El signo lingüístico

Ampliar este tema:

Quizás lo mejor, antes de avanzar sobre la definición y demás aspectos del Singo Lingüístico, sea revisar algunos conceptos, que permitirán entender esta entidad lingüística dentro de su contexto teórico adecuado.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que resulte conveniente pasar revista entonces sobre las definiciones de Lingüística y Lenguaje, las cuales serán de gran importancia a la hora de tener claro el ámbito en el cual se desarrolla y pertenece el Signo Lingüístico, a continuación cada una de las definiciones:

Lingüística

Con respecto al concepto de Lingüística, éste puede ser descrito en líneas generales, como una disciplina científica, cuyo principal objetivo sería el estudio de la estructura de las Lenguas naturales, es decir, aquellas lenguas que se han producido en base a una creación humana, y como consecuencia de una evolución histórica. Así mismo, se puede agregar que la Lingüística se caracterizaría también por aproximarse a estas lenguas desde un punto de vista descriptivo, es decir, sin juzgarlas o pretender nombrarlas, sino tomando en cuenta aquellos aspectos observados, en base a los cuales se puede realizar una descripción objetiva.

Lenguaje

Por consiguiente, el Lenguaje podría comenzar por describirse como el principal objeto de estudio de la Lingüística, así también como un sistema de signos lingüísticos, con valor diferenciador (es decir, en donde cada elemento cobra valor en la medida en que se opone a otro) que además puede considerarse como una construcción dicotómica, es decir, que cuenta con dos áreas o dimensiones, que aun cuando se oponen, en realidad, se complementan. En el caso del Lenguaje, estas dimensiones son llamadas Lengua y Habla, y cuentan cada una con sus propias definiciones y características, tal como puede verse a continuación:

  • Lengua: es definida a su vez como la parte abstracta del Lenguaje, en el cual reside la totalidad de normas y mecanismo por los cuales éste funciona. Así mismo, se señalan como rasgos de la Lengua el de ser una entidad intangible, colectiva, inabarcable, inmutable y no dinámica.
  • Habla: por su parte, el Habla será distinguida como la parte concreta del Lenguaje, es decir, su realización, a través de la acción del hablante. De igual forma, esta dimensión concreta del Lenguaje podrá ser descrita como tangible, individual, abarcable, mutable y dinámica.

Signo Lingüístico

Teniendo presente estas definiciones, tal vez sea mucho más sencillo aproximarse a la definición de Signo Lingüístico, el cual puede ser entendido entonces como una unidad lingüística, así también como una entidad psíquica dicotómica, conformada por dos caras. Por un lado, según señalan los lingüistas, el Signo Lingüístico contará con un concepto, el cual hará referencia a la idea o imagen mental que tiene el hablante sobre un objeto o concepto abstracto. Por el otro, el Signo lingüístico tendrá dentro de sí una imagen acústica. De esta forma, un Signo Lingüístico será la entidad psíquica en donde un determinado concepto o imagen mental se une y relaciona con una imagen acústica, estableciendo entonces una idea. No obstante, algunas corrientes prefieren designar a cada una de estas materias psíquicas que conforman el Signo Lingüístico con otros nombres, llamándolas respectivamente como Significado y Significante, los cuales entonces pueden ser definidos de la siguiente forma:

  • Significado: imagen mental con el que cuenta un Signo lingüístico. Está unido necesariamente a un significante.
  • Significante: en cuanto al Significante este puede ser descrito como la huella auditiva o acústica que se encuentra relacionada a un Significado específico, dentro del Signo Lingüístico.

Cómo se relacionan el Significado y el Significante

Así mismo, es probable que la mejor forma de explicar cómo se unen dentro del Signo Lingüístico estas entidades psíquicas sea a través de un ejemplo, como el siguiente:

Suponiendo que se tiene la idea de casa, como construcción de cuatro paredes y un techo, y además la forma [‘kasa] cada uno podrá ser identificado entonces de la forma que se muestra seguidamente:

Como puede verse, aunque las dos entidades son realidades psíquicas, el Significado se relaciona con el concepto abstracto que el individuo tiene de un objeto de la realidad, mientras que el significante será la imagen acústica que el sujeto relaciona con esa idea. Así se produce entonces el Signo Lingüístico, unidad básica del Lenguaje. Estas entidades, se caracterizan a su vez por ser inseparables, así como por necesitarse y requerirse mutuamente, de ahí que el Signo lingüístico sea entendido entonces como una unidad dicotómica.

Arbitrariedad del Signo lingüístico

En otro orden de ideas, otro de los conceptos de gran importancia en cuanto al Signo Lingüístico es el de su Arbitrariedad. Al respecto, la Lingüística señala que pese a que para la mayoría de los hablantes puede resultar un hecho bastante natural que una determinada forma esté relacionada a una huella auditiva, como por ejemplo en el caso de la idea de casa y la forma [‘kasa] en realidad esto no es para nada motivado, y mucho menos natural, sino que es el resultado de un proceso humano y social, que a través de diversas convenciones ha logrado que dicho concepto sea relacionado con una imagen acústica. Por ende, los Lingüistas indican entonces que la relación que se establece entre el Significante y Significado es arbitraria, es decir, que no es motivada ni natural, puesto que no hay nada que explique por qué estas entidades están unidad, salvo una decisión social, desarrollada en el tiempo.

Imagen: 1.- pixabay.com / 2.-elpensante.com

El signo lingüístico

Bibliografía ►

loading...

Ver más Artículo al azar