Historia de San Gangulfo

El mártir de Borgoña

Gangulfo de Varennes pertenecía una de las familias más nobles de Borgoña (Francia). En su infancia contó con una educación enfocada en los pilares cristianos gracias a sus padres y durante su juventud se caracterizó por su gran honestidad, castidad y decencia. También se destacó por visitar varias iglesias y estudiar textos religiosos.

A la muerte de sus padres, se convirtió en un gran administrativo manejando estratégicamente las propiedades heredadas y compartiendo parte de sus ganancias con los más necesitados. Cuando llegó el momento, contrajo nupcias con una mujer que no compartía su estilo de vida y que le traería ciertos dolores de cabeza.

Como noble, tuvo que viajar varias debido a las guerras de la época, pero también aprovechó la oportunidad para predicar el evangelio en territorios como Frisia. Su vida casta y noble lo convirtió en un personaje que se ganó la admiración de más de una persona, pero tristemente se llevaría un baldazo frío, cuando descubrió las intenciones de la mujer con la compartía vida marital.

Un castigo peculiar para unos amantes ambiciosos

Durante las campañas de guerra, el Santo encontró una propiedad con una fuente de agua de dulce e invirtió parte de sus ganancias en adquirir la propiedad. Las personas se burlaron de aquella compra alegando de que no podría llevársela a ninguna parte. Cuando llegó a su casa, su esposa le recriminó por haber realizado una compra inútil, pero el hombre realizó algo que le cerró la boca a todos aquellos que se burlaron, incluida su mujer: clavó su vara en la tierra y de ella empezó a brotar agua dulce.

Fueron muchos los viajes del hombre, pero él jamás se imaginó en uno de sus regresos descubriría que su mujer lo estaba engañando con otro hombre (presuntamente un sacerdote). Gangulfo podría haberla despreciado y haberse divorciado de ella, pero tomó la decisión más noble de dejarla estar a su lado sin compartir la cama marital. También le pidió al amante de la mujer que se fuera y creyó que con ese acto todo estaría solucionado, algo totalmente errado.

Gangulfo renunció a toda su fortuna y se retiró a su castillo para realizar actos de penitencia. Sin embargo, su mujer y su amante estaban planeando algo contra el hombre: el sacerdote atacó al mártir mientras dormía, hiriéndolo en la pierna y causándole una herida que sería fatal y lo mataría en pocos días.

Creyéndose victoriosos, los amantes se fueron a celebrar. Pero cuenta la historia que mientras se encontraban en un bar bebiendo el hombre sintió ganas de ir al baño y cuando se encontraba ahí, sus entrañas fueron expulsadas. A los pocos días de lo sucedido, la viuda de Gangulfo escuchó el rumor que al alrededor de la tumba de su esposo se estaba reuniendo la gente para pedirles milagros, en tono burlón la altera mujer dijo: “que sí él podía hacer milagros, su trasero también”, de inmediato se escuchó un ruido un tanto peculiar y bastante revelador por parte de ella.

Cuenta la historia que, si la mujer intentaba hablar, los días viernes, un pedo se escaparía de sus posaderas.

Fuentes:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Gangulfo_de_Varennes
  2. https://es.catholic.net/op/articulos/35422/gangulfo-santo.html

Imágenes: 1: vidas-santas.blogspot.com, 2: wikipedia.org

Historia de San Gangulfo

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar