Ate, la hija de la discordia

Diosa de la Fatalidad

Ate es la diosa de la fatalidad, de las acciones irreflexivas y sus consecuencias: ella castiga tanto a dioses como mortales por los errores cometidos por exceso de orgullo. En algunos relatos se señala como su madre a Eris y no se menciona padre, pero en los escritos de Homero no se dice quién es su madre, pero como padre aparece Zeus, por lo tanto, se considera a ambas deidades como sus progenitores.


Su influencia en la mitología griega

Incitada por Hera, Ate persuadió al rey de los dioses que jurase que el día que naciera un mortal descendiente suyo, este sería un gran gobernante. Llena de celos por la situación retrasó el nacimiento de Heracles y provocó el de Euristeo prematuramente, logrando que éste fuera coronado como Rey.

Lleno de ira por la situación en la que lo habían involucrado, arrojó a Ate a la tierra. La diosa cayó en una colina, que fue renombrada como la Colina Ate, en donde más adelante se fundaría la ciudad de Troya. Expulsada de su hogar, la deidad se convirtió en una vagabunda de pies ligeros, que andaba sobre la cabeza de los hombres con los que buscaba provocarlos y llevarlos a una ira repentina.

La diosa Ate también tuvo descendencia: la diosa Peito la personificación de la persuasión y la seducción. Por otro lado, las Litaí, conocidas como las oraciones, eran espíritus hijas de Zeus que sanaban las acciones hechas por Ate, pero como eran cojas no podían alcanzarla, los entes traían grandes ventajas a las personas que las veneraban mas si eran despreciadas, le pedían a Zeus que enviara a Ate.

El origen de la vid y otros malos entendidos

Ámpelo era un sátiro que se había enamorado del dios Dionisio, de igual forma era correspondido por la deidad. El dios era hijo de Zeus y de una princesa y como se podrán imaginar Hera no perdía oportunidad para hacer la vida imposible a los retoños de su esposo. Fue así, como convenció nuevamente a Ate para que usara su influencia y le dijera a Ámpelo que cabalgara sobre un toro para impresionar a su amor.

Tal acto salió muy mal, el toro lo terminó arrojando contra unas piedras y de su sangre brotó la primera vid. Otra historia, cuenta que la deidad ofuscó a Agamenón, quien luchaba contra los troyanos, le tomó a una esclava llamada Briseida como compensación, arrebatándosela a su ‘dueño’ Aquiles, enfadado, el guerrero griego abandona la batalla hasta que le es devuelta la mujer.

Su influencia en la literatura

En las obras de escritores clásicos, la deidad es descrita de una manera distinta: como una diosa dedicada a vengar actos malvados y castigar a las los delincuentes. Ella aparece en los dramas de Esqilo y Eurípides. También aparece retratada en las obras de Shakespeare: en su libro titulado Julio César, Ate es descrita como una invocación de venganza.

“pidiendo venganza, con Ate a su lado llegará ardiendo del Infierno, gritará en estos confines con voz de monarca “¡Caos!” y soltará los perros de la guerra”

Fuentes:

  1. youtube.com/watch?v=sqznob5K3Cw

Imágenes: 1: como-funciona.com, 2: facebook.com

Download WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
Premium WordPress Themes Download
Premium WordPress Themes Download
free download udemy course
download coolpad firmware
Download Nulled WordPress Themes
ZG93bmxvYWQgbHluZGEgY291cnNlIGZyZWU=
Ate, la hija de la discordia

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar