Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Tabla de contenido

La fiesta terminó

Nuestra lectora y amiga bloguera, Marina, nos hacía hace unos días un pequeño homenaje en su blog “El bosc humà” con el posteo de un abandono de su tierra, la maravillosa y siempre mágica isla de Ibiza.

Con su permiso, reposteamos aquí el artículo para que disfrutéis de él y como no, os recomendamos una visita a su blog.

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Si uno piensa en Ibiza probablemente le vengan a la cabeza palabras como playa, sol y, seguramente, fiesta. Me gustaría enseñaros otra Ibiza lejos de las discos pero también de las casas  payesas y las bucólicas puestas de sol en el mar y que, a su vez, tiene que ver con la marcha de antaño.

Cuando uno accede por la carreterita asfaltada situada en municipio de Sant Josep de sa Talaia al complejo del Fiesta Club no se espera la magnitud de la edificación que se encuentra insertada en medio de un bosque de pinos. Según mi madre (que estuvo allí cuando aún funcionaba) fue una sala de fiestas en pleno apogeo en los años 70 y que debe llevar unos 30 años abandonada. Allí traían a cientos de turistas con autobús y también fue muy frecuentada por gente de la isla de todas las edades.

Las mansiones abandonadas más sorprendentes del mundo Las mansiones son edificaciones en donde pri...
La Historia de la familia Ammons: ataque demoníaco en Estados Unidos Un nuevo hogar en Indianápolis En la ciudad...
Los defensores de la justicia: Los Bald Knobbers El final de la guerra Con el final d...

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

La sala era discoteca, terraza y además plaza de toros. En la parte superior podemos ver lo que queda de la zona cubierta donde debía estar la pista de baile. Después bajamos por la gradería donde aún quedan los bancos de hormigón que ahora están reventados por la vegetación que se va apoderando poco a poco del lugar. Y abajo la placita de toros y el escenario, al que a uno no le dan ganas de subir. Se ve que los toros eran jovencísimos y poco bravos pero el show “made in Spain” satisfacía al público extranjero y local. Hoy los grafittis aún le dan más magnetismo y extrañeza al lugar. Parece que entre el zumbido de las cigarras aún se pueden escuchar los sonidos de las risas y ese olor mezcla de sangría y crema solar tan característico de las zonas turísticas.

Con el paso de los años la época dorada del Festival Club llegó a su fin y se cerraron sus puertas: ¿Bancarrota? ¿Negocios sucios? ¿Tenencia ilícita de toros menores de edad? Eso daría para una investigación exhaustiva en el bar del pueblo con el aroma de unas Hierbas ibicencas y otro post. Os dejo con las fotos, que valen más que mil palabras.

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Festival club. Un abandono ibicenco

Texto de Mirallmar (www.elboschuma.blogspot.com)

Fotografías de Jakub Honetschläger

ARCHIVO DE ABANDONOS DE T.E.M

Bibliografía ►
El pensante.com (octubre 24, 2010). Festival club. Un abandono ibicenco. Recuperado de https://elpensante.com/fiesta-club-un-abandono-ibicenco/