La leyenda de Preste Juan

Ampliar este tema:

Vamos hablar de un personaje que despertó todo tipo de leyendas alrededor de él. Los reyes y los nobles envidiaban a alguien al que se le atribuía ser descendiente directo del rey mago Melchor y cuyo poder iba hasta los reinos de Persia y Armenia, y que bajo su mando tenía un ejército de 100.000 mil hombres. Este gran monarca solo se encontraba bajo el servicio del cristianismo: era Preste Juan.

Su primera aparición en los anales

La primera vez que se menciona a Preste Juan es una carta (1145) enviada por Otto De Freising al Papa Eugenio III. Aquí se narraba que unos años atrás el gobernador de Bizancio había recibido una carta del supuesto Preste Juan: en la misiva se hacía una gran descripción de su reino y riquezas, se decía que entre sus súbditos no había pobres o mendigos, que el hambre no existía y que su castillo no necesitaba ventanas ya que las piedras preciosas brillaban con gran intensidad, casi como el mismo sol.

Dominios que se extendieron por varios continentes

Dependiendo del sitio, hay una historia que nos cuenta acerca de los bellos territorios que poseía Preste Juan, inclusive hay un rey que afirma haber vivido con éste personaje tres meses. Se decía que después del siglo XV habitó el continente americano.

También hay menciones de que el guerrero mongol Genghis Khan, quien derrotó a los musulmanes en el siglo XIII, podría haber sido identificado como un monarca cristiano. Pero lo realmente interesante es la historia escrita por Gómez de Santisteban, quien afirmaba que el rey de Portugal convivió durante un tiempo con Preste Juan: se menciona que la ciudad capital se llamaba Albes. Santisteban escribió: “Es la más populosa, la más rica, y fortalecida que hay en aquella parte del mundo, tiene de circunferencia más de doce leguas, en su castillo tiene más de ciento cincuenta torreones bien fortificados.”

El palacio era descrito como algo fantástico, que contaba con cientos de hombres al servicio del Rey: “Una vez que llegamos pudimos ver que tenía ocho torres tan hermosas y brillantes que no se pudiera mirar sin recibir impresión (…) Tenía una guardia de seiscientos hombres de caballería e infantería, lujosamente vestidos y bien armados.”

Sin embargo, hay algo más fantástico aún que los mismos territorios o arquitectura y eran los mismos súbditos de Juan: “Tengo en mis territorios unos habitantes que no tienen más que un ojo en la frente, cuando muere alguno se lo comen entre sus parientes”. En otra provincia “con una clase de gentes que tienen los pies redondos. En otro tengo una generación cuyas gentes son de la alzada de una vara, pero son muy belicosos.

La miseria fue el principal aliciente para encontrar el reino

Las guerras, el hambre, la pobreza y un sinfín de situaciones difíciles que asolaban a las poblaciones en la época medieval inspiraron a muchos a la búsqueda del reino de Preste Juan, un sitio que era comparado con el Edén. Inclusive se llegó a suponer que Etiopía era el mítico reino, pero luego se descartó la posibilidad. Uno de los países que más se interesaron por buscar a Preste Juan fueron los portugueses, pero con el avance del tiempo la gesta por el reino se quedó atrás junto con otras leyendas medievales.

Fuentes:

  1. https://blogcatedranaval.com/2016/07/25/la-fantastica-leyenda-del-reino-del-preste-juan/ 

Imágenes: 1: cabovolo.com, 2: wikipedia.org

La leyenda de Preste Juan

Bibliografía ►

loading...

See more Random post