogue.es/moda/articulos/falda-lapiz-historia-meghan-markle-grace-kelly-audrey-hepburn-marilyn-monroe
  2. https://vestuarioescenico.wordpress.com/2016/04/23/nomenclatura-del-traje-y-la-moda-falda-trabada-hobble-skirt-jupe-entravee/
  3. https://educalingo.com/es/dic-en/hobble-skirt

Imágenes: 1. vestuarioescenico.wordpress.com 2. vogue.es

Moda y dificultades de usar falda hobble
Duelos Si bien los duelos se han convertido en un asunto arcaico, recuerd...

De forma general, se conoce como Historia a la sucesión de hechos, los cu...

Sintoísmo El Sintoísmo es el nombre que recibe la religión tradicional...

Plasmando el horror en un lienzo. Las guerras han sido  plasmadas en m...

Bibliografía ►

El pensante.com (marzo 31, 2022). Moda y dificultades de usar falda hobble. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/moda-y-dificultades-de-usar-falda/