La historia de Harriet Jacobs

El origen de una abolicionista

Nuestra siguiente protagonista fue una de las tantas sobrevivientes a la esclavitud estadounidense, nacida en 1813 Harriet Jacobs se convirtió en símbolo de lucha y perseverancia, en busca de la abolición y de señalar cómo el vasallaje de la población negra fue un infierno para muchos, en especial para las mujeres y niñas que se convirtieron en blancos perfectos de acoso sexual.


Jacobs era hija de Elijah Jacobs, un esclavo mulato perteneciente al doctor Andrew Knox, y de Delilah, una esclava mulata propiedad de John Horniblow, dueño de una taberna. Tristemente heredó la condición de esclava, pero tuvo la fortuna de continuar bajo el cuidado de su madre. Al poco tiempo de fallecida su mamá, su ama Margaret Horniblow, le enseñó a leer y a escribir, algo inaudito en la época.

La persecución, el abuso y el miedo

Con la muerte de su madre, Harriet fue llevada a la casa de la sobria de Horniblow donde el padre de ésta, el doctor James Norcom, comenzó acosarla y abusar de ella; diez años duró todo su martirio y Jacobs creyó que si quedaba embarazada de otro hombre disminuirían los maltratos. La mujer sostuvo una relación con Samuel Sawyer, un abogado de la zona quien se mostró amable con ella y de su romance nacieron dos pequeños.

Norcom enfadado con el ‘insulto’ hecho por Harriet al tener hijos con otro hombre, continuó amenazándola usando a sus hijos como incentivo. La mujer casada huyó del hogar de James, pero ella era consciente que no podía abandonar a sus pequeños, así que estuvo escondida en un espacio pequeño dentro del ático de su abuela, mientras que Norcom ofrecía una recompensa de 100 dólares a quien se la devolviera.

Libre y con un nuevo sueño

Para el año de 1842, Harriet se muda a Nueva York y allá consiguió su primer empleo como niñera de un destacado escritor, lo cual le dio la oportunidad de convertirse en una de las tantas mujeres que sufrieron la esclavitud en retratar su historia (autobiografía). Jacobs buscó la asesoría de Harriet Beecher Stowe, célebre autora de La cabaña del tío Tom, para que le ayudase a escribir.

Sin embargo, la actitud condescendiente de Beecher la desanimó a seguir escribiendo con ella. Entonces terminó redactando el manuscrito junto con su hija, quien seguramente la ayudó en la parte de ortografía y redacción.

Fueron dos años los que pasaron, en busca de una editorial que se animara a la publicación del libro. Finalmente, Thayer and Eldridge compró los derechos de publicación, pero quebró antes de que el libro se llegara a imprimir; pasó un tiempo hasta que un impresor comprara las planchas y el libro salió a la luz en 1861. La obra se reimprimió en Inglaterra.

La religión usada como una excusa para la esclavitud

“No me importa inspirar simpatía por mis sufrimientos, pero deseo de verdad, con la mayor seriedad, despertar en las mujeres del Norte el sentido de responsabilidad ante la condición de dos millones de mujeres del Sur todavía en cautiverio,” con eso inicia el prefacio de su libro Peripecias en la vida una joven esclava, su obra iba dirigida a las mujeres blancas cristianas del Norte, en la que hablaba de la de esclavitud como la destrucción de la virtud femenina.

También destacó que la palabra de Dios era solo dicha, mas no aplicada, pues se escuchaba como si un amo dijera lo siguiente: «Si voy a irme al Infierno, enterrad mi dinero conmigo«, demostrando como la ambición era la destructora de una sociedad entera, tanto para gente negra como blanca.

La libertad de sus hijos, ante todo

Gran parte de los capítulos de sus libros iban dirigidos a mantener la libertad de sus hijos, cada uno de sus sacrificios buscaba que ellos dos no vivieran lo mismo que ella padeció. En el libro relata que antes de lograr escarparse, pasó parte de su tiempo escondida en un espacio diminuto construido dentro de un granero, con la satisfacción de poder escuchar y ver a sus hijos ocasionalmente y mantenerlos lejos de su acosador.

Al escribir su libro, cambió nombres de los personajes y fue gracias a una investigación realizada por la profesora Jean Fagan Yellin en la década de los 80´s se pudo descubrir la autoría de Harriet, gracias a un fajo de cartas que se descubrió en la Universidad de Rochester.

Sus últimos días y su legado

Sirvió en la Guerra Civil como enfermera y se ha podido conservar parte de su correspondencia, en cual se revela su entusiasmo por la Proclamación de Emancipación de 1862, su deseo se hizo realidad a través de la decimotercera enmienda a la Constitución de los Estados Unidos de 1865, en la cual se suprime la esclavitud.

Nuestra protagonista vivió sus últimos años de vida en Washington D.C.; su libro fue redescubierto por el Movimiento en pro de los derechos civiles durante la década de los 60´s. Su libro ha sido tema de análisis por parte del movimiento feminista.

Fuentes:

  1. www.heroinas.net/2020/03/harriet-jacobs-nos-conto-su-vida-en-la.html
  2. www.britannica.com/biography/Harriet-Jacobs
  3. www.laphamsquarterly.org/roundtable/harriet-jacobs-200

Imágenes: 1. heroinas.net 2. laphamsquarterly.org 3.

Download Best WordPress Themes Free Download
Premium WordPress Themes Download
Download Premium WordPress Themes Free
Free Download WordPress Themes
ZG93bmxvYWQgbHluZGEgY291cnNlIGZyZWU=
download karbonn firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
download udemy paid course for free
La historia de Harriet Jacobs

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar