La Gran Broma de Theodore Hook

El personaje de quien hablaremos hoy nació en 1788 en Inglaterra. Fue muy apreciado en las altas cortes por su habilidad para la improvisación en la música y fundó el periódico John Bull, fue así mismo partidario de los tories y detractor de la reina Caroline. Hablamos de Theodore Hook.

Carrera literaria y recopilación de grandes obras

Como lo mencionamos al principio, el joven Hook no sólo tenía talento para las letras sino también era muy hábil con la música, tanto así que terminó encantando al príncipe regente de la época al punto que el recién graduado de la Universidad de Oxford se convirtió en el tesorero de la isla Mauricio, en donde ganaba un total de 2.000 libras esterlinas al año. Lamentablemente la dicha terminó cuando se descubrió que había un déficit de 12.000 libras que un oficial adjunto había extraído.

Hook vivió al margen de la sociedad durante el tiempo que se investigaba su caso, pero aprovechó la oportunidad para fundar un afamado periódico donde hacía críticas despiadadas contra la monarquía actual, y la circulación de la revista le aseguró una renta de 2.000 libras al año. Sin embargo, terminó por ser arrestado debido a una deuda con el estado que no hizo el más mínimo esfuerzo por pagar.

Mientras estuvo confinado en una casa de deudores escribió nueve volúmenes en donde se recopilaban dichos y hechos titulado “Sayings and Doings.”

En los siguientes 23 años restantes de su vida escribió novelas tituladas: Maxwell (1830), Love and Pride (1833) La biografía de los siguientes personajes; Gilbert Gurney (1835) y Gurney Married (1838); Jack Brag (1837) y Peregrine Bunce (1842).

La legendaria broma de Hook

En el pasado también existieron atrevidos bromistas que no medían las repercusiones de sus actos. Hoy vamos a narrar una broma en particular realizada a un afamado escritor y una picaresca apuesta:

Theodore Hook se encontraba discutiendo con su amigo Samuel Bezley, arquitecto y también escritor, y juntos terminaron por inventar una absurda apuesta: que Hook usando el método de su preferencia podría conseguir que cualquier casa de Londres se convirtiera en la más hablada por una semana.

La dirección elegida fue el número 54 de la calle Berners, el hogar de la adinerada viuda Tottenham y el día para iniciar la treta fue el 27 de noviembre de 1809.

Un día muy ajetreado en la mansión Tottenham

Eran las cinco de la mañana, cuando un deshollinador llamó a la puerta de la señora Tottenham a ofrecer sus servicios: la sirvienta, quien abrió la puerta extrañada lo despidió inmediatamente, pues nadie había solicitado al hombre. No pasaron ni 10 minutos cuando apareció otro deshollinador diciendo lo mismo que el anterior, en realidad terminaron yendo doce deshollinadores exclamando que sus servicios habían sido solicitados. La situación se tornó más extraña aun cuando aparecieron personas de la funeraria, trayendo consigo un féretro debido a que la señora de la casa había fallecido, según lo que les habían comunicado.

No era ni medio día, cuando al pórtico de la casa se aparecieron más empleados y personas trayendo domicilios que fueron solicitados: carros llenos de carbón, una legión de pasteleros y cincuenta cocineros cargando con tartas de boda y unas 2500 tartas de frambuesa. También se aparecieron pescaderos, dentistas, zapateros, repartidores, abogados y sacerdotes, quienes decían que habían sido avisados de una extremaunción que sería aplicada a un moribundo.

La casa fue llenada con una docena de pianos e inclusive un enorme órgano de iglesia, y como cereza del pastel se aparecieron grandes e ilustres personajes incluyendo al Gobernador del Banco de Inglaterra, quien había recibido un aviso de que la señora Tottenham quería donar una gran suma de dinero, el alcalde de Londres, quien recibió en sus manos una misteriosa carta que decía que la señora Tottenham estaba a punto de morir y que deseaba realizar una declaración bajo juramento.

Más adelante se presentaron otros miembros de la alta sociedad como: el duque de York, el arzobispo de Canterbury, el Presidente del Tribunal Supremo, varios ministros del gabinete, el Presidente de la Compañía de las Indias Orientales.

Una broma de mal gusto que ocasionó varios disturbios

Era más que obvio que todo lo sucedido había sido un engaño: el alcalde decidió llamar a la policía para que pusiera fin a esa situación y atraparan al culpable, la señora Totteham se negó a pagar los productos y servicios de todos los que habían llegado. El ánimo estaba por los suelos, los curiosos se acercaban cada vez más a saber el chisme que tenía en vilo a Londres y al final del día se desataron las peleas.

La policía no podía dar abasto, la gente se encontraba enojada, todo había sido una pérdida de tiempo, todo se disipó ya entrada la noche.

Los que, si observaron muy tranquilamente la situación, fueron Hook y Beazlye, quienes habían alquilado una casa para estar en primera fila y reírse de todo. Beazlye perdió la apuesta y pagó una guinea, lo prometido.

A Hook le tomó más de 4000 cartas para que medio Londres creyera que él era la acaudalada viuda, repartió las misivas entre varios establecimientos haciendo pedidos normales hasta los más estrambóticos. Hook no fue acusado por lo sucedido.

El fallecimiento de Hook

La vida y obra de Theodore le permitió ser recordado como uno de los personajes más brillantes de la época Georgina, al punto que inspiró a personajes de varias novelas. Su patrimonio fue confiscado por el estado y aunque no se casó si compartió vida con Mary Anne Doughty, con la cual tuvo seis hijos.

Fuentes:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Theodore_Hook#Careerhttps://lapiedradesisifo.com/2013/10/22/la-%C3%A9pica-broma-de-theodore-hook/

Imágenes: 1: hoaxes.org, 2 y 3: wikipedia.org

La Gran Broma de Theodore Hook

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar