David Hahn, o de cómo construir un reactor nuclear en tu patio trasero

Energía Nuclear

Desde el descubrimiento de la radiación allá hacia finales del siglo XIX y la construcción de la primera bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial la energía nuclear se convirtió en un acompañante constante de innumerables sociedades humanas. Aunque disminuida a causa de desastres como Chernóbil y Fukushima, en la actualidad la energía nuclear sigue teniendo gran importancia y despertando la fascinación de muchas personas.

David Hahn fue uno de ellos. Nacido en 1976, desde pequeño sintió gran fascinación por la química y comenzó a una edad temprana a experimentar con sustancias, generando ocasionales explosiones.

El Reactor

Sin embargo, el joven Boy Scout pronto superó estos intereses iniciales y comenzó a soñar con algo mucho más grande: la construcción de un reactor nuclear. Fiel a sus propósitos, comenzó a recolectar todos los elementos radioactivos que podía, sacando el americio de los detectores de humo, el torio de algunas lámparas de acampar, radio de relojes, etc.

Su objetivo era usar isótopos de bajo nivel para convertir muestras de torio y uranio en isótopos fisionables, y llegó incluso a purificar cenizas de Torio usando el litio que extrajo de decenas de baterías para construir un “quemador Bunsen”.

La captura

David fue capturado por la policía de manera inadvertida, cuando detuvieron su auto por razones no vinculadas con su reactor nuclear. Para entonces ya era consciente del peligro que representaba la cantidad de material radioactivo acumulado (que aunque nunca estuvo cerca de alcanzar la masa crítica necesaria para una explosión, sí superó en más de 1000 a la “radiación de fondo” de la Tierra) y se encontraba deshaciéndose del mismo. Cuando la policía lo detuvo, sintió la necesidad de advertirles que estaban lidiando con material radioactivo (podrían haber enfermado gravemente si no eran cuidadosos), lo que llevó a que el FBI comenzara una investigación al respecto.

El asunto no pasó a mayores y, tras el escándalo, David pudo seguir con su vida. Sin embargo, se rehusó siempre a ser revisado por médicos especialistas y en 2007, tras ser retirado de los Marines por problemas médicos, fue condenado a 90 días de prisión por desmantelar algunos detectores de humo en su edificio (un crimen serio en los Estados Unidos). Una vez más, estaba buscando americio.

No se sabe mucho de su vida entre 2007 y 2016, pero se sabe que murió este año por envenenamiento con alcohol. Tenía apenas 39 años.

Imagen: dailymail.co.uk

David Hahn, o de cómo construir un reactor nuclear en tu patio trasero
Source: Misterio, hechos insólitos  
julio 18, 2017
loading...

Ver más Artículo al azar