Categorías: Mitos y leyendas

Irene: diosa de la paz y riqueza

Irene: diosa de la paz y riquezaIrene: diosa de la paz y riqueza

Irene o Pax, hija de Zeus

Como la mayoría de los dioses Olímpicos, Irene (conocida en la mitología romana como Pax) era hija de Zeus y de la titanide Temis. Sus hermanas eran las parcas Astrea y las Horas, siendo la tercera la misma Irene. Ella, junto con sus hermanas, protegía las puertas del Olimpo y representaba los valores sociales como el orden y la justicia.

A Irene también se le llegó a relacionar con las estaciones, en especial la primavera, tanto por la raíz de su nombre en griego como por el hecho de que mantenía cierta amista con la diosa Perséfone y porque la diosa Afrodita le cedía sus palomas para anunciar la paz, haciéndoles llevar ramas de olivos.

La representación de Irene en la Guerra del Peloponeso

El conflicto bélico del Peloponeso sucedió en la Antigua Grecia y enfrentó a las ciudades formadas por la Liga de Delos (encabezada por Atenas) y la Liga del Peloponeso (encabezada por Esparta). Mmás de un autor dejó plasmado en escritos la historia de lo sucedido y ese fue el caso de Aristófanes, un comediógrafo que dejó una narración de lo sucedido en el campo de batalla y de la influencia de los dioses.

En su relato, Irene es encerrada en un profundo pozo por Pólemos, el dios de la guerra, esto sucede cuando todos los dioses griegos dejan el Olimpo debido a la guerra y él único que queda es Hermes. Irene es liberada gracias a que un granjero llamado Trigeo sube al hogar de las deidades con la ayuda de un escarabajo pelotero (una parodia de Belerofonte)

Artículo relacionado

Su representación en el arte

Por lo general aparece representada como una joven hermosa con una corona de flores, una rama de olivo en una mano y una cornucopia en la otra. También suele portar un cetro una antorcha o un ritón: estos son atributos vinculados a ella al igual que la paloma. También suele aparecer junto a sus hermanas o llevando en brazos a Pluto, dios de las riquezas de las cosechas, hijo suyo según una versión menor.

En cuanto a su culto, en sus altares no solían hacerse sacrificios sangrientos ya que la diosa no le gustaba su derramamiento, se le conmemoraba principalmente en las fiestas Sinecias donde se celebraba el sinecismo, es decir, la organización de comunidades cívicas basadas en una sociedad campesina y agraria.

Fuentes:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=P7EQP1PSA8w

Imagen: esunprimor.blogspot.com

Te puede interesar
Psicopompos, guías de las almas
Los seres encargados de guiarnos al más allá Tiene una forma distinta dependiend...
Dos muertes ocasionadas por desafiar a Dios
La muerte de Herodes La Biblia contiene varias descripciones de sucesos y acontec...
Leyenda Rusa del Fantasma de Zhuzha
Una nueva leyenda rusa En la cultura popular rusa, el fantasma de Zhuzha es conoc...
Personajes de la mitología: Hermafrodito
El abrazo de Salmacis En general, se da el nombre de hermafroditos a todos los seres q...
El Trovador Macías
El romance de un trovador Trovador era el nombre que se le daba a un un músico o ...
La Leyenda de Mirra
Mirra o Esmirna es una princesa griega que se transformó en el árbol de la mirra. Co...
Leyenda del Unicornio de Betelú
Historia de la Mitología Vasca La mitología vasca parte de una antigua tradición ...
La verdadera historia de Pou ¿una mascota para el control de los ...
El mundo de Android ha creado toda una oleada de aplicaciones para los teléfonos inteli...

Actualizado por última vez en noviembre 8, 2022 3:49 pm

Compartir

AVISO LEGAL


Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para poder ofrecer una experiencia personalizada y ofrecer publicidades afines a sus intereses. Al hacer uso de nuestra web usted acepta en forma expresa el uso de cookies por nuestra parte... Seguir leyendo

ACERCA DEL SITIO


El pensante es una biblioteca con miles artículos en todas las áreas del conocimiento, una pequeña Wikipedia con ejemplos, ensayos, resumen de obras literarias, así como de curiosidades y las cosas más insólitas del mundo.

DERECHOS DE AUTOR


Todos los derechos reservados. Sólo se autoriza la publicación de texto en pequeños fragmentos siempre que se cite la fuente. No se permite utilizar el contenido para conversión a archivos multimedia (audio, video, etc.)

© 2024 El Pensante