Megatsunamis: El Tsunami de bahía Lituya

Ampliar este tema:

Megatsunamis

El término “megatsunami” se aplica a las grandes olas que pueden alcanzar más metros que un tsunami normal. Vienen a más de 100 km/h y pueden romper decenas de kms en tierra adentro. Varias son las causas que propician las apariciones de estos fenómenos naturales.

El océano mueve miles de millones de toneladas de agua y cualquier movimiento anómalo puede ocasionar que el mar se estrelle contra las costas con mucha fuerza. En los lugares donde siempre hay fuertes corrientes ocurre que el agua se lanza con densidad sobre las playas.

El conocido caso del tsunami del 2004 en Asia, nos alertó a todos por los innumerables muertos que ocasionó, a pesar de que fue producido por un megaterremoto que movió a La Tierra un cm (segundo terremoto más fuerte de la historia), las olas sólo alcanzaron 30 m.

Un megatsunami alcanza más de 50 m de alto. Los megatsunami usualmente se producen en el Océano Pacífico y al igual también pueden llegar a ser letales. El terremoto de 7,7 que ocasionó el megatsunami de la bahía Lituya en 1958, no dejó víctimas porque no había tantas personas.

La bahía Lituya

En la bahía de los Glaciares, se encuentra un fiordo donde sucedió el megatsunami más grande documentado. La bahía cuenta con 14, 5 km de largo y 3,2 km de ancho, tiene una profundidad de 220 metros.

La bahía desagua tres enormes glaciales del continente americano. Además su ubicación al sur de Alaska, hace muy difícil que viva allí mucha población. La entrada a la bahía es muy estrecha por lo cual, siempre es usual encontrar olas enormes que producen corrientes peligrosas.

Descubrimiento e historia

La bahía fue descubierta en 1786 por el francés Jean Francois de La Peroise y la bautizó como “Puerto de los franceses”. Su hermoso paisaje motivó que hicieran dibujos y se investigara, pues la expedición hacía parte de las que comenzó el inglés James Cook.

La expedición atracó en tierras de Alaska. Allí llegaron para descubrir la parte norte del Pacífico. El gran barco se ubicó cerca al Monte San Elías (uno de los cuatro picos más altos de América del Norte), para después mandar una chalupa y descubrir las tierras cercanas.

Llegaron a la bahía de Lituya veinte hombres, pero las violentas corrientes ocasionaron que se ahogaran. Desde entonces ese lugar es visto como un peligro. A partir de ese momento, pocos se atrevieron a volver.

Testimonios de olas gigantescas

En 1936 se hallaron testimonios de embarcaciones que habían sobrevivido a olas de 15 metros en la bahía Lituya. Estaban pescando y escucharon un estruendoroso choque parecido a un enorme ser que se aproximaba, como si el mar se estuviera rompiendo.

Al día siguiente vieron la ola que los iba a destruir e intentaron escapar para evitar el inminente desastre. La ola se elevó a 150 metros y los pescadores buscaron esconderse detrás de la isla. Cuando llegó cientos de troncos de árboles salieron a volar y por fortuna divina nadie murió.

Descubriendo la devastación

En 1952 un explorador de una petrolera de apellido Miller quiso verificar el terreno de la bahía Lituya. Viajó hasta el interior y se encontró que apenas surgía algo de vegetación. Parecía que un desastre ocurrió en ese lugar donde apenas nacían retoños de plantas.

Miller quiso indagar pues aparentemente no podía ser un incendio y si fuese una ola tenía que tener cientos de metros de altura. También parecía que ese efecto debía ser muy frecuente en la bahía, pues no era normal el desastre tan gigantesco que sus ojos veían.

Nadie podía tener en claro que era ese fenómeno ocurrido. Miller al ser geólogo, llevó algunos troncos de árboles para verlos con detenimiento. Todo indicaba que un tsunami había arrasado con el lugar.

Sin perder la paciencia buscó hablar con una tribu local que vive cerca: los tlingit. Ellos sólo hablaban de que eran olas gigantescas y terremotos cataclísmicos producidos por un monstruo gigante que vivía en la ensenada y golpeaba el mar cuando estaba enojado.

El científico optó por no creer nada de eso y prefirió dejar en duda la causa. Para el era descabellado decir que una ola de 400 metros lanzada por un gigante era la causa de eso.

El megatsunami

En 1958, Bahía Lituya sufriría el choque del tsunami más grande registrado. A las 10 de la mañana un terremoto colosal sacudió la bahía haciendo que cientos de aves abandonaran el lugar. La niebla y el mal clima obligó a las personas a refugiarse creyendo estar seguras a unos cuantos metros sobre el nivel del mar.

Habían tres embarcaciones ancladas y no querían salir porque temían que el terremoto viniera con un pequeño tsunami, no se imaginaban lo que iban a vivir. Una montaña entera de la bahía se cayó, lanzando más de 90 millones de toneladas de tierra sobre el océano.

Una fuerte ola corrió hacia el mar con vientos de 180 km/h, pero nadie creyó que esta volvería contra la bahía.

Más de 500 metros tenía la ola que se aproximaba. Una enorme pared de agua se lanzó contra la tierra con vientos de 200 km/h. Todo lo destruyó a su paso. La más grande ola se llevó dos embarcaciones y una sobrevivió por mandato divino.

A partir de ese momento, nunca más se logró encontrar una ola así de grande. Bahía Lituya quedó convertida en el lugar donde se presentó el tsunami más grande del mundo.

Fuentes:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Tsunami_de_bah%C3%ADa_Lituya
  2. https://web.archive.org/web/20120717010052/
  3. https://wcatwc.arh.noaa.gov/web_tsus/19580710/narrative1.htm
  4. https://marcianosmx.com/bahia-lituya-megatsunami/

Imágenes: 1: vistaalmar.es, 2: critica.com.pa, 3: gizmodo.com

Megatsunamis: El Tsunami de bahía Lituya

Bibliografía ►

loading...

See more Random post