La historia detrás de imagen de la princesa persa

Una historia de la realeza iraní

Por internet suele rondar la foto de una princesa persa, que según dicen rechazó a trece pretendientes y que éstos se suicidaron al obtener un no por respuesta. Sin embargo, lo llamativo de la foto era la apariencia de la mujer: con vello facial, más corpulenta de lo habitual y con una cara grande y redonda. Las imágenes son sobre dos mujeres diferentes, pero ambas con una vida llena de logros que cambiaron la sociedad en la cual vivían, desafiando los estándares que les impusieron.

Una de las mujeres era la princesa Fatemeh Khanum ‘Esmat al-Dowleh (1855-1905) y la segunda su hermanastra Zahra Khanum (1884-1936), también conocida como Taj al-Saltaneh. Ambas eran hijas de Nasar al-Din Shah Qajar (1831-1896), rey de Persia entre 1848 y 1896.

Zahra Khanum (la mujer de la fotografía) fue a la escuela a la edad de 7 años, donde aprendió árabe y francés. A los 13 años fue casada con un aristócrata con quien tuvo cuatro hijos y luego se divorció a la edad de 16 años, pero al suceder aquello fue separada de sus hijos. Años más tarde volvió a contraer nupcias a la edad 25 años y éste matrimonio tampoco tuvo éxito, terminó siendo acogida por una de sus hijas y se dedicó a escribir sus memorias y a pasar tiempo con sus nietas.

Desmintiendo la publicación

Al haber aclarado que eran dos personas diferentes, seguiremos desmintiendo el mito, pues en la publicación se menciona que la princesa tuvo 145 pretendientes algo imposible considerando que las princesas vivían dentro del harén del padre: un sitio hermético al que pocos podían acceder y menos si eran hombres. A las mujeres nobles se les solía comprometer a edades muy tiernas, por lo que las princesas ya estarían comprometidas contando con nueve o diez años, tampoco existe ningún tipo de referencia o fuente que confirme lo de los pretendientes. 

Sin embargo, algo con lo que si podemos estar de acuerdo con la publicación es que la princesa si cumplía con los estándares de belleza de su tiempo.

Estándares de belleza en la dinastía Qajar

Algunos de los estándares de belleza que podemos encontrar, mencionan lo siguiente: las mujeres debían tener cara de luna, es decir, una cara redonda con labios pequeños y carnosos. Sus cejas debían ser pobladas y estar unidas (uniceja) lo ideal era que los hombres también tuvieran ese tipo de características, sino tenías las cejas pobladas podrías usar kool para rellenarlas y darles ese toque natural.

Gran parte de estos datos se pueden encontrar documentado en pinturas y escritos, es así como se tiene conocimiento de que tanto hombres como mujeres pintaban sus manos y pies, estos eran tatuajes de henna, algo que fue considerado un implemento muy importante en la moda.

Las mujeres nobles tenían una serie de artículos cosméticos para llenar las expectativas de belleza: perfume, un lunar falso para adornar el rostro, pintura para oscurecer el cabello y otro tipo de pintura facial blanca hecha a base de huesos molidos de animales y grasa animal. Para su aseo personal usaban un jabón hecho a base de grasa de oveja y que no tenía un olor muy agradable, el jabón con algún tipo de esencia era exportado de Turquía, un cosmético de lujo que solo era usado en momentos especiales como el día de la boda de las nobles, pues se esperaba que su olieran como todos los demás hasta que ocurriera alguna fecha especial.

Sin embargo, algo que si podían aplicarse era el agua de rosas que era usada como tónico, crema y perfume, un producto que consideraban antiséptico. Con el vello indeseado, que no cumpliera con los ideales de belleza usaban una mezcla muy corrosiva que contenía arsénico o sulfuro de arsénico, sustancias que si se aplicaba de forma incorrecta podría causar dolorosas quemaduras.

La belleza del bigote

Actualmente, el bigote femenino no es considerado algo estético en algunas culturas, es por eso que la fotografía llamó tanto la atención. El vello del labio no se quitaba y se consideraba atractivo, si las mujeres tenían poco vello en esa zona se buscaba pronunciarlo con maquillaje, tampoco había problema si la mujer no tenía estas características.

Se creía que durante la dinastía Qajar era bien visto que hombres y mujeres se vieran parecidos, tanto en rasgos faciales como en las proporciones de su cuerpo, pues tanto hombres como mujeres solían tener el vientre grande, lo cual era un considerado una cualidad positiva, ya que se solía relacionar a las personas con un vientre prominente como nobles y llenos de recursos monetarios.

También se recalca que el bigote, el vientre grande, las cejas se debía a que en esa época se buscaba dar más énfasis a una belleza natural, un tipo de belleza por la que mismo rey se sentía atraído y, es más él era una de las personas que fotografiaba a las mujeres que hacían parte del harén, cuando el pueblo se dio cuenta que ese tipo de mujeres eran las favoritas del monarca, no dudaron en imitarlo.

Varios historiadores han llegado a la conclusión que el rey contaba con unas 100 concubinas, una de ellas llamada Anis Al-Doleh era una de sus favoritas, más que eso, la llegó a considerar su alma gemela. También se pueden hallar otras fotografías en las que las mujeres hacían gestos graciosos o simplemente usaban sus vestimentas tradicionales.

Por otro lado, en varias de las imágenes se puede conocer parte de la vestimenta de la época y que hasta el día de hoy se ha convertido en algo tradicional. Por ejemplo, tenemos una falda muy parecida a un tutu, la anécdota cuenta que el rey viajó a San Petersburgo, donde vio una presentación de ballet y quedó maravillado con la ropa y diseños.

Así que, llevó esta idea para diseñar los vestuarios de las mujeres de su corte hasta la actualidad esta falda es una prenda tradicional en Irán (antigua Persa) y se usa con pantalones a medida. Con el final de la dinastía y con el intercambio cultural con Europa, las modas y estilos para vestir comenzaron a cambiar

El legado de las princesas

Ambas mujeres desafiaron las reglas del patriarcado en el que nacieron y se ganaron con grandes méritos un puesto importante en la corte: “Esmat recibió la confianza de su padre para que se le otorgara la responsabilidad de servir como anfitriona para las invitadas extranjeras a la corte. Contra la tradición, aprendió a tocar el piano y se convirtió en fotógrafa con un estudio privado en su casa.”

Por su parte, princesa Taj la decimosegunda hija de Nasar al-Din Shah Qajar, fue una feminista y nacionalista que apoyó la revolución cultural y constitucional en Persia, en parte de su libro , una colección completa de sus memorias ‘Memorias de una princesa persa; del harén a la modernidad’  se cita lo siguiente dicho por la princesa: Cuando llegue el día en que vea mi sexo emancipado y mi país en el camino del progreso, me sacrificaré en el campo de batalla de la libertad y derramaré mi sangre libremente bajo los pies de mis cohortes amantes de la libertad que buscan sus derechos.

El libro fue publicado 60 años después de su muerte, el mundo todavía no estaba listo para dar un vistazo dentro del harén. Actualmente, sus memorias están en los archivos de la biblioteca nacional de irán y sus escritos y su papel como es un tema de estudio en varias universidades como la universidad de Teherán y la universidad de Harvard.

También se mencionó como los matrimonios arreglados eran un motivo de condena para las mujeres y como le causó gran daño. También se rebeló contra el uso del hiyab y empezó a usar ropa europea. Crítico el gobierno de padre y de su hermano, culpó a los demás nobles por las necesidades que estaba pasando el pueblo como la pobreza la falta de educación y la falta de derechos de las mujeres y fue precisamente en este tema en el que destacó.

Fue pionera en la lucha por los derechos de las mujeres en Irán, se menciona que alrededor del año de 1910 fue miembro fundador de la asociación de la libertad de las mujeres, donde trabajó por la igualdad de las féminas, donde trabajó por la igualdad por los derechos para las mujeres. Esta asociación realizaba reuniones en secreto, cómo se podrán imaginar en un régimen patriarcal que una mujer no siguiera lo establecido es abominable, la princesa solía decir que iba a sesiones religiosas.

Fuentes:

  1. www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-04-30/princesa-qajar-quien-fue-fake-historico_1556424
  2. es.amigaironica.com/la-princesa-qajair/#:~:text=Fue%20una%20mujer%20tan%20revolucionaria,era%20una%20intelectual%20y%20activista.

Imágenes: 1. www.elconfidencial.com 2. buenamente.co

La historia detrás de imagen de la princesa persa
Tanto en occidente, como en oriente, oír hablar de brujas, es algo común...

Trabajar como policía de narcóticos no resulta nada fácil, pues tareas ...

En el año 2014, comenzó a circular en la web, una información que sorpr...

De nuevo Kazajistán Sí, vuelve a aparecer el enigmático país del cent...

Bibliografía ►

El pensante.com (noviembre 21, 2021). La historia detrás de imagen de la princesa persa. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/la-historia-detras-de-imagen-de-la-princesa-persa/