Plantas de los dioses: La Marihuana

Ampliar este tema:

Las plantas sagradas

Es un gran placer dar comienzo a una nueva serie de artículos donde ahondemos en el conocimiento ancestral de las conocidas “plantas de los dioses”. Ellas son parte indispensable del desarrollo cultural y humano, pues hay teorías desarrollistas que anuncian el requisito primario de los psicoactivos en el desarrollo cognitivo de la humanidad.

Si vemos la película “El abrazo de la serpiente” del director colombiano Víctor Gaviria, apreciaremos la fuerte ligazón de la Ayahuasca y el chacruna con la construcción espiritual de todos los grupos amazónicos. En el caso mexicano evidenciamos el caso del peyote, en Europa el cornezuelo, el beleño y la belladona, etc.

Este primer acercamiento nos introduce al caso de la marihuana, planta polémica por las culturas que actualmente representa y planta sagrada por su memoria ancestral, que esconde secretos entre los que la consumen.

Entre el mito y la alucinación

Es la marihuana, seguramente, el psicoactivo más reconocido en la sociedad contemporánea. Su historia, al igual que sus fines ancestrales se han perdido entre la barulla del consumo desmedido y las prohibiciones policíacas.

La marihuana es una planta proveniente de la antigua India, donde fue cultivada desde los orígenes de la agricultura, hace más de 10.000 años. Dice el mito hinduista que la planta del cáñamo fue dada por los dioses a los hombres por un accidente. Mientras los dioses y los demonios se batían en combate por el control de la amrita, unas gotas del néctar divino, cayeron al océano, impidiendo que cayera en las manos de los demonios.

La amrita junto con la marihuana constituyó la vijaya, nombre traducido del sanscrito como “la victoria de los dioses” y es la cannabis. Desde ahí los hombres la consagraron a Shiva (diosa de la sabiduría) y además fue el néctar preferido de Indra (diosa del firmamento).

Los hombres de las primeras culturas asiáticas creyeron en el poder de esta planta, porque decían que produce deleite, valor y deseos sexuales potencializados. Además el mito juraba que la planta daba poderes sobrenaturales a los hombres que la consumían.

Shiva

Es por ese motivo que en el Valle de Katmandú en Nepal, se desarrolló una comunidad de “hombres sagrados” o sadhus, los cuales dedican su vida a Shiva. Ellos consumen cannabis junto con hachis pulverizado (charas). El consumo está muy relacionado en este caso con la meditación y el yoga, por ello no tienen propiedades.

La marihuana en China

Desde la dinastía Chau (700 a 500 a. C.), se conoce la marihuana de manera distinta que en la India. Mientras que el consumo del cannabis era el regalo de los dioses, en China la planta estaba relacionada con energías negativas. Se decía que los nigromantes juntaban la marihuana con ginseng para revelar eventos futuros.

La visión negativa de la planta sagrada hizo que en este país cayera en el olvido, utilizando solamente su fibra. Los escitas aprendieron a utilizar de los chinos el cáñamo y las fuentes nos indican que ellos la llevaron a Europa, donde varios filósofos y escritores griegos y romanos hacen mención de ella.

Desde Heródoto, el primer historiador de la historia, hasta Galeno, el padre de la medicina griega, fundamentan cómo se consumía tradicionalmente esta planta. No sólo hacen mención a las fibras del cáñamo sino a sus características psicotrópicas.

Gracias al rey Enrique VIII, Occidente volvió a conocer la cannabis, pues el mandó plantar por todo Inglaterra (y en sus colonias) la planta sagrada para sacarle provechos materiales. Por ello sabemos que los primeros cultivadores llevaron la planta a Norteamérica a inicios del siglo XVII.

El uso medicinal de la planta cannábica

Se reconoce al emperador y herbario chino Shen Nung como el descubridor de las cualidades medicinales de la planta, desde hace 5.000 años. El decía que el cannabis debía utilizarse “contra el paludismo, el beriberi, las constipaciones, los padecimientos femeninos y las distracciones continuas”.

En India como vimos, la planta tenía una buena aceptación social, por ello se creía que “agilizaba la mente, prolongaba la vida, mejoraba el juicio, bajaba la fiebre, inducía al sueño y curaba la disentería”. Además el escrito Bharaprakasha de 1600 d. C, dice que debía utilizarse “para estimular el apetito, mejorar digestión y afinar la voz”.

Consumían la planta en una bebida llamada “bhang” de la cual se creían varias cosas: podía apartar al hombre del pecado, acercaba la buena suerte y disipaba el mal.

El uso práctico del cannabis

La planta del cannabis no sólo se relaciona con el consumo psicoactivo, aunque su utilización para consumirla es más antigua: de ahí también se saca la fibra del cáñamo, muy usada por las sociedades antiguas para hacer artesanías como tejido, cestería, labrado, modistería, marroquinaría, etc.

En el caso de China, la fibra del cáñamo tiene más de 4000 años y en regiones de Turkestán se evidenciaron hilos de casi 3000 años. En otras antiguas regiones (Antiguo Egipto, Taiwán y Turquía) también se encontraron evidencias arqueológicas del uso del cáñamo.

Aunque actualmente es prohibida en tantas partes esta planta, debemos tener en claro que la marihuana tiene una historia ancestral que raya con los orígenes de la civilización. Tratamos de hacer una síntesis general de la planta a todos los interesados e incrédulos del saber divino.

Nos queda aún la polémica pregunta por responder ¿porqué es tan fuerte la prohibición en nuestra sociedad y porqué es el psicoactivo que más utilizamos en nuestra sociedad?

Imágenes: 1: pinterest.com, 2: sacredhinduism.com, 3: lamarihuana.com

Plantas de los dioses: La Marihuana

Bibliografía ►

loading...

Ver más Artículo al azar