Historia de la Guerra de Sucesión Española

Historia de la Guerra de Sucesión Española

Un Conflicto Decisivo en la Historia de España

La Guerra de Sucesión Española, que tuvo lugar entre 1701 y 1714, fue un conflicto crucial en la historia de España y de Europa en general. Esta guerra, que involucró a varias potencias europeas, tuvo profundas implicaciones políticas, sociales y económicas en la península ibérica y más allá. En este artículo, exploraremos los antecedentes, el desarrollo y las consecuencias de esta guerra que determinó el destino de la corona española y dejó una huella indeleble en la historia del país.

Antecedentes

Los antecedentes de la Guerra de Sucesión Española se remontan a la muerte de Carlos II, último rey de la Casa de Habsburgo en España. Su reinado estuvo marcado por problemas de salud, y no pudo tener hijos. Esto generó preocupación sobre la sucesión al trono español y abrió la puerta a diversas reclamaciones al trono en 1700. Este hecho desencadenó una crisis sucesoria que involucró a varias potencias europeas y llevó a la guerra. Francia, Austria, Inglaterra y los Países Bajos, estaban interesadas en el destino de la corona española debido a su riqueza y vasto imperio colonial. Cada una tenía sus propias aspiraciones y preocupaciones sobre quién debería heredar el trono español.
En su lecho de muerte, Carlos II dejó un testamento en el que nombró a Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia, como su heredero. Esto llevó a la aceptación de Felipe V como rey de España por parte de Francia y sus aliados, como Castilla. Sin embargo, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Leopoldo I, apoyó la candidatura del archiduque Carlos de Austria, nieto de Leopoldo, al trono español. Esto fue respaldado por Gran Bretaña y otras potencias europeas que temían un exceso de poder en manos de los Borbones franceses.
La aceptación de Felipe V como rey de España por parte de Francia desencadenó la guerra, ya que esto amenazaba con unir los tronos de Francia y España bajo una misma dinastía (Borbón). Esta unión podría haber desequilibrado gravemente el poder en Europa y amenazado la existencia de otros estados europeos. La Guerra de Sucesión Española no se limitó a España; se libraron batallas y conflictos en toda Europa, desde Italia hasta los Países Bajos y la península ibérica. Cada bando buscaba obtener ventajas territoriales y políticas.

La generación que domina el mundo digital En la era actual, la tecnología ha deja...
Biografía de Charles Dickens El Maestro de la Novela Victoriana y Cronis...
Historia de la Guerra de Sucesión Española


El nacimiento de la Gran Alianza antiborbónica durante la Guerra de Sucesión Española fue un elemento crucial en el conflicto. Esta alianza se formó en respuesta a la proclamación de Felipe de Anjou como Felipe V de España y su posterior reconocimiento por parte de Francia y otros países europeos. La Gran Alianza antiborbónica estaba compuesta principalmente por Gran Bretaña, el Sacro Imperio Romano Germánico (Austria), los Países Bajos y Portugal, y su objetivo principal era contener el ascenso de la Casa de Borbón al trono español

Desarrollo

La guerra comenzó oficialmente en 1701 cuando el archiduque Carlos de Austria fue proclamado como Carlos III de España en Viena, mientras que Felipe de Anjou fue coronado como Felipe V en Madrid. Esto marcó el inicio de la guerra, con Gran Bretaña, Austria y los Países Bajos apoyando al archiduque Carlos, mientras que Francia respaldaba a Felipe V. En 1704, las fuerzas británicas capturaron Gibraltar, un enclave estratégico en la península ibérica, lo que debilitó aún más la posición de Felipe V. Gran Bretaña se unió formalmente a la guerra en 1704 y formó una alianza con Austria y los Países Bajos.

Entre 1707-1709, Felipe V logró importantes victorias militares en España, lo que fortaleció su posición en la península. Sin embargo, en Europa, las fuerzas aliadas obtuvieron victorias en Italia y los Países Bajos, lo que mantuvo el conflicto en un punto muerto.

La situación en la guerra cambió cuando el emperador José I de Austria murió en 1711, lo que llevó a una reorganización de alianzas. Gran Bretaña abandonó a Carlos III y firmó la Paz de Utrecht en 1713, reconociendo a Felipe V como rey de España a cambio de importantes ganancias territoriales y comerciales.

Uno de los eventos más significativos de la guerra fue la caída de Barcelona en 1714. Las fuerzas borbónicas sitiaron la ciudad, que estaba defendida por las fuerzas austracistas catalanas. La caída de Barcelona marcó la victoria decisiva de Felipe V y la consolidación de su poder en toda España.

La Guerra de Sucesión Española finalmente llegó a su fin con la firma de los Tratados de Utrecht en 1713 y el Tratado de Rastatt en 1714. Estos acuerdos establecieron la paz en Europa y reconocieron a Felipe V como el rey de España. Además, se realizaron importantes cambios territoriales: Gibraltar y Menorca fueron cedidos a Gran Bretaña, los Países Bajos del Sur pasaron a ser gobernados por Austria, y Sicilia fue entregada al Ducado de Saboya.

Consecuencias

La victoria de Felipe V en la Guerra de Sucesión Española consolidó la dinastía Borbón en el trono español. Felipe V fue el primer rey de la Casa de Borbón en España y estableció una línea de monarcas Borbones que continúa gobernando en España hasta la fecha.

Los Tratados de Utrecht y Rastatt, que pusieron fin a la guerra en 1713 y 1714, respectivamente, llevaron a una redistribución significativa de territorios en Europa. Entre los cambios más destacados, Gibraltar y Menorca fueron cedidos a Gran Bretaña, los Países Bajos del Sur pasaron a Austria, Sicilia fue entregada al Ducado de Saboya, y Nápoles y Cerdeña pasaron a manos austríacas.

Aunque Felipe V se mantuvo en el trono, España emergió de la guerra debilitada políticamente y económicamente. La pérdida de territorios europeos y el agotamiento causado por la guerra dejaron a España en una posición menos influyente en los asuntos europeos. La guerra también tuvo un impacto en las colonias españolas en América. La pérdida de Menorca y la posesión de Gibraltar por parte de Gran Bretaña se convirtieron en puntos de conflicto en el contexto de las colonias españolas en el Nuevo Mundo.

Historia de la Guerra de Sucesión Española


Gran Bretaña emergió como una potencia colonial y marítima dominante en el escenario internacional como resultado de la guerra. Gibraltar se convirtió en una base naval estratégica para la Marina británica.

La Guerra de Sucesión Española y los tratados subsiguientes contribuyeron a la reconfiguración del equilibrio de poder en Europa. Se debilitó la posición de España y se fortaleció la de Gran Bretaña y Austria. La consolidación de Felipe V en el trono y la relativa estabilidad política que siguió a la guerra permitieron a España embarcarse en reformas administrativas y económicas, como la creación de la Real Compañía de Filipinas, que impulsaron el desarrollo del imperio colonial español.

La represión de aquellos que habían apoyado al archiduque Carlos de Austria y la posterior emigración o exilio de muchos austracistas. Esto se debió a la consolidación del poder de los Borbones y a su deseo de eliminar cualquier posible amenaza a su reinado fueron otras consecuencias que dejó el conflicto.

Felipe V inició una purga en la administración y en las instituciones del gobierno para eliminar a aquellos que habían apoyado al archiduque Carlos o que se percibían como opositores al nuevo régimen borbónico. Los partidarios del archiduque Carlos, conocidos como austracistas, fueron perseguidos y despojados de sus cargos y propiedades.

e les consideraba traidores y enemigos del Estado. Muchos austracistas fueron desterrados de España y se les prohibió regresar bajo pena de muerte. Sus propiedades fueron confiscadas, y se les sometió a la marginación y el ostracismo social y otros austracistas optaron por el exilio voluntario para evitar la persecución y la represión. Se establecieron en países europeos donde se les permitía residir y donde continuaron luchando por la causa austracista.

Los austracistas que se exiliaron se refugiaron en países como Austria, Portugal, Inglaterra y los Países Bajos, donde buscaron apoyo y refugio de las autoridades locales. Desde el exilio, algunos austracistas continuaron conspirando y buscando apoyo militar para intentar derrocar a Felipe V y restaurar al archiduque Carlos en el trono español. Hubo varios intentos de invasión y levantamientos austracistas en España a lo largo del siglo XVIII. A lo largo del siglo XVIII, algunos austracistas lograron regresar a España después de obtener amnistías o clemencia real. Sin embargo, sus propiedades seguían en manos de los borbones, y su influencia política se había debilitado considerablemente.

Felipe V estaba decidido a revertir algunas de las pérdidas territoriales y restricciones impuestas por los tratados de paz. Esta política se conoce como «revisionista» porque buscaba revisar y cambiar los acuerdos previamente establecidos.

Historia de la Guerra de Sucesión Española

El Tratado de Viena de 1725

El Tratado de Viena, firmado en 1725, fue un importante logro de la política revisionista de Felipe V. En virtud de este tratado, se lograron varios objetivos:

  • Reconocimiento internacional. El tratado fue un paso importante hacia el reconocimiento internacional de Felipe V como legítimo rey de España. Esto ayudó a consolidar su posición en el trono.
  • Restitución de Nápoles y Sicilia. España recuperó los reinos de Nápoles y Sicilia, que habían sido cedidos a Austria en los Tratados de Utrecht y Rastatt. Estos territorios volvieron al control español.
  • Alianza con Austria. El Tratado de Viena también incluyó un acuerdo de alianza entre España y Austria. Esto representó un cambio significativo, ya que antes de la guerra, Austria había sido uno de los principales opositores a la sucesión de Felipe V. La alianza buscaba contrarrestar la influencia de otras potencias europeas, como Gran Bretaña.
  • Matrimonio real. Como parte del tratado, Felipe V se casó con Isabel de Farnesio, hija del duque de Parma. Este matrimonio fortaleció los lazos familiares y políticos entre las casas de Borbón y Farnesio y tuvo implicaciones en la política europea. Este complejo conflicto cambió el curso de la historia española y europea. Además de su importancia política y territorial, esta guerra también tuvo un impacto en la cultura y la sociedad española, y sentó las bases para la España moderna. Esta lucha por el trono español es un recordatorio de cómo las rivalidades dinásticas y los intereses internacionales pueden moldear el destino de las naciones y la historia del mundo.

Fuentes:

  1. es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_sucesi%C3%B3n_espa%C3%B1ola
  2. historiaespana.es/edad-moderna/guerra-de-sucesion
  3. enciclopediadehistoria.com/guerra-de-sucesion-espanola/
  4. cervantesvirtual.com/obras/materia/guerra-de-sucesion-espanola-1701-1714-9975

Imágenes: 1. sobrehistoria.com 2. todo-argentina.net 3. es.wikipedia.org 4. historia.nationalgeographic.com.es

Bibliografía
El pensante.com (octubre 15, 2023). Historia de la Guerra de Sucesión Española. Recuperado de https://elpensante.com/historia-de-la-guerra-de-sucesion-espanola/