Términos Lingüísticos que empiezan por C (segunda parte)

Uno de los tópicos del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua que más puede confundir a un hablante que apenas se inicia en el estudio de la Lengua son los términos lingüísticos, los cuales por pertenecer al léxico técnico de los lingüistas, puede enrarecer el sentido de una explicación más que aclararla.

No obstante no deben ignorarse o pasarse por encima, como el común denominador lo hace, sino de vez en cuando profundizar en su significado, a fin de ir agregándolos también al léxico propio, pues son herramientas, cuyo fin último no es complicar las explicaciones, sino por el contrario ampliar y esclarecer el significado de una palabra, pues casi siempre están enfocados a describir una particularidad fonética, gramática, semántica o sintáctica de la forma en cuestión.

En este sentido, la mejor forma para aprender el significado de cada uno de estos términos es recurrir a la sección del Diccionario donde se presenta un glosario con la explicación correspondiente a cada forma, a fin de consultarlas cuando se tengan dudas, o incluso leerla de vez en cuando para repasar conocimientos o adquirir algunos nuevos. A continuación, algunos de los términos lingüísticos que comienzan por la letra “c”, reseñados en el Diccionario Panhispánico de Dudas, de la Real Academia Española de la Lengua:

Concordancia

Con este término la Academia hace referencia a la acción en la cual dos o más elementos de una unidad sintáctica guardan congruencia entre sí. Por ejemplo cuando el hablante escoge usar un artículo singular y masculino para acompañar un sustantivo singular y masculino; en ese caso se dice que hay concordancia.

Concesivo / va

Esta denominación se usa para nombrar las oraciones que expresan algún tipo de obstáculo, que haga que el hablante regrese sobre el verbo principal. Así mismo otra característica de este tipo de oraciones es que el obstáculo no impide la realización del verbo principal. Por ejemplo: aunque salgo temprano, nunca llego a tiempo.

Conector oracional

Así mismo, este término es usado por la Academia para referirse a una serie de palabras o formas que se usan sintácticamente para relacionar o enlazar distintas oraciones o enunciados, relacionándolos semánticamente, haciendo que entre estos queden en evidencia relaciones varias como consecuencia, adición, oposición, orden, equivalencia, etc. Algunos ejemplos de este tipo de conectores son: aunque, en primer lugar, ahora bien, por el contrario, en efecto, sin  embargo.

Conjugación

Con esta palabra se denomina a todas las posibles realizaciones de un verbo, según las distintos accidentes: tiempo, número, persona y modo. Así mismo caben en esta categoría las formas en infinitivo: primera conjugación (-ar), segunda conjugación (-er) y tercera conjugación (-ir).

Conjunción

Por su parte, el término conjunción es usado por la Lingüística para señalar aquellas palabras, por lo general átonas, cuya principal función es la de establecer entre distintas oraciones relaciones de coordinación o subordinación. En este sentido la academia distingue varios tipos de conjunciones: adversativas, causal, comparativa, completiva, compuesta, conjuntiva, concesiva, condicional, consecutiva, subordinante, ilativa, coordinante, copulativa, correlativa, discontinua, distributiva, disyuntiva, dubitativa, exceptiva, final y temporal (más información en).

Consecuente

Así mismo, el término “consecuente” es usado en la Gramática para denotar la oración o sintagma nominal que es precedido por un pronombre personal, el cual apunta a éste. En otras palabras, es el sintagma nominal u oración que viene después de un pronombre personal, que cumple la función de señalarlo. Por ejemplo: A pesar de que él no quiere, Jaime deberá partir pronto de regreso a su casa; en este caso “Jaime” es el “consecuente” señalado por el pronombre personal “él”.

Consecutivo / va

Término lingüístico que expresa literalmente consecuencia. En este caso puede referirse también a las conjunciones consecutivas. Un ejemplo de conjunción consecutiva puede ser “que”, la cual puede usarse de la siguiente manera: tengo tanto dolor de estómago que tendré que ir al médico.  Así mismo sirve para referirse a oraciones consecutivas.

Consonante

Con este término, la academia reconoce a las letras del abecedario que no son vocales. Así mismo es un término fonético para referirse a la realización oral de los sonidos consonánticos, representados por los fonemas de las consonantes.

Consonántico

Dentro del mismo campo de la Fonética se reconoce un sonido consonántico como aquel se produce en el momento en que una columna de aire se choca con algún obstáculo físico, conformado por algún órgano del aparato fonador bucal. En ese momento se dice que es un sonido consonántico en contraposición de los sonidos vocálicos, en los cuales no se presenta ninguna obstrucción física que impida la salida del aire.

Contracción

Con este nombre se conoce el proceso gramatical por medio del cual dos formas distintas se fusionan en una, por razones inherentes a la Economía del Lenguaje. Un clásico ejemplo de contracción lo constituye las formas “de” y “el”, las cuales finalmente terminan produciendo la forma “del”. Así mismo el término “contracción” hace referencia a uno de los métodos de abreviación de palabras en Español, por medio del cual se eliminan las letras centrales de una palabra, dejando las más representativas, por ejemplo: apartamento = apto.

Coordinación

Igualmente, “coordinación” constituye un término lingüístico con el cual se nombra la acción que ocurre entre distintos grupos de oraciones, gracias a la acción de una conjunción coordinante.

Coordinado

Con este término se nombra o denomina a aquel elemento que se encuentra unido a otro precisamente por relaciones de coordinación.

Copulativo

Con este término se denomina aquellas palabras que requieren de otras, enlazándose o uniéndose a ellas.

Correferencia

Este término lingüístico es usado para nombrar la relación que existe entre dos elementos de una oración que se señalan mutuamente. Por ejemplo en la oración: Le dije a Armando que revisará el horno antes de meter el pan, en este caso “le” y “Armando” son referentes.

Cuantificador

Este término o forma se usa para designar en un discurso aquellas palabras que tienen la función de contar o cuantificar una cantidad. Existen dos tipos de cuantificadores, aquellos que lo hacen de manera específica (uno, tres, cien, mil) y aquellos que expresan cantidades no específicas (poco, bastante, mucho).

Cuantitativo /-va

Partícula usada para expresar cantidad.

 

Leer también: Ejemplos de Términos lingüísticos que empiezan por B y C (Primera parte)

Fuente de imagen: elpensante.com

Download WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes Free
udemy course download free
download mobile firmware
Download Premium WordPress Themes Free
udemy free download
Términos Lingüísticos que empiezan por C (segunda parte)

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar