Historia de la reina Isabel de Inglaterra. Segunda Parte

La calma antes de la tormenta

Después de ese conflicto la pareja vivió cierto acercamiento y el Rey le confió a su esposa el cargo de Canciller Real y ella le ayudó con los problemas de estado, mas la felicidad les duró poco: al tiempo los Despenser terminaron regresando e Isabel terminó en un segundo plano nuevamente. Los Lancaster se pusieron en marcha nuevamente, pero Eduardo II salió victorioso del conflicto bélico y mandó a encarcelar a los revoltosos, ejecutando también a Lancaster en venganza por el asesinato de Gavenston.

Sin los Lancaster en el panorama, Eduardo gobernó en total libertad junto con sus favoritos, algo que solo hizo aumentar el suplicio de Isabel. Se dice que, le quitaron a sus hijos y que fue agredida por uno de los amantes. Cansada de su situación lo único que veía viable era huir y la oportunidad le llegó cuando su hermano Carlos IV, se sentó en el trono francés, el nuevo rey le había quitado varios territorios ingleses ubicados en el continente y para la limar las asperezas.

Logró conseguir el permiso de su marido y junto con su hijo mayor, Isabel partió a su tierra natal en la que fue recibida con grandes celebraciones. El cambio de aire le había hecho bien, se veía más radiante y hermosa, aunque su vestimenta seguía sin cambiar, pues ella vestía de luto porque su matrimonio hace mucho tiempo estaba muerto.

Estadia en Francia

Durante su estadía en Francia, se reunió con varios ingleses que habían huido de la tiranía de su marido y fue así como terminó conociendo a Roger Mortimer, un noble inglés que había logrado escapar de la torre de Londres. No pasó mucho tiempo para que saltara la chispa entre Mortimer e Isabel, quienes iniciaron un apasionado romance

Ella le había prometido a su esposo que regresaría en verano, pero su felicidad primó más que nada y decidió quedarse en Francia; Eduardo enfurecido con la situación y con los rumores que le llegaban sobre las aventuras de su esposa, le termina pidiendo ayuda al Papa para que éste la obligase a regresar a Inglaterra. Su conducta tampoco fue del agrado de su hermano, quien le exigió que se fuera de la corte parisina y terminó llegando con el Conde Guillermo I de Henao, cuya esposa era prima de Isabel.

Después de varias negociaciones con el Conde se llegó a un acuerdo, el Conde les prestaría una armada a cambio de que su hijo Eduardo se casara con su hija Felipa. Para 1326, la Reina y Mortimer partieron con un grupo de mercenarios y soldados hacia Inglaterra, decidieron ir directamente a Londres y en el camino más de un noble se unió con ellos, fue hacia la población en Bristol para liberar a sus hijos que se encontraban bajo el poder de Hugo Despenser.

Los favoritos del rey huyeron y aunque Eduardo II puso precio a la cabeza de su esposa de nada sirvió, pues la mayoría de nobles se encontraban del lado de la Reina. El rey y los miembros de la familia Despenser fueron capturados: Hugo Despenser fue decapitado por el hermano del Conde Lancaster, su cuerpo fue descuartizado y arrojado a los perros. Su hijo, fue castrado y ahorcado delante de la Reina, sus partes fueron arrojadas en distintos lugares de Inglaterra, varios hombres siguieron el mismo destino de los Despenser; él único que quedaba era el Rey.

Isabel consultó con varios consejeros y se llegó a la conclusión que lo mejor era que el rey abdicara a favor de su hijo, fue así como para 1327, Eduardo hijo sube al trono convirtiéndose en Eduardo III. El rey Eduardo II se cree que terminó muriendo a manos de unos asesinos enviados por Isabel y Mortimer, quienes buscaban deshacerse prontamente de él.

Durante 4 años Isabel fue la regente del reino junto a su amante, las decisiones políticas que éstos tomaron no gustaron a los nobles ingleses, a esto hay que sumarle las rencillas sin saldar y el rencor que se generaron durante estos años provocó que más de uno se levantara en armas contra la Reina, algo que no surtió efecto porque la pareja de amantes lo pudo controlar.

La Reina se vio envuelta en una serie de diferentes escándalos contra ella y Mortimer; finalmente, Eduardo III se rebeló contra su madre y decidió apartarlos de los cargos públicos, Mortimer enfurecido con el joven monarca, proclamó que él estaba por encima del rey y fueron aquellas palabras que lo llevaron al cadalso. Isabel, desesperada rogó por la vida de su amante, pero su hijo hizo oídos sordos y el hombre fue ejecutado delante de ella, ocasionándole debido al estrés un aborto.

El final de Isabel

La ex regente se declaró inocente durante su juicio y terminó culpando a su amante de los errores cometidos durante su mandato. Eduardo III tomó la decisión de encerrar a su madre en el Castillo de Rising, en donde tomó los hábitos como clarisa, se dice que su hijo la visitó constantemente y hubo una gran reconciliación entre ambos. Fue cuidada los últimos años por su hija Juana, para 1358 la reina fallese y es enterrada junto al cofre que contenía el corazón de exmarido Eduardo.

Isabel fue una mujer apasionada, que se vio sometida a humillaciones a una tierna edad, no se excusan los actos que ella haya cometido, pero tampoco es razón para condenar a alguien que fue usada como un simple objeto y dejada a un segundo plano.

Aquí yacen los restos de la reina Isabel. Iglesia de Newgate, Londres

Fuentes:

Fuentes:

  1. https://www.vigoe.es/actualidad/la-loba-de-francia-la-reina-poderosa/
  2. https://www.portalsolidario.net/ocio/visu/biografia.php?rowid=8385
  3. https://www.youtube.com/watch?v=S-jGzBvK4t4
  4. https://www.ecured.cu/Isabel_La_Loba_de_Francia

Imágenes: 1. www.ecured.cu 2. https://hmn.wiki/es/Isabella_of_France 3. https://www.youtube.com/watch?v=S-jGzBvK4t4

Historia de la reina Isabel de Inglaterra. Segunda Parte
Inundaciones Estamos acostumbrados a que las inundaciones son de agua. De...

Comienza la batalla Béatrice       Aquel trece de marzo de 1945 l...

De acuerdo  a la disciplina de la Historia, la Edad Media es el momento v...

Mani (Hamadan, c. 25 de abril de 215 d.C – Imperio sasánida, c. 26 de f...

Bibliografía ►

El pensante.com (marzo 30, 2022). Historia de la reina Isabel de Inglaterra. Segunda Parte. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/historia-de-la-reina-isabel-de-inglaterra-segunda-parte/