Terremoto en México 2017

Terremoto en México 2017

Las Coincidencias con el Desastre de 1985 y la Solidaridad que Marcó de
Nuevo a la Sociedad Mexicana

México es un país con una larga historia de actividad sísmica a lo largo de su historia y varias han sido las tragedias sufridas a causa de esto. Se ha enfrentado a varios terremotos devastadores a lo largo de los años. Dos de los eventos sísmicos más impactantes en la memoria reciente de México ocurrieron en 1985 y 2017. Sorprendentemente, estos dos terremotos ocurrieron el mismo día, el 19 de septiembre, 32 años de diferencia, y compartieron similitudes notables en términos de su impacto y la respuesta de la sociedad mexicana.

El Terremoto de 1985

«Les doy la hora, siete de la mañana dieci… ¡Ay Chihuahua! Siete de la mañana diecinueve minutos cuarenta y dos segundos tiempo del centro de México. Sigue temblando un poquitito, pero pues vamos a tomarlo con una gran tranquilidad… vamos a esperar un segundo para poder hablar…» estas fueron las palabras que pronunció la presentadora Lourdes Guerrero en el programa matutino Hoy Mismo cuando el sismo comenzó y terminó por cortar la señal.

El hotel donde los hombres son violados por fantasmas Nadie imaginaría, que en uno de los hoteles ...
Cosas que deberías saber sobre la gripe A, antes de que intenten vacunarte https://www.youtube.com/watch?v=XUk_umKnOjg ...
Así se teletransportan las brujas Leyendas de otro mundo La teletransportac...
Terremoto en México 2017


El 19 de septiembre de 1985, un terremoto de magnitud 8.1 sacudió la Ciudad de México y sus alrededores siendo uno de los terremotos más destructivos en la historia de México que dejó una cicatriz imborrable en la memoria colectiva del país. Se estima que murieron al menos 10,000 personas, y numerosos edificios y estructuras colapsaron.

La respuesta inicial del gobierno a la tragedia fue criticada por su lentitud e ineficacia, lo que llevó a un llamado a la sociedad civil y a la creación de grupos de rescate improvisados. La solidaridad y la valentía de los ciudadanos mexicanos se convirtieron en una parte fundamental de la respuesta al desastre. Los rescatistas, conocidos como «topos», arriesgaron sus vidas para buscar sobrevivientes entre los escombros.

Además de la gran magnitud del sismo de 8.1 en la escala de Richter y que el epicentro se ubicara en las costas del Pacífico, la Ciudad de México se encuentra construida sobre una antigua cuenca lacustre. Esto significa que gran parte de la ciudad se asienta sobre suelos blandos y arcillosos que amplifican las ondas sísmicas, lo que lleva a un fenómeno conocido como licuefacción del suelo. Esto hace que los edificios sean más propensos a sufrir daños estructurales durante un terremoto.

En esa época, las normas de construcción en México no eran tan estrictas como en la actualidad en términos de diseño antisísmico. Muchos edificios no estaban preparados para resistir un terremoto de tal magnitud y profundidad. La falta de refuerzo estructural y cimientos adecuados contribuyó a que muchos edificios colapsaran.

Para 1985 la Ciudad de México estaba densamente poblada, y la urbanización rápida y desordenada había llevado a la construcción de edificios de gran altura en áreas vulnerables a los terremotos. Esto aumentó la exposición de la población a los riesgos sísmicos. Algunos de los edificios más emblemáticos y notables que sufrieron daños graves o colapsaron durante el terremoto fueron el Hospital Juárez de México, uno de los hospitales más grandes y antiguos de la Ciudad de México, sufrió graves daños en su estructura y tuvo que ser evacuado.

El Hotel Regis, ubicado en el centro de la Ciudad de México, que colapsó por completo debido al terremoto, causando la muerte de muchas personas que se encontraban en su interior.

La Torre Latinoamericana no colapsó por completo, pero este icónico rascacielos de la Ciudad de México, construido para resistir terremotos, sufrió daños estructurales significativos.

El Terremoto de 2017

El 19 de septiembre de 2017, exactamente 32 años después del terremoto de 1985, México fue nuevamente sacudido por un terremoto, esta vez con una magnitud de 7.1 centrándose en la región de Puebla, pero afectando gravemente a la Ciudad de México y a otros estados cercanos. Las imágenes de edificios derrumbándose y personas en busca de refugio evocaron inmediatamente recuerdos dolorosos de 1985.

La zona más afectada por el terremoto fue la región de Puebla y los estados circundantes. El epicentro del terremoto se localizó cerca de Axochiapan, en el estado de Morelos, que está relativamente cerca de la Ciudad de Puebla.

La Ciudad de México también sufrió daños significativos debido a su proximidad al epicentro y a la amplificación de las ondas sísmicas en suelos blandos, lo que provocó la caída de edificios, puentes y otras estructuras. La capital mexicana experimentó una sacudida intensa que generó temor y desesperación en la población.

Además de Puebla y la Ciudad de México, otros estados que sintieron los efectos del terremoto incluyeron Morelos, Guerrero, Oaxaca, Tlaxcala, Estado de México y Michoacán, entre otros. Estos estados también sufrieron daños en edificios y carreteras, así como interrupciones en los servicios públicos.

A pesar de la diferencia en la magnitud de los terremotos, la similitud en la fecha y la ubicación geográfica no pasó desapercibida para la población mexicana. Se generó un profundo sentido de deja vu y preocupación por lo que podría suceder a continuación. Afortunadamente, la respuesta a este terremoto fue más rápida y mejor coordinada que la de 1985, en gran parte gracias a las lecciones aprendidas de aquel desastre.

Sin embargo, durante y después del terremoto de 2017 en México, hubo informes y denuncias de corrupción que afectaron las labores de ayuda y recuperación. Estas acusaciones se centraron en diversas áreas y se dirigieron tanto a funcionarios públicos como a particulares.

Terremoto en México 2017


Hubo gran denuncia de casos en los que fondos destinados a la ayuda y la reconstrucción tras el terremoto fueron desviados o mal utilizados. Esto incluyó el presunto robo de materiales de construcción destinados a la reconstrucción de viviendas y el mal uso de donaciones en efectivo.

Algunos informes destacaron que funcionarios corruptos exigieron sobornos a las víctimas para acelerar la entrega de ayuda o la aprobación de permisos de construcción para reconstruir sus viviendas.

El caso de individuos y organizaciones que se aprovecharon de la situación de emergencia para adquirir terrenos a bajo costo o ilegalmente, con la intención de lucrarse posteriormente con la reconstrucción o el desarrollo.

También se reportaron incidentes en los que la ayuda humanitaria, como alimentos y suministros médicos, fue robada antes de llegar a las personas necesitadas.

La corrupción durante un desastre natural como un terremoto es especialmente perjudicial, ya que socava los esfuerzos de ayuda y recuperación, poniendo en riesgo la vida y el bienestar de las personas afectadas. El gobierno y las organizaciones civiles tomaron medidas para abordar estos problemas, incluyendo la creación de comités de supervisión y la implementación de medidas de transparencia y rendición de cuentas en la distribución de la ayuda y la reconstrucción.

Rescate y Ayuda Internacional

La comunidad internacional respondió con solidaridad y apoyo para ayudar en las labores de rescate y recuperación. Varios países y organizaciones internacionales ofrecieron asistencia en forma de recursos humanos, suministros y fondos.

Estados Unidos. El gobierno de los Estados Unidos ofreció asistencia inmediata, enviando equipos de búsqueda y rescate, así como suministros de ayuda humanitaria y equipos de comunicación. Además, se estableció un puente aéreo para transportar suministros y rescatistas.

Israel. Israel envió un equipo de rescate y búsqueda altamente capacitado conocido como la Unidad de Rescate y Salvamento de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF). Este equipo contribuyó en la búsqueda y rescate de sobrevivientes.

Japón. Japón también envió equipos de rescate altamente especializados para ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate. Estos equipos tenían experiencia en responder a terremotos y desastres similares en su propio país.

España. España envió un equipo de rescate de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para ayudar en las operaciones de rescate.
Unión Europea. La Unión Europea ofreció apoyo coordinado a través de su Mecanismo de Protección Civil, movilizando recursos y equipos de varios países miembros para ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate.

Organizaciones no gubernamentales (ONGs). Varias ONGs internacionales, como Médicos Sin Fronteras y la Cruz Roja, desempeñaron un papel fundamental en la prestación de atención médica, la distribución de suministros de emergencia y la asistencia a las personas afectadas.

Países latinoamericanos. Varios países de América Latina, como Colombia y Chile, ofrecieron asistencia y envío de equipos de búsqueda y rescate.

Donaciones financieras. Además de la asistencia en especie y en equipos, varios países y organizaciones internacionales realizaron donaciones financieras para apoyar los esfuerzos de recuperación en México.

Terremoto en México 2017


La cooperación internacional desempeñó un papel importante en las operaciones de ayuda y rescate después del terremoto de 2017 en México, y fue un testimonio de la solidaridad global en tiempos de crisis. La colaboración entre los equipos locales y extranjeros contribuyó a salvar vidas y proporcionar apoyo esencial a las comunidades afectadas.

Lecciones Aprendidas

El terremoto de 2017 demostró la importancia de la preparación y la infraestructura resistente en la mitigación de desastres. México había implementado protocolos de construcción más estrictos después de 1985, lo que probablemente evitó un número aún mayor de víctimas en 2017.

La solidaridad de los mexicanos volvió a brillar en 2017. Los «topos» y otros voluntarios se unieron para ayudar a las víctimas y llevaron a cabo misiones de rescate heroicas. La población donó suministros, alimentos y ropa para los afectados. Esta solidaridad fue una respuesta poderosa a la tragedia y un recordatorio de la resiliencia de México. A pesar de sus similitudes sorprendentes, los terremotos del 85 y del 2017 marcaron una evolución en la forma en que México enfrenta los desastres naturales.

Las lecciones aprendidas de 1985 llevaron a una respuesta más efectiva en 2017, aunque aún queda trabajo por hacer en términos de preparación y prevención. Estos eventos trágicos sirven como recordatorios de la fortaleza y la unidad de la sociedad mexicana frente a la adversidad, así como de la importancia de la resiliencia y la solidaridad en tiempos de crisis.

Fuentes:

  1. es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_México_de_1985
  2. es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_Puebla_de_2017
  3. ciencia.unam.mx/leer/652/-que-ocurrio-el-19-de-septiembre-de-2017-en-mexico-.pdf
  4. nytimes.com/es/2017/09/19/espanol/america-latina/temblor-sismo-mexico.html

Imágenes: 1. editorial.aristeguinoticias.com 2. youtube.com 3. infobae.com 4. elfinanciero.com.mx

Bibliografía ►
El pensante.com (octubre 2, 2023). Terremoto en México 2017. Recuperado de https://elpensante.com/terremoto-en-mexico-2017/