El hombre salvaje de Winsted

Hasta donde nos lleve el amarillismo

Es común pensar que el amarillismo de hoy en día es propio de esta época donde todos quieren fama para hacer dinero. La verdad es que desde siempre se ha buscado el sensacionalismo con el fin de atraer la atención de las masas.

Desde los tiempos romanos nos encontramos con particularidades semejantes. El espectáculo de los gradiadores no es más que eso mismo, que las personas quedaran impactadas por una lucha feroz de dos hombres que sólo deseaban sobresalir aunque eso llevara a su propia muerte. Irónico y al mismo tiempo absurdo.

Con el pasar de los siglos esto no cambió, sólo se adecuó y en Estados Unidos terminó sucediendo algo parecido. Pero esta historia ya no está relacionada con la muerte del protagonista, sino con la búsqueda de la atención de todo el pueblo de Winsted, donde el pánico llevó a que las personas se sintieran atemorizadas por una posible amenaza externa.

Historia asombrosa en un pueblo de Connecticut

Los habitantes de Winsted, Conneccticut, amanecieron con terribles noticias reportadas en los periódicos: un extraño hombre, peludo y que andaba desnudo, se estaba paseando por las calles de la ciudad y aterrorizando a sus pobladores.

Parece como si estuvieramos hablando de King Kong o incluso de ese misterioso asesino de la calle Morgue de un cuento de terror. La idea de que había un ser que estaba acabando la paz de un lugar donde no pasaba nunca nada, llevó a que la sociedad estuviera en constante alarma y claro, no es de suponer que el chisme se hizo hábito durante semanas.

La noticia fue reportada en agosto de 1895, los periodistas se dieron un festín publicando varias notas y buscando a posibles víctimas de aquella criatura.

Winsted fue invadida por varios reporteros que estuvieron atentos a cualquier señal del ser y con el paso de las horas, creyeron que tal vez lo sucedido había sido un invento hasta que empezaron a encontrar los testigos tan anhelados, más de uno confirmó las descripciones de dicho hombre, también mencionaban lo agresivo que podría tornarse si se le acercaba uno e inclusive alguno comentó haber sido víctima de ataques feroces.

La descripción en general mencionaba que el hombre tenía apariencia de gorila, con colmillos filosos y con cada testimonio parecía crecer un poco más. Los mismos ciudadanos decidieron organizarse en cuadrillas y dar caza al monstruo. Cuál sería la sorpresa, cuando el ser resultó ser un inofensivo burro que se había escapado de la granja en donde vivía y el pobre animalito resultó herido por las armas de los furibundos hombres.

Prácticamente este yeti del Himalaya, este ser extraño y sensacional no sólo se tomó los periódicos del pueblo. En Nueva York llegó la noticia como un baldado de agua para todos los medios y hasta posiblemente mucha gente quiso ir a visitar Winsted para encontrar el monstruo.

Finalmente, se descubrió la verdad y resultó que un joven reportero de la localidad inventó la historia, se le ocurrió la idea debido a que necesitaba ganar dinero rápidamente y que mejor que una criatura sobrenatural rondando las calles, por su historia ganó unos 150 dólares de la época y con lo ocurrido él y su ciudad ganaron mucha fama, él joven esparció el rumor y el amor por el sensacionalismo hizo el resto: varios mintieron solo por convivir, a pesar de jamás a ver visto el gorila sobrenatural y más de uno vendió su propia historia a algún medio para ganar en el proceso algún dinero.

El joven era conocido como Lou Stone y trabajaba en Winsted Evening Citizen, después de eso el joven se volvió muy famoso pero seguramente perdió su trabajo como periodista.

La historia nunca acaba en Connecticut

Ocho décadas después la historia siguió. En julio de 1972 el Hartford Courant reportó que una extraña criatura había sido observada por dos jóvenes en Wilchester Road cerca al Cristal Lake. Aparentemente la figura cumplía con todos los parecidos del monstruo inventado y además, al aparecer en un lago, el «extraño ser» se terminó ocultando entre los árboles.

De nuevo el revuelo llegó a la sociedad y todos se volvieron a sentir como a finales del siglo XIX, el miedo y el sensacionalismo volvieron y los medios ganaron mucha audiencia. Pero en septiembre de ese mismo año, ahora fueron dos parejas los que vieron al ser. Sus características eran más impresionantes.

Según lo relatado medían más de tres metros y era super peludo. La alerta la llevaron a la policía que vigiló el lago por mucho tiempo y pues el investigador Brandon Bisceglia terminó por determinar que todo había sido un invento igual al del siglo pasado.

Esa década se volvió muy común que los estadounidenses se aficionaran a Pie Grande o «Bigfoot», un primate de tamaño descomunal, entonces la fabricación editorial se aprovechó de ese sensacionalismo para alcanzar la fama.

Fuentes:

  1. http://www.terramaxica.es/2016/03/fraudes-historicos-i-el-hombre-salvaje.html
  2. http://newenglandfolklore.blogspot.com/2016/12/the-winsted-wild-man-history-of.html
  3. https://www.damnedct.com/the-winsted-wildman/

Imágenes:

  1. newenglandfolklore.blogspot.com 2. damnedct.com 3. hoaxes.org
El hombre salvaje de Winsted
Resistencia La Segunda Guerra Mundial fue un periodo particularmente viol...

Una crianza conflictiva En los años ochentas los medios franceses alarma...

Más de 10 millones de elefantes se han balanceado ya en esta tela de ar...

Muerte La muerte, tarde o temprano, nos ha de tocar a todos. No existe, p...

Bibliografía ►

El pensante.com (junio 25, 2022). El hombre salvaje de Winsted. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/el-hombre-salvaje-de-winsted/