Las desgracias de la viuda Mary Eleanor Bowes

La condesa desgraciada

El siguiente personaje comparte título con Enrique VII, como uno de los peores esposos que ha podido producir Inglaterra: Andrew Robinson Stoney, nació el 19 de junio de 1747 y fue conocido como un libertino avaricioso, quien no conocía límites. El hombre se desempeñaba como teniente del ejército, pero se promulgaba como un capitán.

La condesa desgraciada El siguiente personaje comparte título con Enrique VII, como uno de los peores esposos q...
Las desgracias de la viuda Mary Eleanor Bowes

Resulta que Stoney terminó conociendo a la viuda Mary Eleanor Bowes condesa de Strathmore y Kinghorne, quien para aquel momento estaba prometida con su amante George Gray. Lo que no se imaginaba la Condesa, es que el hombre tenía toda una treta armada para que cayera en su poder: el hombre publicó una serie de artículos en The Morning Post, en el que hablaba mal sobre la dama y fue así como reto a un falso duelo al editor del periódico.

Un entretenimiento en las penumbras: Teatro de sombras El teatro de sombras hace uso de imágen...
La Leyenda de Aimée du Buc de Rivéry La leyenda de la náufraga que conquistó...
La verdadera historia de la bola de fuego En los Llanos Orientales de Colombia, desde ...

Stoney se fingió herido de gravedad y le pidió a Mary, que su último deseo antes de fallecer era contraer nupcias con ella. ‘Milagrosamente’ el hombre se recuperó y aquí empezó el tormento de la mujer, quien se vio sometida a todo tipo de abusos y también las demás féminas que se encontraran alrededor de ella.

Mary había sido lo más precavida posible y fue así como en secreto, había firmado un prenupcial para que solo ella pudiera recibir beneficios de su hacienda; Stoney enloqueció y la obligó a firmar una revocación.

Un mal esposo

Las desgracias de la viuda Mary Eleanor Bowes

Encerró a Mary en su propia casa y la alejó de toda su familia, luego la obligó a exiliarse en París y en su ausencia violó a las criadas, invitó a varias prostitutas y engendró a varios hijos ilegítimos. Con una orden judicial en proceso, la Condesa se vio en la penuria de regresar a Inglaterra y fue allá en donde dio a luz su hija Mary, lo más probable fruto de su relación con Gray.

Del tormentoso matrimonio nació un niño llamado William Johnstone Bowes, en 1782. Tres años después, gracias a la ayuda de algunas criadas, la Condesa pudo escapar y pidió a los tribunales eclesiásticos un divorcio. Stoney terminó secuestrando a Mary y la llevó al norte del país, la amenazó con violarla y matarla si seguía amenazando con divorciarse de él; varios campesinos se enteraron de quien era la víctima y terminaron ayudándola.

Luego de varias contiendas legales, Stoney junto con los hombres quienes le habían ayudado a secuestrar a Mary fueron condenados a prisión a tres míseros años y en el proceso perdió una fortuna que había robado y Mary logró divorciarse de él.

El público no fue muy indulgente con la dama, pues la acusaron de no querer compartir su fortuna con su marido y de mantener ella otras relaciones con uno criado y con el hermano de su abogado. Aunque los rumores provenían más del malhechor de Stoney.

Más tarde se publicarían una serie de libros inspirados en lo sucedido, uno de ellos fue titulado como The Unhappy Countess (La condesa desgraciada). Actualmente esta historia sigue siendo muy controversial en Inglaterra.

Fuentes:

  1. https://allthatsinteresting.com/andrew-robinson-stoney
  2. https://hauntedpalaceblog.wordpress.com/2013/04/30/the-real-barry-lyndon-a-georgian-sociopath/

Imágenes: 1. allthatsinteresting.com 2. hauntedpalaceblog.wordpress.com

Desertificación Se conoce como desertificación al proceso en zonas áridas...

Palomas mensajeras En tiempos antiguos las palomas mensajeras eran por mu...

¿Cuento para niños? Casi a la mayoría de infantes se les ha contad...

Leyendas medievales Todo el folclor relacionado con el medievo en ...

Bibliografía ►

El pensante.com (agosto 31, 2022). Las desgracias de la viuda Mary Eleanor Bowes. Recuperado de https://elpensante.com/las-desgracias-de-la-viuda-mary-eleanor-bowes/